lunes, 25 de julio de 2011

carta de motivación

Esta carta la recibió alguien que conozco hace muchos años y bien puede nutrir este lugar en el mundo y nuestra motivación.

Amigo / Amiga:

Yo sé de esos días tristes donde la fuerza y la luz se extinguen. Esos días en los que las lágrimas llegan y la soledad persigue. En los que parece que todo está perdido, que no hay salidas, que no hay caminos.

Sin embargo, al igual que yo, tú sabes que no hay días que duren para siempre, y que solo existen días tristes porque nosotros dejamos que existan. Maravillosamente el tiempo no se detiene, somos nosotros quienes por desesperación o necedad nos detenemos en él.

Sigue caminando, sigue luchando, dale cuerda a tu reloj personal. No te detengas por sin-sabores y sin-remedios. Continúa, que tantas experiencias radiantes están esperando por ti.

Cuando la angustia llegue, cuando la depresión acose, míralas pero no las abraces, contémplalas pero no las invites. Tú posees el poder para llorar y para reír. Elige reír. Elige los días alegres.

Y cuando lleguen los días tristes, aprende de qué te está hablando la tristeza pero no te entregues a ella sin remedio porque te hundirás. Hay momentos de llanto y de soles negros y de lunas rotas, pero son solo eso: MOMENTOS, no los conviertas en días, en semanas, en meses.

Si te sientes solo, haz algo: sal y busca gente, ábrete a la energía positiva de los otros. Llama a algún pariente o amigo. Concéntrate en actividades productivas. Cuenta tus bendiciones, todo lo que posees, todos los que te quieren, reconoce lo que a tu alrededor se abre con brillo y con vida. No dejes pasar oportunidades de encuentro, de relación, de compartir. Y no importa si no sabes hacerlo, puedes aprender.

Si alguien te dio la espalda, si alguien lastimó tu corazón, si alguien te dejó para siempre, por supuesto que vas a estar triste y vas a sufrir, pero no hagas tu dolor eterno, ponle un final a la angustia y decide que hasta aquí llegó, porque de ahí en adelante vas a sonreír, vas a sacudirte las malas energías, vas a buscar la luz, la alegría, el entusiasmo y todas las posibles razones para ser feliz y te comprometerás en conseguirlo, siempre que te lances a ello y luches.

Aprende de tus errores, de tus problemas, de tu dolor, de aquello con lo que no contabas... son experiencias que te dejan un mensaje, algo en lo que crecer, algo que escuchar, algo que cambiar, algo que vivir... para quien quiere aprender.

En la vida siempre vas a tener buenas y malas experiencias, buenas y malas compañías, buenos y malos consejos, pero depende de ti prestar atención y enfocarte en lo positivo, lo bello, lo útil, en lo que te ayuda a vivir. Escucha los mensajes en la hora de dolor y en la de alegría. No permitas que una mala mirada, una mala palabra, una mala acción te quite la vida.

Espero que esta carta de motivación llegue a tus manos y puedas entender con que hay cosas en la vida que te ofrecerán alegría y otras que te ofrecerán tristezas, pero que depende de ti extender tus manos y recibir aquellas que van a colaborar a tu bienestar espiritual y mental. Y ponte a ellas de una vez por todas, porque sólo tienes esta vida para vivir, no dejes que sea demasiado tarde. ¡No tengas miedo a crecer! ¡Vive!