jueves, 14 de julio de 2011

acompañando con arte, chispa y alegría

Se necesita un poco de ganas de salir de nosotros mismos. No sé cómo afecta la crisis actual, pero es mucho peor la que tenemos nosotros, esa de no estar pensando nada más que en nosotros mismos, nuestro ombligo y nuestras necesidades. ¿No es mejor una vida en la que se sepa salir de uno mismo y empezar a aprender a crear y compartir, empezar a creer que todo puede ir a mejor? esto es lo más importante que he hecho en mi vida.

Personalmente, le doy la razón a Migueli, autor de estas palabras, a quien tengo el gusto de conocer desde hace ya muchos años. Es un cantautor consolidado en España con doce discos a sus espaldas. Trotamundos y todoterreno, es referencia desde hace años en la movida de cantautores de Madrid, asiduo a sus principales salas. Toca en Teatros, Palacios de Congresos, Ong’s, plazas de toros, plazas mayores, centros culturales y juveniles, parroquias, institutos, colegios, vigilias de oración, hospitales, centros de rehabilitación, cárceles…

Particular buen recuerdo tiene con los afectados por el SIDA, una enfermedad que en su día «fue muy excluyente», recuerda Migueli. «Ahora comienza a normalizarse su situación, que empezó en los años ochenta, así que han tenido que pasar muchos años. Ahora ya no están tan estigmatizados».

Ese rechazo social ocurre ahora, según Migueli, «con cualquier situación que dé sensación de enfermedad, debilidad, muerte o fragilidad. Cualquiera de estas cosas se estigmatizan, además de alergias nuevas y enfermedades que pueda traer la gente que viene de fuera. Son situaciones en las que se crean situaciones de alarma hoy en día», lamentó el ponente.

Su servicio a los demás le sirve cada día para inspirarse en nuevas canciones. Con las últimas ha editado su último disco, «Que me cuiden». creado por Migueli especialmente para este Centro de Humanización de la Salud. Este nuevo CD quiere contribuir a una alfabetización ética apasionada y apasionante. Con estas canciones desde el Centro de Humanización de la Salud pretenden llegar a dónde no llegan otros recursos como los libros, cursos, acompañamiento.

«Escribo sobre lo que la gente creo que necesita escuchar», indicó Migueli, quien también comparte sus conocimientos con profesionales de la medicina. De hecho, acaba de participar en el Congreso Médico Nacional de Cuidados Paliativos, «transmitiendo, compartiendo y dando un punto de arte, chispa y alegría a lo que es el acompañamiento», describió Migueli.