jueves, 15 de septiembre de 2011

la lista de cosas pendientes

El café que se nos resistía sale, lo de ir a caminar todos los días va siendo, el armario de las carpetas y libros va quedando más despejado, pedí hora al dentista, la cena reencuentro postvacacional con los amigos pronto, hoy nos juntamos con la parejilla esta y conoceremos a la nena que nació hace unos meses, compré las entradas del concierto, un par de correos electrónicos achicaron la distancia y mañana concretaremos en qué cafetería del barrio, el tríptico para la formación de este curso va tomando cuerpo, pensar ideas para la reunión, la captación de nuevos clientes, empezar a preparar el grupo, poner fecha al día juntas en Zaragoza, la inscripción a las jornadas de noviembre en Madrid... Ya van siendo tachadas de la lista de cosas pendientes o cambiando el color, según si sale o hay que volver a ponerlo en lista.

Después de un montón de tiempo este año me decidí y me anoté. La asignación de plazas era por sorteo... y no tuve suerte. Ooohhhh qué pena... bueno, lo volveré a intentar el próximo año, fui al siguiente punto de la lista de cosas pendientes que pensaba hacer si ésta no salía y resulta que tampoco, está completo, hay lista de espera..  el siguiente punto de mi lista es en un horario que no me viene bien y elijo esperar a enero, a ver si en el otro trimestre hay más suerte con los horarios y puedo empezar... Siguiente punto de la lista, bueno, te toca el turno, a ver si esta vez sí, mañana a la mañana averiguaciones y gestiones, a ver si este sí, sino seguiré tirando de la lista.

No sé si en tu caso existe o no esa lista, ni cómo vas con tu lista  y sobre todo, lo más o menos importantes que resultan en tu vida las cosas que figuran en tu lista. Una de las cosas que aprendí de los años llevando grupos de autoestima es a canalizar mi energía y alejarme de aquello que me resta energía o que me carga de energía negativa. Y una de esas cosas es empezar a hacer realidad las cosas que iba anotando en mi lista de cosas pendientes. Por experiencia, sé muy bien que las cosas que dejamos para otro momento mejor o en el nunca concretar, al final y sin darnos cuenta, nos van pesando. Vamos perdiendo energía cada vez que renunciamos a nuestros objetivos, cada vez que nos acomodamos en vez de avanzar y encaminarnos a hacer cosas que nos hacen bien, hacer algo y terminarlo, empezar algo retrasado tantas veces, retomar algo que dejaste, cosas que queremos o que nos cargan las pilas o nos descargan de otras... La autoestima también se construye creando hábitos que contribuyan al bienestar y a la mejora de nuestra calidad de vida.




¿Cómo va tu lista de cosas pendientes?