lunes, 27 de junio de 2011

y sí, seguiremos!

Aunque muchas veces escuchamos eso (o decimos eso) de ¡mejor sola que mal acompañada! lo cierto es que la experiencia de la buena compañía nos abre esperanzas, nos acerca a los otros, sobre todo a los que queremos y nos importan.

Hace tiempo que me gusta eso tan nuestro que es ser capaces de crear un ambiente cálido donde se pueden destapar las heridas y airear los fracasos. Eso de poder juntarnos y decirnos sin miedo que qué más da que hayamos pasado un tiempo huyendo, con miedo, frustrados, confusos. Podemos encontrarnos, llegan esos momentos y resulta que se acompasan los tiempos, nuestros tiempos, y bajan las defensas, y nos sentimos en una misma sintonía, en una relación más igual capaz de abrirse a la confianza. Y ahí se abre y nos ofrecemos un espacio seguro, el único punto de partida para cualquier crecimiento y para elegir caminos nuevos.

Puedo recordar encuentros recientes con personas importantes en mi vida a las que quiero y las que me quieren en los que se crea este ambiente de seguridad, de incondicionalidad, de tranquilidad y que sólo crezco cuando encuentro y ofrezco espacios seguros, no amenazantes. Lo puedo ver en los otros, con otros, en mí.

Benedetti decía que la soledad y la frustración sean una llama para encontrarnos en un intercambio de optimismos y confianzas: “Es importante hacerlo, quiero que me relates tu último optimismo, yo te ofrezco mi última confianza”.

Ni solos ni mal acompañados... Y sí, seguiremos!! Con fuerza y marcha como cantan Macaco y Manolo García en Seguiremos

http://www.youtube.com/watch?v=hXVq3k9atFM

viernes, 24 de junio de 2011

abre los ojos

Esta mañana hablaba con una persona de esa dificultad que hay en tantos grupos humanos de aceptar críticas, ser críticos, con el fin de mejorar la realidad, ayudarla a que crezca y participar de ese crecimiento. No hemos crecido en ello desde los ambientes en los que nos movemos, nos inclinamos más hacia lo bueno, a ver que todo está bien y nos quedamos ahí. Como si no se pudiera pedir más a la realidad.

Y ya si nos salimos de los grupos humanos y aterrizamos en cada persona nos encontramos con las dificultades que tenemos todos -porque aquí no se salva nadie- de recibir lo que no nos gusta, escuchar, expresar ideas propias, opiniones, deseos, aceptar las ideas de otros, ir más allá de lo que vemos... ¡Cómo cuesta! Cada uno se descompensará por uno u otro lado, pero aquí dificultades tenemos todos.

Lo bueno, es que somos personas en construcción. No estamos hechas de una vez para siempre, y gracias a esta libertad y las ocasiones que nos brinda la vida, podemos cambiar, podemos mejorar, podemos crecer. Algunas veces hay grupos que nos sorprenden por su madurez emocional y su capacidad de trabajo grupal. Y gracias a Dios, hay personas que se implican y se ponen a trabajar desde cantidad de opciones que ayudan a mejorar su vida personal, sus ambientes formales e informales, sus relaciones, su lugar en el mundo...

Ayer en una serie hubo una frase que me gustó. Un personaje se quejaba de que siempre había estado esperando que en el futuro viniera algo mejor y total, había vivido cosas pero acababan saliendo mal. Y una vez más se veía preguntando qué podía hacer. Otro personaje le decía que valía la pena construir ahora, no pedirle las cosas al futuro... y una manera de empezar era abriendo los ojos a la verdad, a la propia verdad. Y es así, si no estamos despiertos en medio de nuestra vida, de nuestra realidad, no nos enteraremos de nada o sólo de lo que nos interesa o queramos ver. Y esto que es tan humano, nos pasa a nosotros, en nuestras relaciones, en los grupos de los que formamos parte.

Necesitamos crecer! Mientras estemos vivos, es posible.

de puro churro


Soy reacia a poner aquí los nombres propios salvo cuando las ocasiones lo merecen, y es que en este caso es así, vale la pena nombrarla y poner su foto: Maite Pérez Larumbe, porque es una mujer valiente que se ha aventurado como escritora, siendo su fuerte la poesía y el teatro. Estar junto a ella despierta las ganas de escribir y de crear. Es una mujer inteligente, divertida, rápida e ingeniosa con las palabras y me consta que una buena educadora; pero sobre todo alguien que como en el artículo anterior, ha ido dando pasos, atreviéndose, en la vida personal, en la profesional. Y vale la pena nutrir este lugar en el mundo haciéndole un hueco a ella.

De puro churro es su última obra que hoy se estrenó hoy en el teatro de nuestra ciudad que combina su espacio para nuevos creadores y espectáculos de siempre.

Nos situamos en Pamplona, entre otras cosas, la ciudad conocida mundialmente por los Sanfermines. De puro churro tiene lugar en la churrería de Mari Carmen, al filo de las 8 de la mañana del último día de fiestas, un 14 de julio cualquiera. En ese momento en el que la noche y el día se solapan y algún incauto puede incluso llegar a confundirlas, unas entradas para asistir el apartado de los toros son objeto de deseo de muchas personas y viajan de mano en mano. Su dueña, Mari Carmen, participa en una verdadera carrera de obstáculos sanfermineros, sorteando hija, madre y amigos, para lograr también ella disfrutar de la fiesta por unas horas.

Los intérpretes son Maite Redín, María Jesús Jódar, Ion Iraizoz y Javier Baigorri y se utilizan grabaciones de la transmisión del encierro cedidas por Radio Nacional de España.

Y a ella, como a todos los que se suben a un escenario y presentan algo propio: Mucha mierda, Maite!

Maite Pérez Larumbe nació en Pamplona en 1962. Es Licenciada en Geografía e Historia. Ha participado en numerosas antologías de poesía y ha publicado varios poemarios: El nombre que me diste, Consideraciones del torturador, Precariedad y persistencia, Mi nombre verdadero. Gracias a este poemario consiguió que el año 2009 un estudio elaborado en EEUU la incluyera entre las 8 poetas españolas más significativas de los últimos 25 años. De los textos teatrales Extremófilos, Pequeños movimientos y Una oportunidad para Zarraberri, estrenadas en Pamplona, y las dos últimas también en Glasgow.

jueves, 23 de junio de 2011

atrevernos

Me encanta este video y siempre que lo veo me anima y da fuerzas.

ATREVERNOS, ANIMARNOS, A CAMBIAR, A AVANZAR ... o simplemente atrevernos! Con nuestros miedos que nos hacen caminar hacia atrás, con nuestras inseguridades que impiden que crezcan nuestros sueños o con nuestras fobias que nos retraen y empequeñecen.

ATREVERNOS, ANIMARNOS, A CAMBIAR, A AVANZAR ... o simplemente atrevernos! Tal y como somos, con todo eso, ¡adelante!


http://www.youtube.com/watch?v=wWEXc4h01pM&feature=player_embedded

hoy no me quedé dormida


Después de lo de ayer, hoy no me quedé dormida, jaja, me desperté de mejor humor, me disculpé por si mis amigos se habían enfadado, que yo pensaba que sí pero después una amiga me aclaró que no fue para tanto. Avancé trabajo que estaba haciendo. Llegué a todos los encuentros del día y me llevé buenas sorpresas. Un día muy sociable, lo bueno de las vacaciones. Comí con una amiga con la que nos vemos de ciento en viento pero que siempre me hace bien volver a ver. A la tarde seguí trabajando. A la noche cené con dos buenos amigos y charlamos a gusto porque con este trío hacía falta un buen reencuentro unido a unas buenas risas.

En casa me esperaban varios mensajes, uno de alguien que hoy había estado desaparecido y daba señales de vida y me alegró por eso; otros dos cargados de buenas noticias y uno, de una amiga que compartía por escrito sentimientos respecto a la reflexión de ayer sobre los descoloques y me pedía que no me durmiera el día que quedemos, jaja... espero que no.

miércoles, 22 de junio de 2011

descolocado

Una persona de mi familia hoy recibió una noticia que no esperaba y le ha dejado descolocado porque no pensaba que iba a pasar. Como todas las cosas que no esperamos y nos dejan con la boca abierta o con esa perplejidad de no puede ser. Sin embargo lo sabemos, las cosas pasan, los imprevistos ocurren y la realidad está cambiando continuamente más allá de lo que queremos y esperamos, de lo que controlamos... y nos deja con la boca abierta, sorprendidos, pendientes de respuesta.

Cuando un día empieza pensamos que las cosas van a ir de una manera según los planes que hacemos y los que vamos configurando a lo largo del día y a veces se cumplen, pero también hay veces que terminan saliendo de otra manera, a veces mejor, otras veces no nos gusta lo que viene, otras nos vemos integrando todo eso con lo que no contábamos con un poco de humor, si lo tenemos o encajándolo lo mejor que nos sale.

