martes, 13 de septiembre de 2011

ver lo que otros no ven

Más de una vez cuando abro una caja de leche pienso que en ese objeto de cartón tan cotidiano que yo no veo más de lo que es, hay una persona que conozco que lo recicla y es capaz de hacer cosas maravillosas y útiles: tarros de cocina para guardar alimentos, cajoncitos de escritorio para guardar materiales, revisteros, cuadros, casas de muñecas... Yo tengo unos cajoncitos de escritorio con cajas de leche forradas en papel hecho por ella, y es increible su habilidad y buen gusto para transformar lo que para otros no sería más que una caja de leche que una vez usada iría a la basura. Hace años la animamos a que todo lo que hacía lo mostrara, lo vendiera en un puesto de artesanía y reciclaje, porque vale la pena dar a conocer el arte que cada uno lleva dentro, la belleza que somos capaces de mostrar en lo que creamos. 

Los creativos dicen que cuando nos paramos a observar algo que nadie había visto quizás de ahí puedan surgir nuevas ideas, distintos usos de un producto, algo distinto a lo que creíamos ver y ver más allá de lo que otros ven. Mi hermana estuvo hace años con una beca de la universidad en Buenos Aires. Argentina junto con Brasil son la meca de la publicidad así que para ella fue como ir a beber de la fuente. Uno de los ejercicios que les hicieron hacer un día fue salir todos los alumnos a una plaza y distribuirse por ella para mirar distintos objetos y personas. La puesta en común con las distintas observaciones fue muy rica e interesante según ella cuenta, porque cada uno aportó lo que veía y algunos incluso lo se atrevieron a ver más allá de lo que observaban. 

Dicen que Miguel Ángel fue capaz de ver la escultura que estaba dentro de un bloque de mármol y se puso a esculpirlo y a trabajar para sacarlo a luz. Muchos profesores ven en sus alumnos "diamantes en bruto" que ir puliendo y dando forma para que salga la verdadera personalidad que hay dentro más allá de los condicionamiento de una persona. Días grises en los que no pasa nada, horas aparentemente muertas, estériles, cuando estás haciendo un diseño o un trabajo o intentando resolver un problema, tienen su recompensa cuando por fin después de seguirla en el día a día surge la inspiración buscada, la nueva idea a trabajar, la actitud con la que vivir esa etapa, el ánimo y la ilusión para recomenzar. 

Muchas veces somos capaces de ver lo que otros no ven en un momento dado y eso nos lleva más allá de lo que a priori pensábamos que sería. Y puede cambiar un día de nuestra vida, un encuentro con una persona, una reunión de trabajo, un conflicto, una post relación... Agudicemos la vista y también los ojos del corazón, que ambos nos lleven más allá de lo que vemos.