lunes, 17 de octubre de 2011

destristeando

Resulta que la angustia, el aburrimiento,
la mala leche y la tristeza,
se contagian tanto como la lepra.
Y en vista de que llevo más de medio siglo,
destristeando a este hospital de locos
que andan sueltos,
con fecha de hoy he solicitado el cese,
-por prescripción facultativa-,
al aparecer en mí ciertos síntomas de contagio.

No es la risa insensata de los necios. Tampoco la risa frívola del que pasa por la vida sin importarle nada. No es la risa de quien vive amargado. Ni la risa cruel del que desea el mal. Es la risa alegre de quien ama y es amado, de quien comparte. La risa abierta y amplia de los niños. La risa sencilla de quien se sabe limitado y no se avergüenza. La risa honesta de quien vive con la verdad por delante. La risa divertida de quien sabe leer y encontrar en cada historia, en cada persona, sus posibilidades. La risa ligera de quien no hace dramas de más. La risa agradecida de quien sabe reconocer la bendición. La risa que sabe marcharse para volver en otro momento. 

Gloria Fuertes con su ingenio y sus palabras en estos dos escritos no puede hacer otra cosa que provocarnos una buena sonrisa. ¿Cuándo fue la última vez que te reíste con alguien? ¿Cuándo fue tu última sonrisa? Muchos de nosotros tenemos tantos motivos para sonreír… Y me siento afortunada de formar parte de este grupo. Como esta poetisa, también para nosotros:
 
Conseguir la necesaria alegría es nuestra meta.
Estamos al final de nada
y por lo tanto al principio de algo.
No sólo hemos puesto el pie en la luna,
sino la mano en el corazón del otro.
Que no haya paro interior,
rechaza la tristeza, empléate en la alegría

Muchas veces nada nos hace ni pizca de gracia y le damos guerra a la alegría y nos quedamos como los tres tristes tigres... La alegría es de esas cosas que no pueden faltar en ninguna parte, es una de las vitaminas que más necesitamos para sentirnos y estar bien, la que más nos acerca y nos hace pasar tan buenos momentos, vivir más sueltos, contentos y contagiando la felicidad que tanto bien nos hace a todos.