miércoles, 8 de septiembre de 2010

esta película hay que verla

La ví de casualidad, haciendo zapping me la encontré PLEASANTVILLE y me sorprendió porque era en blanco y negro... pero momentos después, aparecían en la película personajes en color, y no eran dibujos animados. La terminé de ver, y otro día volví a verla completa y me encantó la historia y la simbología del color.

Es original y el contenido es bueno, por medio de una historia semi fantástica,
entramos en el mensaje de la película: el valor de los cambios, la perfección no existe tal y como creemos que es, no es algo controlado, rígido, inflexible, la verdadera belleza está en vivir sin creer que podemos controlarlo todo, esta en la libertad de saber que podemos equivocarnos sin perder valía personal, está en mostrarnos inseguros y tomarnos las situaciones preguntándonos que podemos aprender...

Te animo a que la veas. Vale la pena.

creer en ellas

Louisa May Alcott. Su obra más conocida, "Mujercitas" ha sido llevada al cine en una hermosa película dirigida por Mervin LeRoy y protagonizada por June Allyson,Margaret O'Brien y Elizabeth Taylor y años más tarde por Wynona Rider, Susan Sarandon...
Ella escribía:
Muy lejos de la luz del sol están
Mis inspiraciones más elevadas
Puede que no las alcance,
Pero puedo mirar y ver la belleza,
Creer en ellas e intentar seguir hasta donde me lleven…

sonríe

En el trailer del libro anterior, a veces los libros también tienen trailer, no solo las pelis.... una chica abre un papelito que venía con el café y el mensaje que encuentra es: "no te apenes porque ha acabado, sonríe porque ha ocurrido". Y la chica, sonríe... y siente que algo cambia, que ella ha cambiado.

Y a mí también me pasa... en muchas ocasiones, pequeñas cosas, son pequeños mensajes que se vuelven cómplices, que me ayudan a descubrir que la vida siempre es más grande que los momentos difíciles, que lo que nos cuesta, que lo que no sabemos por dónde agarrar... Siempre la vida nos sorprende, me sorprende y sonrío.

martes, 7 de septiembre de 2010

jueves, 2 de septiembre de 2010

septiembre

Es un mes que me gusta porque empiezan muchas cosas... pronto, el otoño, que es una estación que me encanta y en mi zona es un regalo a la vista que pinta la naturaleza.
Hace menos de un mes que empecé a escribir y aunque no tengo la obligación de hacerlo, me viene bien recordar que ahí está, mi otro lugar en el mundo, donde estar, donde descargar, donde compartir, no importa si nunca lo lee nadie, como si alguna persona se asoma y se identifica o le resulta curioso, como si alguien se atreve a comentar... A mí me ayuda, me sirve... Y en septiembre, también seguiré en ello.

conmigo

Nuestras ciudades viven en obras, en construcción... me consuela porque así me siento yo, en construcción, no acabada, en camino, en proceso de algo que no sé cómo será.
¿No te ha pasado alguna vez eso de tener ganas de salir corriendo hacia el lugar más lejos que se te ocurra?
¿Y que si alguien pudiera ver tu cabeza por dentro se daría cuenta que tus pensamientos a veces va a mil revoluciones por minuto?
¿No has tenido el deseo de marcharte despacito, en silencio, por la puerta de atrás y que nadie se entere?
¿Y tener las intuiciones a boxeo limpio con razones y miedos?
¿Y tenerte poca paciencia? ¿desesperarte? ¿desear que la tormenta pase?

Hacia dónde muchas veces no tenemos idea, con quién puede que tampoco, lo que me gusta recordar es una frase que leí en un libro hace poco y me gustó, decía:
No olvides que una vez, en el momento más inesperado, te viste a ti misma, como un amiga, a ti mismo, como un amigo...