domingo, 16 de octubre de 2011

la historia de coser y tejer

En este lugar en el mundo estamos en otoño, pronto empezarán las lluvias y los días más fríos. Por eso hoy quiero hablar de puntadas, de cosidos y tejidos, de esas prendas de lana e hilo grueso que usamos en tiempos más fríos para que nos den calor y nos abriguen. Deseo que como esos tejidos, seamos capaces de dar calor. A veces los tiempos fríos también los vivimos por dentro y no somos conscientes de lo que necesitamos un buen abrigo o un buen abrazo. 

Mi tía-abuela Yola era una artista con las manos, tejía maravillas que aún hoy guardamos. Nos regaló a sus sobrinos-nietos muchas prendas hechas con mucho amor, poniendo en cada una su sello personal. Deseo que como ella seamos artistas del coser y del tejer en nuestras relaciones, tengamos esa capacidad de generar calidez, calor, en medio de nuestros afectos. Hace muchos años que ella ya no está, sin embargo, cada vez que me pongo ese viejo jersey de lanas de colores, recuerdo el día que me lo regaló, el abrazo que nos dimos y ese calor de su cariño aún hoy me acompaña por dentro.
.
En la historia de coser y tejer, el ovillo que se queda en la madeja, encerrado y apretado, se la pierde. Cuando se tira del hilo, cuando la lana se va sacando, podemos darnos, y crear algo único. El amor es algo que crea vínculos entre los que viven una historia: la pareja, los amigos, los hijos, los nietos, la familia, un grupo, una comunidad... El amor es lo que hace que seamos algo más que un ovillo acurrucado. 

Las personas elaboran relaciones como si de prendas de vestir se tratase. El diseño que se elija para coser o tejer y la forma de hacerlo depende de nosotros mismos. Como cuando alguien piensa en el color con el que pintara una habitación o la decoración para un espacio personal. Podemos seguir un patrón determinado o diseñar nuestro propio patrón; en eso también recuerdo a mamá y Anita con la máquina de coser, muchas tardes entre charlas y cosidas, haciendo nuestros vestidos, dobladillos, arreglos... 

Cada relación, al igual que cada prenda, es única en su diseño y en su proceso de fabricación. Aún cuando sea parecida a otra relación en determinados rasgos, será inevitablemente diferente de la misma, ya que no hay maquina de tejer que haga automáticamente y permita crear prendas idénticas.

La clave de la historia de coser y tejer reside en que el amor que das es algo que construye la relación con tu hija, con tu pareja, con tu hermana, con un amigo, con tus amigos, la familia, con compañeros... con las personas que elijas vivir esa relación. