miércoles, 1 de diciembre de 2010

¿somos personas abiertas?

A esta pregunta muchas diremos que sí, pero ¿es verdad? ¿somos personas abiertas?
Ya hemos recorrido estos caminos y sabemos dónde llegan ¿Porqué no probamos a hacerlo diferente? Muchas personas compartimos una sensación de cierre de ciclo, de suma de vulnerabilidades, de desequilibrio importante con la naturaleza. Se nos ocurren posibilidades distintas aunque a veces por el miedo a arriesgarnos, la falta de arranque o las limitaciones que nos ponemos o por falta de dinero no sabemos cómo llevarlas a cabo... Sigo pensando que es un tiempo de crisis y por ello es un tiempo de oportunidad para repensar nuestra actividad, nuestros procesos, para recrear nuestras maneras de trabajar y nuestra vida. Es un tiempo para probar cosas nuevas de cara a construir lugares más amables, activos, flexibles, cercanos, y abiertos. Necesitamos darnos permiso para innovar, atrevernos a hacer cosas nuevas y diferentes, y decirnos que va a salir bien, atrevernos a confiar en nuestro potencial creativo y personal. A mí me sirve el hacerme preguntas y estas me dan horizonte para caminar y hacer camino buscando respuestas....

¿Cómo desaprendemos para romper inercias? ¿Por dónde empezamos? ¿somos capaces de aterrizar? ¿Cómo rescatamos aquello que funcionó bien y aprendemos de nuestra experiencia? ¿Para qué y hacia dónde dirigimos nuestras energías? ¿Cuánto podemos contribuir en humanizar las relaciones? ¿A qué necesidades queremos responder? ¿Por qué no intentarlo?