Una anécdota que no tiene la mayor importancia comparado con lo primero pero sí que era parte de mi día: esta tarde había quedado con dos amigos a raíz de la visita de una amiga. Me fui a cambiar un regalo y se largó el diluvio universal en poco tiempo. Yo pensando que no iba a llover no salí con paraguas. La tormenta me agarró cerca de casa y gracias al ángel de la guarda de mi cuñada que me acercó a casa me libré de empaparme del todo. En ese rato con los amigos éstos habíamos retrasado la quedada por la tormenta. Me cambié de ropa y esperando a que parara de llover me senté en el sillón y me quedé dormida ... me desperté y era tarde como para ir al encuentro, me habían llamado y no me había enterado. Total que llamé y el que me atendió no se creía que me había dormido y la verdad es que me descolocó su respuesta y me sentó mal porque sí que hubiera querido ir pero no pude. Le dije la otra noticia pero me hizo un comentario y practicamente me cortó la conversación. Y aquí la descolocada fui yo. Me quedé un poco mal porque no contaba con eso y me quedé unos minutos sin reaccionar. En fin, también entiendo que al no saber nada de mí o se enojaron por el plantón o me habrán hecho vudú o hablado pestes con razón, porque no sabían qué habría pasado. Horas antes contaba con ir, tenía ganas de ese encuentro después de la noticia descoloque del día, yo los descoloqué a ellos al no aparecer y a mí descolocó el dormirme y no ir y después la respuesta de mi amigo... Y en casa, horas más tardes, no iba la impresora y a uno que yo sé además de descolocarlo ¡¡lo matan los problemas técnicos!! jaja... al final humor para terminar un día de descoloques de diferentes intensidades y a distintas escalas.

Ahora ya pasados los momentos y los malestares, con la ventana abierta y el olor que deja la lluvia en el aire después de una gran tormenta, llega la calma. Antes de terminar el día lanzo una oración al cielo por todo lo que ha pasado y respiro hondo por lo querido y por lo no esperado. Y me vienen al corazón las cosas en esta línea "las que me descolocan, las que no esperaba, las que me sorprenden", esas que me pasaron en este curso que se acaba, en lo que va de año, y me da por pensar que no tenemos la última palabra sobre nuestras vidas, sobre nuestras relaciones, sobre los acontecimientos de los que nos creemos dueños. La vida también nos descoloca, supongo que para que aprendamos a vivirla con confianza, en presente y a cada momento tal y como se nos presenta.

martes, 21 de junio de 2011

el mural de la felicidad

¿Quién me iba a decir que esta actividad que solemos hacer en los grupos se iba a hacer famosa? Está claro, las buenas ideas se comparten y ayudan a todos.

La felicidad es un sentimiento universal que todo el mundo puede sentir, pero a su vez es algo personal. Por eso, la felicidad es algo único que hace especial a cada persona por diferentes motivos. Es en esa diferencia donde se encuentra la singularidad de WALLPEOPLE:personas anónimas con sus fotografías se convertirán en las auténticas protagonistas de una exposición única donde una pared servirá como soporte para representar la felicidad de los ciudadanos.

Wallpeople es un proyecto de arte colaborativo que invita a las personas a crear, a divertirse, a ser parte de un momento único en un espacio urbano determinado, con la intención de componer una obra callejera irrepetible y hecha por todos. En los últimos años las calles de muchas ciudades han perdido la esencia del arte urbano debido, en parte, a las restricciones impuestas. Wallpeople intenta devolver el arte a las calles y recuperar el espacio público como medio de expresión y de interacción ciudadana.

Hay mil motivos por los que alguien puede llegar a ser feliz, y para cada uno son diferentes. Sin embargo, la publicidad, los medios de comunicación, las series de televisión y otros impactos que recibimos diariamente nos muestran muchas veces un estereotipo de felicidad, irreal, artificial, que no se corresponde con la realidad cotidiana. Ha llegado el momento de que la gente muestre, a través de sus fotografías, qué es lo que les hace feliz de verdad. Un momento especial, una sensación, un lugar, una persona, una idea, un detalle, todo vale mientras refleje un instante de auténtica felicidad.

El 2 de julio, en más de 20 ciudades simultáneamente, personas anónimas con sus fotografías se convertirán en las auténticas protagonistas de una exposición única. Una pared convertida en un museo improvisado al aire libre, donde todo el mundo podrá exponer y observar las fotografías de los demás. Todos sabemos lo que nos hace felices, pero ¿qué es la felicidad para el resto del mundo? Pronto lo descubriremos.

lunes, 20 de junio de 2011

construir puentes

La semana pasada hablaba con alguien de esa dificultad de muchas personas, que somos nosotros mismos en depende qué momentos, de exteriorizar cosas que pasan por dentro. Ese trasladar algo tuyo, de tu mundo interior hacia fuera. Elegir contar o no contar algo de esa vorágine de pensamientos, sentimientos, fantasías, sueños, juicios... lo de llamarlo mundo no es una exageración porque son muchas cosas que nos pasan por dentro. Y después está lo externo: lo que decimos, los gestos que tenemos, lo que expresamos, nuestras posturas, miradas...

Lo que me sorprende es ese entramado, la conexión que hay entre esos dos mundos nuestros y como lo que pasa en uno repercute en el otro y viceversa. Los puentes que conectan nuestra vivencia interior con lo exterior. Hay gente de la que solemos decir que es más transparente y que con mirarla a los ojos sabemos lo que hay, hay gente más huidiza a mostrarse, a dejarse ver así como gente más opaca, que no sabemos por donde nos puede salir, y afortunadamente, hay gente que se pregunta como construir un puente entre ambos mundos propios. Porque afortunadamente no estamos hechos de una vez para siempre y nos queda mucho que construir, por aprender y descubrir para vivir mejor.

Creo que no es fácil aprender a construir y recorrer nuestros propios puentes. Saber relacionar la meteorología de nuestro universo interno con nuestros cambios de humor, sonrisas, lágrimas o enfados, crisis. Pero nadie dice que no podamos hacerlo.

Una experiencia que nos humaniza es poder transitar los puentes de otros y con otros. Cuando la amistad alcanza cotas de confianza y apertura necesarias que nos permite entrar en esos lugares íntimos del otro, y a los otros en los nuestros, con el equipaje del cariño y los mejores deseos para ayudarnos mutuamente a caminar.

Me encanta el puente de San Francisco, el Golden Gate, y espero alguna vez poder ir a esa ciudad y verlo. Dicen que la primera vez que se pensó en construir esta obra se desechó la idea por razones técnicas, ya que los arquitectos consideraron infranqueable la distancia entre las dos orillas. Pero a principios del siglo XX un ingeniero se empeñó y se atrevió a hacerlo. Con gran empeño y desoyendo la opinión general, prosiguió con su idea, un proyecto descomunal. Hasta entonces, nadie había creído posible unir las orillas norte y sur de la bahía de San Francisco mediante un puente colgante. Las condiciones para la construcción parecían extremamente desfavorables. La corriente en la entrada a la bahía era muy fuerte, el subsuelo capaz de soportar los pilones del puente se hallaba en el agua a una gran profundidad, al tiempo que no podían menospreciarse los riesgos que conllevaba un posible terremoto. En resumen, las perspectivas no eran buenas, incluso para un ingeniero de la experiencia de este hombre. A pesar de todas las contrariedades, el Golden Gate pudo hacerse y fue posible. Hoy es un icono de la tecnología americana y fue el puente colgante más grande del momento además de tener una estética bonita. Esta historieta nos puede ayudar a pensar en nuestro puente, entre lo que somos por dentro y por fuera y recordarnos que nada es imposible por mucho que cueste y lleve su tiempo.

amistad

Estas palabras no son mías pero las hago mías trasladándolas a este lugar en el mundo. Precioso texto sobre la amistad:


Cuando una mirada atraviesa capas hasta llegar a lo nuclear con ternura y suavidad.
Cuando estando juntos dejas de preocuparte por “dar una imagen”.
Cuando sabes que sobra explicar algo porque ya te ha entendido.
Cuando es parte habitual en tu oración y de tu corazón.
Cuando te cuesta definirte sin lo que en ti hay de ella.
Cuando te sabes sostenido por ella en momentos duros
Cuando te hace ver tus engaños con delicadeza.
Cuando el amor continua a pesar de que lo sabe todo de ti.
Cuando confía en ti más allá de lo prudente.


Cuando el perdón es sobrehumano y te perdona.
Cuando sientes que le conoces de toda la vida y te da pena no haberle conocido antes.
Cuando su palabra es consuelo y corrección amorosa.
Cuando compartir vida se convierte en una experiencia de Dios.
Cuando tus lágrimas son sus lágrimas.
Cuando un abrazo detiene el mundo aunque sea desde la distancia.
Cuando a su lado crecer es lo natural y la lucha se hace fácil.
Cuando los problemas compartidos te hacen sentir apoyo y fuerzas nuevas.
Cuando miradas, palabras, silencios, lágrimas... te acarician el alma.

¡Gracias a mis amigos y amigas!

tiempo por dentro

Este fin de semana me contaba un conocido que es profesor que ya estaba acabando el curso escolar, que va sobreviviendo a las correcciones, que está sin clases y trabaja de mañanas... Poco a poco terminando. Conozco esa sensación de finalizar curso, y también la necesidad que tenemos todos de ayudarnos a ese cambio de velocidad de la gran actividad a un tiempo más holgado. Hoy una compañera de un grupo me decía que podíamos vernos el jueves a la tarde que por fin disponía de ese tiempo libre y podíamos vernos más agusto y despacio.

Yo también estoy cerrando conscientemente la etapa de este curso que se acaba y voy disfrutando la sensación de verano que pronto empieza, del que tenemos todos tantas ganas de disfrutar sobre todo de tener de más espacios libres de obligaciones, de sol y descanso. Necesitamos las vacaciones porque rompen la rutina y nos abren a nuevas posibilidades y a la novedad y está bien que sea así.

Y no está de más regalarnos espacios distendidos y humanos, como haremos el próximo domingo con dos grupos de gente con los que compartimos tareas durante el curso y ésta vez nos regalamos tiempo de relación, de distensión, nos vamos a comer al campo a disfrutar.

Estos días tomé algunas decisiones que había dejado para esta época libre de otras tareas y me siento satisfecha por este tiempo para valorar y elegir. No sé para los demás pero para mí sigue siendo un aprendizaje el dejarme guiar por mis intuiciones, por lo que de fondo me habita de alguna manera. Dejarme transformar por lo que vemos como bueno para nosotras. A veces y más durante el ritmo de actividades y obligaciones, vivimos más hacia afuera, de responsabilidades, de voluntarismos, de lo que tenemos que hacer o a lo que tenemos que responder. ¡Qué bien que puedan llegar otros tiempos! Para ver por dónde fueron los tiros este curso, este año, esta temporada y ver cómo vivir mejor. A mí este ejercicio me ayuda a mirar más allá de los deseos superficiales, de los cansancios y pesares, pequeños y grandes fracasos, éxitos... aprendizajes todos ellos de una vida que es puro dinamismo.

Hace poco le leía a alguien un escrito que decía que No sacaremos todo el jugo a lo que está por llegar (que ojalá que sea mucho y bueno) si no aprendemos a mirar con ojos adultos y agradecidos lo que va pasando por nuestra vida. Sólo así nos hacemos conscientes del punto del camino en el que nos encontramos.

Y yo en este momento siento ese agradecimiento a todo lo vivido este tiempo y ahora me siento libre, porque en este tiempo de decidir, tomé las decisiones que necesitaba después de un tiempo de escuchar, de pensarlo, de mirar con distancia el curso. Las opciones una vez más no son fruto del azar ni de la imprevisión, tienen sentido y relación con lo que he vivido y con quién soy en este momento. Y dar estos pasos es una alegría, respuestas que llegan a preguntas que empezaron hace tiempo y a un camino que empezó hace más tiempo por dentro.

Ahora a celebrar los pasos dados, a acomodar esas decisiones en la vida, a comunicar a quien necesite saberlo y a disfrutar de los cambios realizados. Lo vivo con alegría, aprendiendo algo y con un buen sabor de boca.

sólo se trata de vivir

Tengo una amiga que esta mañana me avisaba por un mensaje que a la vuelta hablábamos, que hoy viajaba a Budapest. Y con este viaje un sueño de volver al lugar donde vivió un tiempo de su vida y del que recuerda tantas cosas... Esta vez de turismo, de reencuentro con la ciudad, con ganas de vacaciones y de compartir con gente especial para ella, estos días. Me lo había contado hace tiempo, pero hoy lo recordé. Y me alegré por ella, porque por fin pudo hacer realidad este sueño.

¡Qué bien eso de hacer realidad pequeños o grandes sueños! Darnos un tiempo para realizar cosas que queremos, no siempre serán viajes, a veces son cosas más chiquitas de cada día, pero qué buena es esa sensación de llegar a hacerlo y disfrutarlo.

jueves, 16 de junio de 2011

hay siempre una primera vez

Anuncio de Seguros Verti, la canción está compuesta exclusivamente para esta empresa y la letra es genial:

Míralos qué guapos y qué tiernos
No saben que han estado ciegos,
Míralos qué monos dormiditos,
No entienden lo que se han perdido...
Son carne de cañón.
Perezosos a granel.
Dejándose llevar.
Mentes sin usar ni agitar.
Van siempre por detrás.
Siempre en el redil.
Almas de cordero lechal...
Ayyyy...



Hay gente más despierta.
Hay mentes más abiertas.
Hay ganas de empezar.
Hay siempre una primera vez.
Hay hambre de vivir.
Y metas que alcanzar.
Hay mentes más despiertas.
Hay siempre una primera vez.
Hay cambios en la puerta.
Hay todo un mundo fuera.
Es hora de salir!
Hay siempre una primera vez.

miércoles, 15 de junio de 2011

razones para vivir

Todo lo importante hay que prepararlo y como dicen por estos lares "ir haciendo ganas" y sino que se lo digan a mi cuñado que está contando los días que faltan pensando en la torta de chocolate que le voy a hacer por su cumpleaños o a los pamplonicas ya de cuenta atrás para el comienzo de los sanfermines.

Todo lo que nos importa lo preparamos de una manera u otra, porque sino las cosas pasan sin más y no nos damos cuenta y puede ser otra oportunidad perdida, desaprovechada. Unos exámenes, una excursión, unas vacaciones, una entrevista, una ida al cine, una cena o un café esperado, un reencuentro, conocer a la familia política, una boda, un bautismo, un cambio personal, un trabajo, un proyecto... Preparamos los encuentros importantes y también las despedidas inevitables. Todo para vivir mejor lo que nos toca vivir, más conscientes.

Hoy traigo la historia de una mujer que estuvo en mis grupos, la recuerdo como un ejemplo de quien se pone en camino hacia lo que es importante, hacia lo que la va a hacer más feliz y porque creo que es importante descubrir nuestras propias razones para vivir, retos por los que luchar, motivos por los cuales movilizarnos, motivarnos, no estancarnos ni conformarnos.

Es una señora de carácter fuerte, tendrá unos setenta y tantos, ha luchado mucho, vino de un pueblo pequeño a la ciudad cuando se quedó viuda con 36 años y con dos hijos pequeños, los saco adelante sola, no paró de trabajar hasta que se jubiló. Ya jubilada empezó a hacer cosas que siempre había querido pero no había podido porque había que trabajar, la casa, los hijos, los nietos, etc. Cuando empezó a tener tanto tiempo libre se dijo a sí misma que de relax a la bartola vegetativa nada, que para eso ya estaba la eternidad, jaja, nos hacía reír con esa frase. Solía contarnos que a los hijos les decía siempre que había que para no tener oxidado el cerebro había que tenerlo en forma así que siempre la veíamos haciendo sudokus, sopas de letras, pasatiempos varios para entrenarlo. Y quizás por eso y porque no quería quedarse con la espinita de no haberlo hecho, se sacó el graduado escolar con más de 67 años porque no había podido terminar la escuela (con 9 años ya estaba trabajando, como les pasaba antes en los pueblos y en aquellas épocas). Aprendió a nadar porque le daba miedo el agua pero a la vez le gustaba mucho. Empezó a venir a uno de los grupo de mujeres y ahí nos conocimos, yo daba una parte del curso. La recuerdo con mucha inventiva, graciosa, ocurrente y a la vez con unas tremendas ganas de saber, de aprender. Decía ay, si esto lo hubiera sabido yo antes, en mis tiempos ¡qué bien me habría venido!... Era de las mayores en el grupo pero no le importaba, al contrario, le vino bien para superar su timidez con la gente, a iniciar conversaciones y relacionarse porque se solía quejar que no sabía cómo relacionarse con la gente y quería aprender. En los teatrillos que hacíamos de aprendizaje de habilidades para la vida diaria, nos divertíamos mucho con sus dramatizaciones y me consta que le ayudaron a ganar confianza, a quererse y a animarse a llevarlas a la práctica.

La campaña por la vida de este año resume muy bien lo que quiero decir
http://www.youtube.com/watch?v=iKxfhJy43n0&feature=player_embedded#at=18

martes, 14 de junio de 2011

gritaaa!!!

Esto me lo dijo una amiga hace ya varios años. Yo venía de una revolución emocional, alguien importante de mi pasado volvía y me cuestionaba de la manera que no esperaba y volver a vivir esa situación me dejó en medio de un caos de preguntas.

Yo me resistía a soltar, por cagueta, por seguir enganchada a esa relación que al final todavía tenía importancia y no le había dado un lugar y no sabía vivirla con esto nuevo que estaba viniendo. Y me vino tan bien esta canción y con la ayuda de esta letra y esta amiga, me dí cuenta que tenía que sacar lo que se puede afuera para que adentro nazcan cosas nuevas, como decía la canción del escrito anterior.

Y vivir esa experiencia me ayudó y el romperme, atreverme a verme mal, a sacar sentimientos, nombrar lo que me dolía, lo que quería, lo que esperaba, lo que me hubiera gustado... todo ese trabajo que en ese tiempo estuvo acompañado por alguien con quien solía hablar me ayudó a sanear, me hizo bien. Esta canción de Jarabe de Palo siempre la recuerdo por eso, fue el mensaje que yo necesitaba para salir.

Y no fue fácil, generalmente las cosas del corazón y de los sentimientos nunca lo son, está todo muy mezclado y nosotros nos embrollamos y dramatizamos más, sobre todo las mujeres. Hay que animarse a entrar en esa selva y llamar a cada cosa por su nombre. Y puedo estar orgullosa de mí misma: lo hice, ¡pude hacerlo! Y me costó pero nunca me arrepentiré. Ponerme a la tarea de limpiar, purificar, aclarar esa situación, para aclararme yo, para no estar eternamente en duda y confundida y sanear esa relación. Hoy es un recuerdo sano, sigue siendo parte de mi vida aunque ya casi no tenemos relación pero eso ahora tampoco importa, hay gente que es parte de una época de la vida y ahí estará, por eso tiene un lugar en mi corazón.

Dejo aquí esa canción que me ayudó y que en el 2009 su autor le dio una aire nuevo, está claro: ¡renovarse o morir!

http://www.youtube.com/watch?v=azwk9d0ZgpA

para que adentro nazcan cosas nuevas


Shreck dice eso de mejor fuera que dentro con ironía y humor, bien nos viene a todos, recordar que es así, por salud mental, por higiene emocional, por vivir más holgados.

Concierto Todas las voces todas (1996). Quito, Ecuador. Dos artistas como Mercedes Sosa que nos dejó tantas buenas músicas y letras con Piero, otro cantautor, cantan Soy pan, soy paz, soy más... Esta canción me encanta y viene del año 1989, fue muy significativa entonces,y junto a otras personas esta letra me mostró un camino y es parte de mi vida.

También lo recuerda la postal de la izquierda hecha por los chicos de Ekilikuá

El mensaje central de la canción es el que traigo para cada uno de los que acudimos a este lugar en el mundo, palabras que nos puede dar luz y que vienen tan bien recordar y hacer realidad:

Vamos, decíme, contáme
todo lo que a vos te está pasando ahora,
porque sino cuando está el alma sola llora.
Hay que sacarlo todo afuera, como la primavera
nadie quiere que adentro algo se muera.
Hablar mirándose a los ojos,
sacar lo que se puede afuera,
para que adentro nazcan cosas nuevas.
Cosas nuevas, nuevas, nuevas... nuevas


Y desde estas líneas mi cariño grande y agradecido a Silvia, Fernando, Carlos, Irene y Julia por acompañarme en la búsqueda de mi lugar en el mundo.

escribir


El domingo hablé un largo rato con una buena amiga con la que además de años de amistad compartimos una empatía y sintonía actualizada. Este último año estamos más cerca, se dio y lo mantuvimos, pasamos temporadas con sentimientos parecidos cada una desde nuestra realidad. No está pasando buena temporada por cambios elegidos pero con sus consecuencias que cuestan vivir y soportar.

Está claro que el dolor no entiende de días y de horarios, cuando viene nos arremolina, sacude, mueve e incomoda. Y a la vez, si queremos sacar algo de ese tiempo es una oportunidad, cada pregunta, cada sacudón nos está invitando a algo, a veces será a escucharnos, a dejar de posponer cosas, a profundizar y mirar qué nos está pasando, a redefinirnos, a sacar lo que molesta y sobra y construir lo que nos ayuda y hace bien. Y hacerlo de una vez o empezando otra vez o dando pasos. Nos la jugamos en lo que decidamos en esos momentos. No se puede acertar, sólo decidimos desde la libertad, lo que mejor podemos. Hacemos lo que podemos. A veces con más acierto y habilidad, otras como si fuéramos nuevos en esto, como una manzana en una canasta llena de peras. Y sin embargo hay lugar para la ternura, el humor y aprendizajes nuevos. Y es una gran suerte sentirnos acompañados, queridos, cuidados. Porque como decíamos ella y yo el domingo, no todo el mundo puede decir ésto, así como no todo el mundo está dispuesto a crecer y se conforma con ir tirando y sobrevivir.

Este blog nació como una cueva y cada vez se va convirtiendo más un hogar, un lugar en el mundo donde desplegarme más, sin despreciar otros, pero este es como ese rincón de inspiración, de expresión y creatividad. Sé que cuando escribo lo hago como movimiento natural, desde chica he escrito, un diario, cuentos, relatos de vivencias, la vida me trae mucho material para compartir y algo por dentro me pide que lo cuente sencillamente. Una de mis amigas de toda la vida, que somos como si fuéramos de la misma familia, lee este blog y siempre me anima en lo que hago, a que escriba todo esto en un libro y lo dice en serio y yo me río, pero quién sabe igual hasta le hago caso alguna vez...

El dolor siempre me cuestiona y me habla de modos de acompañarlo, en lo profesional siempre lo tuve muy claro y por eso elegí dedicarme y formarme en habilidades y competencias para saber hacerlo mejor. Pero también como manera de estar en el mundo fue un descubrimiento de hace muchos años, como una llamada, que cada vez me configura y hago más consciente, dejo que habite y me ayude a desplegar lo que la intuición me dice, lo que la experiencia me devuelve con realismo, y con mucho humildad, sé que tengo una presencia, una palabra, maneras propias de ser y acompañar.

El blog de Nacho es también compañero en este sentido, hace poco leía un escrito suyo: El dolor, siempre el dolor. Estamos muy acostumbrados a acompañar en la fiesta, en la diversión. Es más agradable. Pero no en el dolor. Y el sufrimiento puede ser compañero de camino más que campo de trabajo. El sufrimiento, el dolor, no es más que una etapa necesaria para la madurez personal, por lo tanto un medio para crecer. Y hay que atravesarlo.

Una de las cosas que más me gusta es un cuaderno de hojas en blanco, de tapa blanda, de esos baratos, nada especial, media cuartilla, sin líneas, sin cuadros, espacio libre para poner por escrito lo que surja, lo que emerge como un volcán o un pensamiento que como un globo quiere volar. Y si es posible un lápiz negro y sino un bolígrafo de los que desliza la tinta con facilidad. Escribo porque me sale del corazón. Siempre que puedo llevo una libreta en el bolso, porque cualquier cosa puede despertar ese geniecillo interno creativo que quiere comunicar. La vida me parece apasionante, dramática, caprichosa, sorprendente, recibo invitaciones constantes para estar atenta, mirar la realidad y querer mirar lo que me muestra. También invitaciones para lo contrario, para ponerme una venda en los ojos, no pensar, no ver, quedarme en la superficie. Como todo el mundo. Sin embargo hace años descubrí eso de vivir en tensión entre cerrarme y darme, cómo dar pasos y buscar un equilibrio que me mantiene viva y despierta. Y mi decisión en pulso con la misma realidad es la que me mantiene viva, receptiva, abierta. Todo habla, todo tiene significado y cada acontecimiento, cada conversación, trae algo que contar, que decir. Intento escribir aquello que voy descubriendo a cada paso.

Por experiencia personal y profesional, veo tan necesario para vivir y ser lo más felices que podamos lo necesario que es encontrar lugares, personas, espacios desde donde tomar fuerzas, alimentarlos y nutrirnos. Y quiero poner letra, a aquellas voces que no pudieron tener un espacio, un tiempo, ni un compartir el dolor, de quienes necesitan a alguien que les ayude a sonreír, a vivir con un poco de alegría o menos pesados con sus cargas. Y pienso en aquellas personas que se marcharon sin hacer ruido, gente que conozco que sufre gran soledad y soporta mucho sufrimiento y parece que a nadie le importara.

Intento hacer llegar a los demás algo de lo mucho que a mí se me ha regalado, compartir lo recibido, porque creo que vale la pena invertir en esperanza, poner más corazón y más amor donde no lo hay o cuesta más verlo para que otros también vivan con más ternura y una sonrisa.

lunes, 13 de junio de 2011

¿quién pone límites a tus sueños?


¡Qué tengas una buena semana! Que sigamos poniendo de nuestra parte y trabajemos porque nuestro lugar en el mundo sea más habitable. Busquemos y nutramos espacios donde cuidarnos y querernos, busquemos y nutramos la compañía de personas que nos importan y a quienes les importamos y reguemos esas relaciones con cariño y tiempo de calidad.

la contadora de películas

Y ya que el último escrito fue sobre películas, traigo la recomendación de un libro: La contadora de películas, de Hernán Rivera Letelier.

María Margarita es la más pequeña de cinco hermanos, los cuatro mayores varones, de una familia pobre, con el padre impedido en silla de ruedas y cuya madre huyó del hogar para cumplir su sueño de ser bailarina. La única diversión de la familia en unas circunstancias tan adversas consiste en ir al cine, pero el dinero sólo llega para la entrada de uno, así que ese uno tiene que ser un gran contador de películas para luego transmitirla con pelos y señales al resto de la familia, que se reúne con la ropa del domingo en el salón, como si asistieran verdaderamente al cine, para no perder detalle de los sucedido en la gran pantalla. La fama como contadora de películas de María Margarita empieza a crecer en el pueblo. Su casa se llena de gente que quiere escuchar de su voz las aventuras de John Wayne o las rancheras de las películas mexicanas, y así, cobrando la voluntad en esas sesiones cada vez más concurridas, contribuye a la escasa economía familiar con su nuevo trabajo de contadora de películas.

Una historia sencilla, tierna y perfectamente contada, con las palabras justas, que nos hace revivir la magia de los cines de antes, el calor humano que se crea contando historias alrededor de cualquiera que sepa contar una buena historia y que capte nuestra atención, y el poder infinito y la magia universal del cine y sus historias.

sábado, 11 de junio de 2011

el genio de la creatividad

Elizabeth Gilbert es novelista, ensayista, biógrafa y escritora estadounidense.

Ha publicado varios libros, pero con el que obtuvo fama mundial es con Come, reza, ama, publicado en 2006 y llevado a la gran pantalla teniendo como protagonistas a Julia Roberts y a Javier Bardem.

Estos videos son parte de una charla que dio en la que reflexiona sobre las cosas imposibles que esperamos de artistas y genios y comparte la radical idea de que, más que una persona “sea” un genio, todos “tenemos” un genio dentro que está esperando despertar.

Vale la pena verlos, la charla es divertida, personal y conmovedora que nos puede dar pistas y hacer bien.

http://www.youtube.com/watch?v=k6p6E7r-9IM
http://www.youtube.com/watch?v=MxQLfXhTUD8&feature=related

viernes, 10 de junio de 2011

luces en la oscuridad

Hoy escuchaba a una persona a la que aprecio y de la que aprendí muchas cosas que hoy son parte de mi manera de trabajar y de ser. Para mí los profesionales del Centro de Humanización de la Salud, son un lugar en el mundo, al que puedo volver, del que me nutro, aprendo, comparto y siempre salgo enriquecida. Por eso en la columna derecha de este blog tienen un espacio permanente.

José Carlos Bermejo, su director, profesor del centro, además de tener una gran calidad humana y profesional es de esas personas que siempre me abre horizontes, me ayuda a buscar, a ir más allá y hace que me sienta agradecida de poder dedicarme a lo que me dedico a la vez que encontrar herramientas para crecer como persona.

