viernes, 9 de septiembre de 2011

la capacidad de sorprendernos

Dicen que la capacidad de sorprendernos es la que nos enseña que la realidad es mucho más que lo que vemos. Los niños se sorprenden ante todo porque todo es nuevo para ellos. Nosotros, a medida que crecemos, aprendemos a controlar las cosas, a reprimir emociones, nos vamos acostumbrando tanto a lo que tenemos alrededor que muchas veces no notamos nada nuevo, ni distinto. Nos viene bien aprender de los peques esa capacidad de sorprenderse, la espontaneidad y en contagiarnos la alegría que provoca descubrir las cosas, verlas de nuevo, sentirlas... y  permitirnos expresar lo que sentimos y queremos.

Es genial cuando a través de un niño uno vuelve a redescubrir cosas de la vida, es algo que les suele pasar a los padres a medida que van acompañando el crecimiento de sus hijos. Me estoy acordando del placer de unos amigos grabando a su nena encantada en una hamaca, no sabría decir quién lo estaba disfrutando más!!

Así como la magia que tiene ver a mis sobrinos soplar las velitas el día de sus cumpleaños, la buena onda que nos transmiten a los adultos y la alegría con la que los acompañamos cantando o preparando sus fiestitas a la vez que recordando nuestros cumpleaños de chicos. Pienso en mi ahijada mayor y en la sintonía que nos sigue acompañando con el paso de los años que el cariño se hace más grande y en mi ahijada más chica, que cada vez habla más y me llena de ternura escucharla!!! hablar con ella a la vez que ver lo linda que está y cómo va creciendo a través de lo que su mamá comparte conmigo. 
Y en lo lindos que son los reencuentros, sobre todo cuando no nos conformarnos y seguimos actualizando las maneras de cuidarnos y de querernos, de no dar nada por supuesto y seguir recorriendo el camino de conocernos. 

Ayer tuve una oportunidad preciosa de escuchar y hablar con amigas a las que no puedo ver tan a menudo como quisiera, sin embargo, siempre es un placer y una gran alegría el seguir sorprendiéndonos y queriéndonos más allá de la distancia que no es tanta si sabemos dar los pasos para encontrarnos y querernos. Un regalo para mi corazón que cada vez se siente más agradecido de que formen parte de mi vida. Gracias!!! Las quiero mucho!!!