jueves, 6 de octubre de 2011

desencanto y límites

Hoy estuve hablando con un amigo que se siente muy desanimado, desencantado y tocando límites por todas partes. ¡Menudos dos nos juntamos! Y sin embargo, a pesar del tono de la conversación y de nuestros momentos personales... una búsqueda, unos deseos y esperanzas. 

Desde muchos sitios se nos invita a ver nuestro futuro como una hoja en blanco con todo por escribir. Desde el cine y la literatura nos dicen que todo es posible si uno lo desea con todas sus fuerzas. Todo depende de ti y del esfuerzo que pongas. Los sueños pueden hacerse realidad, sólo hay que luchar por ellos. Sin embargo, no seamos ingenuos, ni todo es maravilloso ni es posible. Con los años la vida nos va enseñando que las cosas no siempre salen como las planificamos, que no podemos tener todo, que hay sueños que no se realizan, que hay que escoger incluso a veces lo que en otro momento no elegirías. Que hay gente que se cansa, otra que se pone una venda, otra que no le pide más a la vida y se conforma, otra que no quiere. Que llevamos un equipaje a nuestras espaldas con un montón de recursos que la vida nos ha dado pero también llevamos un peso que a veces nos dificulta seguir avanzando y no sabemos bien cómo cargar. 

Sabemos que la vida a veces se nos pone en contra y parece que no hay manera de darle la vuelta. Y de ésto va también crecer: desencanto y límites... Y sin embargo la vida consiste en confiar y no caer en la tentación de la desesperanza.