Hoy escuché la presentación de uno de sus últimos libros, que han escrito Consuelo Santamaría y él, sobre el duelo, tema que están trabajando muy bien desde hace muchos años y que han publicado con distintos enfoques estos años por lo que en España y a nivel internacional, son referencia en el de la humanización de la salud.

En la presentación del libro él explicaba que hay mucho dolor en el corazón de las personas cuando perdemos a un ser querido. Y que todos buscamos, cuando tenemos coraje, alguien que nos ayude, que nos eche una mano, que nos ilumine en la oscuridad. Este libro no es un tratado sobre duelo, sino que está pensado de forma práctica y eficaz para la persona que vive la pérdida de alguien a quien amaba y que ha fallecido recientemente o cuya pérdida aún le produce dolor.

Es para personas en duelo, que elaboran y viven el dolor en soledad, sin ninguna luz. Y es que separarse de un ser querido duelo, es inevitable. Es el precio que pagamos por apegarnos a las personas a las que queremos. Por eso, este libro, que se lee con facilidad por su lenguaje accesible, escrito desde la experiencia del acompañamiento y la esperanza del consuelo, se presenta como una herramienta eficaz y actual.

Lo recomiendo: “El duelo. Luces en la oscuridad” de José Carlos Bermejo y Consuelo Santamaría

Ficha del libro
http://humanizar.es/index.php?id=179&tx_sfbooks_pi1[showUid]=95

jueves, 9 de junio de 2011

un buen libro


A principios de 1971, Marguerite Hart, una empleada pública de una biblioteca americana, se puso en contacto con montones de destacados artistas, escritores, políticos, astronautas y científicos de la época y les solicitó que escribieran unas cartas dirigidas a los niños de esta localidad explicándoles, en un lenguaje que pudieran comprender, el universo de conocimientos y diversión que iban a encontrar en los libros que aguardaban en sus estanterías, listos para ser consultados. 97 respondieron a su petición de ayuda y le hicieron llegar sus respectivas cartas animando a los más pequeños a visitar dicha biblioteca. De entre todos los escritos que recibió, muchos de gente relevante, éste de Isaac Asimov, nos viene bien para no olvidar la gran suerte que tenemos de tener tantos libros de distintos tipos a nuestro alcance:

Queridos Chicos y Chicas,

Felicidades por la nueva biblioteca, porque no es sólo una biblioteca. Es una nave espacial que os llevará a los más lejanos límites del Universo, una máquina del tiempo que os llevará al lejano pasado y al lejano futuro, una profesora que sabe más que ningún ser humano, una amiga que os entretendrá y consolará y, por encima de todo, una puerta a una mejor, más feliz y más provechosa vida.

Isaac Asimov

Esta semana con varias amigas nos hemos recomendado libros que nos ayudan, que nos han gustado, incluso está colgado en este blog ese que venía en Youtube y nos daba pistas para ser feliz. Somos afortunadas, tenemos miles de posibilidad de acceder a la cultura, a la educación, a las bibliotecas, librerías... los libros que queramos, de todos los tamaños, estilos, precios, idiomas .... hasta en formato digital... para aprender, para disfrutar, para estudiar, para conocer, para viajar, para pasar el rato, para soñar... Yo acostumbro varias veces al año a regalarme varios libros, que leeré en esa temporada, distintos, a veces de fácil lectura, otros más personales que pueden ayudarme en algún aspecto concreto personal o para organizar un viaje o saber mas sobre algún tema que me despierta curiosidad. Y pasado el tiempo lo regalo, si es que no quiero quedármelos por algún motivo especial o lo dono a la biblioteca o a algún rastrillo solidario.

¡Aprovechemos, un buen libro bien puede ser otro buen lugar en el mundo!

como el río que fluye

“Ser como el río que fluye
Silencioso dentro de la noche.
No temer las tinieblas de la noche.
Si hay estrellas en el cielo, reflejarlas.
Y si los cielos se cubren de nubes,
Como el río, las nubes son agua,
Reflejarlas también sin amargura
En las profundidades tranquilas“

Manuel Bandeira

Como personas, existimos, nos relacionamos y vamos cambiando y enriqueciendo nuestra experiencia en la vida, no siempre logramos conservar ese dinamismo, en ocasiones retrocedemos o nos estancamos y dejamos de ser luz, energía y fuerza para otros, incluso para nosotros mismos.

Una de nuestras tareas en la vida, sin duda es avanzar, cambiar, transformarnos, crecer, trascender, en otras palabras: fluir. Pero el camino de la vida no es una autopista recta, tiene muchas desviaciones y rutas, por eso nuestra experiencia de vida incorpora crecimiento, estancamiento, pérdidas, retrocesos y re-emprender cuando es necesario, nuestro caminar, ajustando la brújula, nuestras metas, re-enfocando el sentido de nuestra vida.

Fluir como el río: Esta es la metáfora más aproximada al sentido de la vida.
En consecuencia:

A] Siempre estamos ante la primera vez. Al recorrer el camino que va desde nuestro manantial (o nacimiento) a nuestro destino (muerte), los paisajes son siempre nuevos. Debemos encarar todas estas novedades con alegría, y no con miedo, porque de nada sirve temer lo que no se puede evitar. Un río no deja nunca de correr.
B] En un valle, andamos más despacio. Cuando todo a nuestro alrededor se vuelve más fácil, las aguas se calman, nos volvemos más amplios, más largos, más generosos.
C] Nuestras márgenes son siempre fértiles. La vegetación sólo nace donde existe agua. Aquél que entra en contacto con nosotros, debe entender que estamos allí para dar de beber a quien tiene sed.
D] Hay que esquivar las piedras. Es evidente que el agua es más fuerte que el granito, pero necesita tiempo. De nada sirve dejarse dominar por obstáculos más fuertes, o intentar batirse contra ellos, pues gastaremos energía en vano. Lo mejor es saber dónde se encuentra la salida, y seguir adelante.
E] Las depresiones necesitan de paciencia. De repente el río entra en una especie de hoyo, y deja de correr con la alegría de antes. En esos momentos, la única manera de salir es contar con la ayuda del tiempo. En el momento preciso, la depresión se llena, y el agua puede seguir adelante. En lugar del hoyo feo y sin vida, existe ahora un lago que los demás pueden contemplar con alegría.
F] Somos únicos. Nacemos en un lugar que estaba destinado a nosotros, que nos mantendrá siempre alimentados de agua de modo que, frente a obstáculos o depresiones, podamos tener la paciencia o la fuerza necesarias para seguir adelante. Comenzamos nuestro curso de manera suave, frágil, hasta tal punto que una simple hoja puede detenernos. Sin embargo, como respetamos el misterio del manantial que nos engendró, y confiamos en su Eterna sabiduría, poco a poco vamos ganando todo lo necesario para recorrer nuestro camino.
G] Aunque seamos únicos, pronto seremos muchos. A medida que caminamos, las aguas de otros manantiales se acercan, porque aquél es el mejor camino a seguir. Entonces ya no somos uno solo, sino muchos, y hay un momento en que nos sentimos perdidos. Sin embargo, como dice la Biblia, “todos los ríos van al mar.” Es imposible permanecer en nuestra soledad, por muy romántica que esta pueda parecer. Cuando aceptamos el inevitable encuentro con el agua de otro manantial, al final entendemos que eso nos hace mucho más fuertes, esquivamos los obstáculos y superamos las depresiones en mucho menos tiempo, y con mucha más facilidad.
H] Somos un medio de transporte. De hojas, de barcos, de ideas. Que nuestras aguas sean siempre generosas, que podamos siempre llevar hacia adelante a todas las personas o cosas que pudieran necesitar de nuestra ayuda.
I] Somos una fuente de inspiración.

Paulo Coelho: El Guerrero de la Luz

el lado oscuro de la fuerza

La Fuerza, en el universo ficticio de Star Wars creado por George Lucas, es lo que da a los Jedi y a los Sith su poder y mantiene el equilibrio en el universo. La Fuerza tiene dos lados, el Lado Luminoso y el Lado Oscuro.

Un seguidor del Lado Luminoso vive en armonía con el mundo que lo rodea, actuando con sabiduría y lógica en lugar de enojo el juicio injusto y la fuerza bruta. El mayor grupo de seguidores y maestros del Lado Luminoso es la Orden Jedi. Un Jedi utiliza siempre la Fuerza para conocimiento y como defensa. Nunca para atacar. Como el famoso Maestro Yoda.

Los seguidores del Lado Oscuro, en cambio, obtienen el poder más rápidamente; sin embargo, el Lado Oscuro ejerce una adicción sobre ellos, y además les destruye paulatinamente, aquí tendríamos al famoso y archiconocido Darth Vader, que a través de la saga sabemos cómo empezó y cómo acabó.

Luke Skywalker decía: "la Fuerza no fluye de nosotros, sino a través de nosotros", afirmando que la Fuerza crea vida. Películas aparte, sabemos que la fuerza fluye en nosotros y a través de nosotros, si la dejamos.

