lunes, 18 de julio de 2011

cambios y reajustes

A finales de junio leía la noticia del cierre de una casa tras 19 años de presencia en otro lugar del mundo. Esa casa fue testigo de la vida y las opciones de unas cuantas generaciones y por supuesto acompañó la vida de muchas personas. Este cierre obedece a cambios y reajustes que hay que hacer para no perder energías donde ya no las hay y sumar fuerzas y potenciarlas donde aún quedan.

Y pensaba en los ciclos que se terminan y este ajuste vital que todos alguna que otra vez vivimos. Tenemos la oportunidad de vivir y es importante hacerlo en presente, aquí y ahora. Y asumir los cambios y reajustes necesarios para cada uno, cada una, para los que tenemos que prepararnos y disponernos. Ayer leía con una sonrisa el mensaje simpático de una amiga que contaba que se estaba predisponiendo para la maternidad, así como después de mucho desearlo y esperarlo, otro amigo compartía una historia que por fin podía vivir y que le suponía unos cuantos cambios que estaba dispuesto a hacer para lo que ahora le toca vivir.

Deseo que sigamos siendo gentes abiertas a los cambios y reajustes. Valientes en las decisiones que tenemos que tomar para seguir avanzando y echando energías donde son necesarias para no perder las fuerzas donde ya no hacen falta.