jueves, 14 de julio de 2011

yendo al encuentro de los demás

Aprendamos a superar el miedo. Todos conocemos ese reflejo de protección que consiste en querer garantizar nuestra seguridad incluso a expensas del bienestar de los demás. Y esto parece acentuarse en nuestra época, en la que aumenta el sentimiento de inseguridad. ¿Cómo no ceder al miedo? ¿No será yendo al encuentro de los demás, incluso de aquellos que aparecen como una amenaza?
Extracto de la carta de Taizé 2011

Jessica escribe su experiencia en relación a estas palabras que nos dan claves para seguir construyendo ese cuidarnos, querernos...

Tras tres meses de vida y trabajo aquí en la Comunidad de Taizé entre personas de muchas nacionalidades y orígenes, he podido experimentar ese miedo a la “diferencia”, pero también la belleza del encuentro con nuevas personas. A menudo mi miedo es a lo desconocido, miedo a no comprender por qué las personas actúan de una cierta forma, intentando clasificar todas las situaciones basándome en lo que yo conozco.

Es más fácil para mí no ir al encuentro del otro y así evitar la posibilidad de sentirme herido o rechazado. No obstante, aún si esto pudiera parecerme una opción más segura y fácil, ¡también es muy solitaria!

Salir al encuentro de los demás, intentar comprenderlos, trabajar y vivir con ellos, requiere valor, perseverancia y esfuerzo. Requiere que cambie mi forma de razonar de: "así lo he hecho siempre, así que debe estar bien", a aceptar que hay muchas formas de alcanzar el mismo objetivo. Incluso si la manera de lograr este objetivo es más lenta y más difícil al trabajar con otros, es algo que forma parte de la vida en comunidad y una oportunidad para mí de encontrar y conectar con otras personas en mi entorno.

Para descargarla Carta de Taizé 2011
http://www.taize.fr/IMG/pdf/esletter-2.pdf