Esta película que habremos visto más de una vez, tiene mucho de ficción pero no se aleja de nuestra realidad: Y me dio por pensar en ese lado oscuro de la fuerza que hay en cada uno de nosotros, eso que nos impide crecer, soltar, dejar los líos que nos quitan la otra fuerza, la luminosa, la energía que nos encamina a la vida. Y veo que esa misma lucha entre el bien y el mal que se da en Star Wars se da en tantos momentos del día, de la vida, en nosotros, esa batalla entre el dejarnos, el no avanzar, el quedarnos como estamos y el querer cambiar, hacerlo posible, emplear nuestra fuerza y energías en esos cambios que nos abren a más vida. Como decían en la película ¡Que la fuerza te acompañe!

miércoles, 8 de junio de 2011

risoservicios: con humor y amor



Jesús y Pepa son como estos globos, llenos de buenas ideas, sencillos, de colores diferentes, impulsando nuevas propuestas necesarias para humanizarnos, muestran el camino de reencuentro para que uno se pueda sentir bien en la propia piel, para tener más energías y ganas de vivir y sobre todo de reír.

Con Jesús hice un curso el año pasado y fue un auténtico regalo esa hora y media semanal de clase con él. Con Pepa no tengo la suerte de haber compartido un curso ni de conocernos personalmente pero sí he hablado en distintas ocasiones con ella. Es genial descubrir gente "con ángel" en el mundo, que como ellos buscan y van encontrando su lugar en el mundo y lo llenan de amor y humor. Este enlace que sirva para hacer conocer su trabajo cada vez más reconocido y valorado por todas las posibilidades que ofrecen.

Me alegra mucho saber de personas así, que ayudan a vivir a otros con una sonrisa. A partir de hoy tienen un espacio permanente en esta página, en la columna de abajo a la derecha, junto a esos otros lugares en el mundo que conozco y valen la pena.

¡Gracias a Jesús y a Pepa por ofrecer un lugar en el mundo para ser más feliz!

http://pepamarianas.webgarden.es/

esos locos bajitos

Los niños tienen ocurrencias muy graciosas. Son espontáneos, imaginativos y no tienen miedo al ridículo. Dicen las cosas con total naturalidad. Asombra y maravilla la ingenuidad y las ideas de los niños.

Los niños se ríen muchísimo más que los adultos, viven de una forma mucho más sana que los adultos, nosotros, cuanto más maduros, menos nos reímos.

Un poco de humor en nuestro lugar en el mundo.

Esta frase bien la podría decir Mafalda... El padre de Manu le hizo una sopa para cenar y le dijo: ‘Cómetelo, que está muy rico‘. El niño tomó dos cucharadas y le contestó: ‘Papi, tú y yo tenemos gustos distintos‘.

Marta (4 años) había oído hablar a su hermano mayor de que el hombre venía del mono, así que le preguntó a su madre: ‘Tú, mamá, cuando eras mono.. ¿ya llevabas gafas?’

¿Qué es la peseta?: “La peseta es un euro antiguo que creo que es de la Edad Media” “Es una moneda que se utilizaba antiguamente en los sitios griegos”.

Cuando murió su abuelo, Agustín (7 años) vio a su abuela llorando y para consolarla le dijo: “No llores, abuelita, piensa que si no murieran los viejos, viviríamos todos apretujaos”.

Laura (7 años) estaba con su padre mientras él sacaba dinero del cajero. Y de repente se volvió hacia la gente que había en la cola del cajero y dijo: “Mi padre tiene mucha suerte, siempre le toca premio”


Carlota (6 años) preguntó: “Mamá, ¿cómo se pudieron quedar embarazados Adán y Eva si solamente comían fruta, y la fruta no engorda?”.

Un día Tomás le preguntó a su madre: ‘Si quieres ser torero, ¿el toro hay que llevarlo o te lo dan allí?

Un día, un niño les dijo a sus padres: ‘Y vosotros, cuando yo tenga novia, ¿dónde vais a vivir?

Cuando a Julia (3 años) le dijeron sus padres que iba a tener un hermanito, ella dijo: ”Qué bien, pero ¿quienes van a ser sus papás?

Leo, un día que estaba muy enfadado porque su madre no le hacía caso, le dijo:
‘Mamá ¡Yo nací de tu barriga, sé todo lo que piensas!‘.


En un momento de ternura el padre de Laura le dijo: ‘Hija mía, no crezcas nunca‘. Ella contestó: ‘Papá, yo no tengo la culpa: es la comida‘.

Pensando que nadie les oía, Alberto preguntó: ‘¿Dónde está papá?‘. Su hermana Mª Nieves le contestó: ‘Pues no lo sé‘. Después de unos segundos dijo Alberto: ‘Se habrá muerto‘. Y contestó su hermana: ‘No, no”¦ No se ha muerto; si no, estaría todo lleno de sangre‘.

Los padres de Mario (6 años) le preguntaron un día “¿qué vas a ser de mayor? ¿Médico, policía..?”. El niño se quedó pensando y respondió: “Creo que voy a ser hijo siempre”.

María dejó una carta a su padre sin ningún motivo en especial en la que le escribía: ‘Eres el mejor papá del mundo. Te quiero mucho. Algunas veces te pasas con la sal, pero cada uno tenemos nuestras costumbres‘.

Hugo preguntó a su madre: ‘Mamá, ¿cómo salí de tu barriga?‘. Y su madre le respondió: ‘Pues primero salió la cabeza, después los hombros, luego el cuerpo y al final las piernas‘. Y dijo Hugo, asustado: ‘Mamá, ¿pero es que salí destrozado?‘

¿Cómo era el hombre primitivo? Se vestía de pieles y se refugiaba en las tabernas.

¿No puedes estar alegre con cuarenta años?: “No, porque se te van rompiendo las cosas”


¿Qué son las rebajas?: “Las rebajas son cuando la ropa es casi gratis porque se está caducando, luego huele mal y no hay nadie que la compre. Por eso la ponen tan barata”

Un niño de 5 años estaba rezando a la noche y dice: gracias Jesús por el hermanito, pero yo lo que quería era un perro.

La hermana de Paco comentó un día que estaba lloviendo muchísimo “Esto parece el Diluvio Universal”, y entonces dijo Paco (8 años): “El Diluvio Universal, y yo sin conocer el amor”

¿Por qué los hombres y las mujeres viven juntos?: “Para pasarlo mejor, vivir con tu hermano es un infierno”.

¿Qué es la fe? es esa cosa que nos da Dios para entender a los curas.

lichis, canela y jueves

¡Qué bueno es tener momentos de salir, de reírte a carcajadas y de disfrutar con amigas! Así fue el jueves pasado, la antigua tradición de "cena de chicas" la rescatamos y conseguimos hacer el tiempo y quedar. Muchas risas, conversaciones más superficiales y más profundas, y lo bueno de tener ese lugar en el mundo que dan los amigos, donde uno puede ser uno sin problemas, puede decir sin miedo... Una amiga y yo salíamos de temporada difícil y la verdad es que disfrutamos mucho de ese tiempo, nos reímos, no parábamos de hablar, de tomarnos el pelo y fue un gran alivio para todo lo que habíamos pasado días atrás... Y los lichis y la canela nos dieron mucho juego y estuvieron mucho tiempo en nuestra conversación y provocaron muchas risas.

Sin embargo otra amiga no estaba bien, no lo decía pero la conocemos y se le notaba en la cara, en el cuerpo, en el cansancio, en el silencio, en la manera de expresar. Y lo bueno es que vino y estuvo pero la pena es que no se atreva a compartir, a desahogarse, a dejarse querer por sus amigas. Salir de esas situaciones es decisión de cada una y a veces ni los momentos de buen humor y expansión para uno confortan a otros aunque guste la compañía. Sabe que la queremos y que estamos para cuando nos necesite. Ojalá algún día se anime, se atreva y quiera.

quiero vivir


Hoy tuve un examen y salí contenta porque los esfuerzos dan fruto, aunque la tarea sea aburrida. Con la satisfacción de haberlo hecho bien que ya es un premio para el tiempo empleado. Pero lo que más me ha gustado es lo que me ha pasado después. Me encontré con una chica a quien hacía tiempo que no veía, fue alumna mía hace como nueve años, ahora tendrá unos 32 años. Por esas vueltas de la vida volvemos a coincidir en la universidad y solemos vernos de vez en cuando en los pasillos de la universidad. Hace unos meses tomamos un café y me contó muchas cosas. Hoy la he vuelto a ver y esta vez nos fuimos caminando juntas hasta el centro.

Mientras reposo el encuentro con ella viene la letra de esta canción de Amaral a mi memoria:
Quiero vivir, quiero gritar, quiero sentir el universo sobre mí,
quiero correr en libertad, quiero llorar de felicidad.
Quiero vivir, quiero sentir el universo sobre mí.
Como un náufrago en el mar, quiero encontrar mi sitio.
Sólo encontrar mi sitio


Pienso en mi encuentro con ella y en esos deseos que todos tenemos. Deseos que están en nosotros, que emergen como un grito en situaciones en las que sentimos que la vida puede ser distinta a lo que nos sabe en ese momento. Deseos que nos despiertan, que nos sacuden de donde estamos para llevarnos a una tierra mejor. Me vienen a la cabeza personas concretas, amigas, amigos, conocidos, en las que en las últimas semanas las conversaciones han girado en torno a estos temas. Personas con estos deseos, con esta búsqueda, yo misma.

Y recuerdo que mil veces por día debemos elegir. Elegir entre pensar y no pensar, si vivir a ciegas o atrevernos con la lucidez que nos da la verdad de quiénes somos en realidad, lo que queremos, lo que nos gustaría... si vivir despiertos o hacernos los dormidos, si atrevernos con los cambios que deseamos en nuestra vida o quedarnos donde estamos que al fin y al cabo ese terreno ya lo conocemos.

Me ha contado que le quedan pocos meses de vida, mucho es si pasa el verano, un tumor de esos peleones apareció en su vida, hay poco que hacer y muchos efectos secundarios, por lo que decidió no alargar más la agonía con operaciones, quimios, conoce este mundo porque trabaja en él y sabe que no le darán más calidad de vida y me empezó a contar así: ¡quiero vivir! y ya no me quedan excusas para perder el tiempo,...la verdad es sólo una: me estoy muriendo y el tiempo que me queda voy a vivir todo lo que quiero, lo que pueda, no me voy a ir habiendo dejado las cosas para más adelante, para otro momento mejor, el tiempo que tengo es ahora y lo voy a aprovechar. Y después me enseñó un cuaderno que sacó de su bandolera y me contaba entre lágrimas de ilusión y de esperanza en medio de su cruda realidad los planes que tenía: presentarme al examen de mañana, volver a meterse en el mar aunque sea una vez, llamar a dos amigas a las que quiere y quedar de una vez a tomar algo, ir al monte, comprarse unos pantalones que había visto en una tienda que le chiflaban y nunca había encontrado tiempo para ir a probarlos, darle muchos besos a su padre, llorar, reír, hacer el amor, poner una pared llena de fotos divertidas de la gente a la que quiere para que le den fuerzas cuando tenga menos y se sienta mal, aprender a hacer unas recetas que siempre quiso, comprar flores y ponerlas en el salón de casa para verlas todos los días, reconciliarse con su hermana que siempre han tenido problemas, bailar, leer un libro en inglés, curar a la gente que pueda (trabaja en un hospital y su trabajo aunque es duro le encanta), seguir mandando unas becas de formación a un proyecto en Brasil con el que colabora... En definitiva: seguir viviendo, con fuerza, con garra, con alegría, que como dice ella: todo es eterno mientras dura y ahí hay que estar.

Nos hemos despedido con un abrazo cálido y nos hemos deseado buen verano, sabiendo ambas que no será un verano cualquiera, como si nos fuéramos a encontrar cualquier otro día, dijo que lo prefería así, sin dramas, sin grandes palabras. La conozco y sé que es sincera, me gusta lo que veo: una chica joven en su lucha y con las riendas de su vida en la mano. ¡Por fin lo ha conseguido! Sino la vuelvo a ver sé que recordaré esta imagen de ella.

En ella es verdad que los cambios son posibles y estamos a tiempo si nos implicamos en ellos, si no nos quedamos esperando que las cosas cambien, que haya un tiempo mejor, que sean los otros los que mueven ficha, los que toman iniciativas... Ella era así, más bien pasiva, se conformaba. Ella decía de sí misma que era tranquila, conciliadora, reservada y lo que realmente tenía era un miedo terrible a vivir. A vivir y elegir. Y su mayor bloqueo era que no sabía cómo hacerlo y tampoco se dejaba ayudar. Hizo falta Dios y ayuda para hacerla ver y que ella quisiera salir de ahí. Cuando se dio cuenta que había perdido muchas oportunidades, que había dejado pasar cosas, empezó primero una lucha consigo misma porque no quería ver la realidad, que no era otra que la suya. Siempre se justificaba en su carácter, en sus heridas, en lo que le habían hecho, en que los demás, en lo que había sufrido. Estuvo mucho tiempo así. Y tenía su parte de razón, de dolor y de verdad. Poco a poco veía un poco más su realidad y no podía volver a ponerse la venda o al menos de eso se empezó a dar cuenta con más fuerza. Se sentía cómoda donde estaba porque siempre lo había hecho así y porque se daba cuenta que no era tan fácil cambiar aunque lo veas claro pero quería algo más, no se sentía bien consigo misma. Así que poco a poco, con apoyo, con confianza, atreviéndose, se fue lanzando a pequeñas y grandes decisiones. Y ha hecho mucho en poco tiempo. Ya estaba en ello cuando la vi al última vez y se le notaban cambios y se empezaba a ver contenta con lo que estaba haciendo y a sentirse a gusto con sus logros.

Y vino el cáncer y la despertó completamente. Fue muy doloroso y me consta que lo pasa mal pero fue el chispazo que necesitaba para saltar y es increíble su compromiso con la vida, con su vida, mientras viva. Ella dice que con diagnóstico y todo, la enfermedad le ha dado salud y está aprendiendo a vivir. Sus planes escritos en una lista para que no "se le olvide nada", me recuerdan los míos, las cosas que tantas veces dejo pendiente porque otras cosas parecen ser más importantes. Sin embargo me doy cuenta que no, que es importante tener la lista a mano, actualizada, completarla, darme el tiempo para cumplirla, porque así vivo despierta, vivo con alegría, me cuido y me quiero, como ella está haciendo ahora.

El encuentro con ella fue como un despertador. Hoy estoy aquí y como ella, quiero vivir en mi realidad tal y como viene, dejar de darle vueltas a lo que me enreda más y me deja triste, abrirme a lo que me reconforta y da fuerzas, descubrir que en cada situación hay una posibilidad y una elección, y cargar con lo que me cuesta, lo que me dificulta, lo que me ayuda, lo que me hace feliz y en lo que estoy comprometida. Y no dejar de sonreír!!!

martes, 7 de junio de 2011

desaprender, reaprender, curarse, reinaugurar...

Me encanta Luis Guitarra, sus letras, su arte, su poesía y todo lo que comunica con su voz y su guitarra. En este vídeo de Youtube, una entrevista reciente a Luis Guitarra en la que explica cómo, porqué y para que se grabó el vídeo Desaprender la Guerra.

Abajo de la entrevista, la letra, muy propia para este lugar en el mundo...

http://www.youtube.com/watch?v=s19fQMkLL5Y&feature=channel_video_title


Desaprender la guerra, realimentar la risa,
deshilachar los miedos, curarse las heridas.

Difuminar fronteras, rehuir de la codicia,
anteponer lo ajeno, negarse a las consignas.

Desconvocar el odio, desestimar la ira,
rehusar usar la fuerza,rodearse de caricias.

Reabrir todas las puertas, sitiar cada mentira,
pactar sin condiciones, rendirse a la Justicia.

Rehabilitar los sueños, penalizar las prisas,
indemnizar al alma, sumarse a la alegría.

Humanizar los credos, purificar la brisa,
adecentar la Tierra, reinaugurar la Vida.

Desconvocar el odio, desestimar la ira,
rehusar usar la fuerza, rodearse de caricias.

Reabrir todas las puertas,sitiar cada mentira,
pactar sin condiciones, rendirse a la Justicia.

Desaprender la guerra, curarse las heridas.
Desaprender la guerra, negarse a las consignas.
Desaprender la guerra, rodearse de caricias.
Desaprender la guerra, rendirse a la Justicia.
Desaprender la guerra, sumarse a la alegría.
Desaprender la guerra, reinaugurar la Vida.

es hora de quererte!

Hay un libro pequeño, muy pequeño, con sugerencias positivas, con buenas ideas acerca de cómo cuidarnos, cómo querernos y tratarnos bien.

El nombre del libro “Be Happy” (Sé feliz) de Monica Sheehan.

Es un libro de frases cortas y dibujos. Así de sencillo. Frases muy cortas y dibujos muy sencillos. ¡Vale la pena!

http://www.youtube.com/watch?v=Es68ek-1NF8

cuando me amé de verdad

El siguiente texto fue escrito por el inolvidable Charles Chaplin:

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

quién?

http://www.youtube.com/user/LuisGuitarraReal#p/a/f/1/dPGhz0X5PVc

¿Quién escucha a quién cuando hay silencio?
¿Quién empuja a quién, si uno no anda?
¿Quién recibe más al darse un beso?
¿Quién nos puede dar lo que nos falta?

¿Quién enseña a quién a ser sincero?
¿Quién se acerca a quién nos da la espalda?
¿Quién cuida de aquello que no es nuestro?
¿Quién devuelve a quién la confianza?

¿Quién libera a quién del sufrimiento?
¿Quién acoge a quién en esta casa?
¿Quién llena de luz cada momento?
¿Quién le da sentido a la Palabra?

¿Quién pinta de azul el Universo?
¿Quién con su paciencia nos abraza?
¿Quién quiere sumarse a lo pequeño?
¿Quién mantiene intacta la Esperanza?

¿Quién está más próximo a lo eterno:
el que pisa firme o el que no alcanza?
¿Quién se adentra al barrio más incierto
y tiende una mano a sus “crianzas”?

¿Quién elige a quién de compañero?
¿Quién sostiene a quién no tiene nada?
¿Quién se siente unido a lo imperfecto?
¿Quién no necesita de unas alas?

¿Quién libera a quién del sufrimiento?
¿Quién acoge a quién en esta casa?
¿Quién llena de luz cada momento?
¿Quién le da sentido a la Palabra?.

¿Quién pinta de azul el Universo?
¿Quién con su paciencia nos abraza?
¿Quién quiere sumarse a lo pequeño?
¿Quién mantiene intacta la Esperanza


Letra y música: Luis Guitarra. 1999
http://www.luisguitarra.com/

jueves, 2 de junio de 2011

qué es fácil... qué es difícil

Este texto es de autor desconocido pero puede cobrar muchos rostros porque nos sentimos reflejados desde este lugar en el mundo:

Fácil es ocupar un lugar en la agenda telefónica del móvil.
Difícil es ocupar el corazón de alguien...

Fácil es herir a quien nos ama.
Difícil es curar esa herida...

Fácil es dictar reglas.
Difícil es seguirlas...

Fácil es soñar todas las noches.
Difícil es luchar por un sueño cada día...

Fácil es exhibir la victoria.
Difícil es asumir la derrota con dignidad...

Fácil es admirar una luna llena.
Difícil es ver su otra cara...

Fácil es tropezar en una piedra.
Difícil es levantarte...

Fácil es disfrutar la vida todos los días.
Difícil es darle el verdadero valor...

Fácil es orar todas las noches.
Difícil es encontrar a Dios en las cosas pequeñas...

Fácil es prometerle algo a alguien.
Difícil es cumplirle esa promesa...

Fácil es decir que amamos.
Difícil es demostrarlo todos los días...

Fácil es criticar a los demás.
Difícil es mejorar uno mismo...

Fácil es cometer errores.
Difícil es aprender de ellos...

Fácil es llorar por el amor perdido.
Difícil es cuidarlo todos los días para no perderlo...

Fácil es pensar en mejorar.
Difícil es dejar de pensarlo y realmente hacerlo...

otra vez no

Tengo una mala noticia... Así empezaba la canción de Coti que se escuchaba hace unos años a todas horas. Hoy esperaba un resultado y la respuesta ha sido otra vez no. Aunque ya la conozco y en otras ocasiones estaba más ilusionada, esta vez, aunque no me ha sorprendido, sí me dejó chafada, y como no son tiempos boyantes, la verdad, me quedé desinflada y con la pregunta ¿por qué otra vez no? ¿por qué yo no puedo? Yo que me empeño en creer que sí, que se va a dar, otra vez la realidad dice que no y me dejó medio tristona la verdad.

A veces me siento mal porque creo que pido demasiado, que ya tengo suficiente y quizás me falte una mirada más agradecida que otra cosa, pero hoy por hoy no puedo conformarme. He aprendido a esperar y a confiar esperanzadamente en que es posible. Y otra vez más, me toca esperar, volver a empezar. La vida me va dando paciencia para algunas cosas y para otras no, pero no me quita la confianza, y ésta es la que me sostiene y en la que me tengo que volver a apoyar una vez más.

Y una vez más me veo con esta tarea nada fácil: limpiando mis pensamientos negativos y desánimos, queriéndome en tiempos difíciles y aprendiendo a cuidarme, porque para no creer y tirar la toalla ya tengo demasiadas invitaciones.

miércoles, 1 de junio de 2011

el tiempo es ahora



Démonos prisa a amar, la gente se va tan pronto,
sólo dejan tras ellos sus zapatos y un teléfono mudo.

Sólo lo fútil se arrastra pesadamente,
lo importante es tan veloz que sucede de repente
y luego un silencio normal y por eso insoportable,
como la pureza nacida del más simple desconsuelo,
cuando pensamos en alguien y nos quedamos sin él.

No estés tan seguro de tener tiempo, lo seguro es inseguro,
nos quita lo sensible como toda dicha,
llega simultáneamente como el humor y lo solemne,
como dos pasiones siempre más débiles que una.

Desaparecen tan pronto como calla el tordo en julio,
como un sonido algo torpe o como una sorda reverencia.

Para ver de verdad cierran los ojos,
aunque es más arriesgado nacer que morir.

Amamos siempre poco y demasiado tarde.

No escribas sobre esto con frecuencia,
sino de una vez por todas
y serás como un delfín bondadoso y fuerte.

Démonos prisa a amar, la gente se va tan pronto
y los que no se van, no siempre vuelven
y al hablar de amor nunca se sabe si el primero
es el último o el último el primero.

JAN TWARDOWSKI, poeta y sacerdote polaco.
Falleció el 18 de enero del 2006, a los 90 de edad.

¿estamos despiertos ya?

En mi humilde opinión diría que la mayoría no, que somos cómodos, dejando que otros piensen y decidan, por no complicarnos demasiado, porque nada nos inquiete y cuestione, pero que de vez en cuando soltamos eso de: ¡Qué mal van las cosas! en mi vida, en este o aquel ámbito y ante cualquier atisbo de ponerse en pie también decimos, nos defendemos diciendo: Tampoco se puede hacer nada... yo soy así... soy cabezona y no puedo...

Cerrojos, murallas, defensas... En las primeras etapas de nuestro proceso humano vamos envolviéndonos en una coraza. Nacemos frágiles y necesitamos protegernos. Y esa misma protección es la que, llegado el tiempo de la maduración, tendremos que soltar. Nuestro modo de blindarnos, lo vamos necesitando para protegernos y salir adelante; es un modo que también nos endurece, nos crea rigideces y se queda impreso en la tensión de nuestros músculos y grabado en la forma de nuestro cuerpo. Y el día en que aprendemos que ser vulnerables es ser humanos, no sabemos bien cómo desacorazarnos: ¡si somos así!.

¿Cómo desarticular las fuerzas depredadoras del ego en nosotros? ¿Cómo quitar los cerrojos y bajar la guardia? ¿Cómo podemos abrirnos? ¿Cómo despertar?

Que no nos extrañe que las personas más pobres y sencillas sean las más abiertas, las que pueden celebrar en medio de la adversidad, las que siguen esperando sin venirse abajo. Yo conozco unas cuantas y admiro su sencillez, su apertura en medio de muchas dificultades.

Estos días que se habla tanto de la “spanish revolution" me parece exagerado, cuando el nivel de implicación en las distintas realidades es tan escaso. Está bien salir, criticar, buscar con otros, quejarnos, hacernos oír, etc... pero ¿en qué se concreta eso después? Y vemos un montón de propuestas, de sugerencias en carteles, en mensajes de internet,.. Y queremos cambios y los queremos empujar y eso es un signo de esperanza y está bien... pero sospecho que nos falta concretar aún más.

¿Y en mi día a día? ¿en qué se notan esos cambios que pido, que deseo, que espero? ¿qué estoy haciendo yo en lo concreto para salir de esa situación que me agobia, que me puede, que me coarta libertad y felicidad? Son preguntas que yo me hago y me invitan a situarme con más humildad y pequeñez ante tantas exigencias hacia fuera, hacia otros. Hace ya algunos años que intento acompañar mi crítica con propuestas y con mi empeño, mi tiempo y mi trabajo por cambiar lo que creo que puedo cambiar o aportar algo distinto a lo que no me gusta. No es más que una gota en medio del océano, como decía la madre Teresa de Calcuta, sin embargo, si faltara, se notaría.

En el 15-M y en cada uno de nosotros ¿se podría hablar de un despertar, de una chispa, de un comienzo? eso el tiempo lo dirá, pero al menos hay un atisbo de esperanza cuando empezamos a desear salir de donde estamos, nos movemos, nos ponemos en pie en nuestra vida, nos movilizamos a buscar las maneras de hacer efectivos esos cambios y ahí es cuando puede empezar a cambiar el mundo: mi mundo concreto, mi vida, mis relaciones, mis ambientes... podemos empezar en nosotros los cambios que queremos ver en el mundo y no sólo quejarnos de lo mal que van las cosas que es más sencillo y recurrente.

Un amigo que este año ha empezado a salir con una chica y está muy enamorado me mandaba hoy un correo y decía: Ya siento haber 'desaparecido' últimamente, pero creo que debo prestar atención a esta relación, ya que entre semana casi no nos podemos ver.

Y su correo unido a todo lo anterior me trae a la mente esta escultura de bronce del niño de la espina o "El Espinario" que está en el Museo Capitolino de Roma y la vi el verano pasado. Impresiona verla de cerca, los detalles, como si fuera a cobrar vida en cualquier momento. Es una imagen que me recuerda lo concreto, lo que importa en este momento y este niño está intentando sacarse la espina del pie. No sabemos si lo consiguió o no, pero me recuerda que está en ese momento. Ahí nos jugamos la lucidez, el vivir despiertos, en lo concreto.

energía

La semana pasada me escribía una persona y me decía:
Q el verano sea reconfortante y recuperes la energía q has repartido
Y la verdad ¡cuánto la necesito!

A veces no nos damos cuenta pero nos vamos desgastando lentamente y necesitamos volver a retomar los espacios donde nos recuperamos, esos que cada uno de nosotros sabe que es como volver a una fuente que refresca y renueva.

El activismo y la dispersión restan calidad a nuestra vida. Las cosas hay que hacerlas, eso es la actividad, y ¿qué es el activismo? Cuando las hacemos de una manera tensa y nerviosa… Por eso necesitamos ser capaces de detenernos y de hacer silencio para poder abrir nuestro ser profundo, aprender a vivir desde nuestro propio centro.

Etty Hillesum, una joven judía, vivió durante mucho tiempo confusión y caos en su propia vida y cuando descubre su centro siente el deseo de ayudar a los demás a descubrir el suyo : “la fuerza viene de dentro, de un pequeño y cerrado centro al que me retiro a veces, cuando el mundo exterior me resulta excesivamente ruidoso…pero por lo demás todos mis sentidos están centrados en la realidad exterior y lo que allí observan se lo comunican al centro… Antes todas las impresiones exteriores solían provocarme ansiedad e inseguridad… Voy a ensimismarme durante media hora todas las mañanas antes de trabajar y a escuchar mi voz interior, a perderme; media hora en silencio con una misma…Pero no es tan sencilla esta media hora de silencio, necesita un aprendizaje: desalojar nuestros ruidos, incluso nuestras emociones y pensamientos edificantes y convertir lo más íntimo de nuestro ser en una vasta llanura vacía en la que ni el más leve rastro de maleza impida que pueda entrar en ti algo de “Dios” y algo también de “amor”…El amor que puedes dedicar a las pequeñas cosas de cada día”

Necesitamos silenciar nuestra vida: un silencio corporal, un silencio emocional y un silencio mental. Pero no es fácil…crear en nosotros ese espacio de receptividad. La posibilidad de crear en nosotros un inmenso espacio que posibilita la vida.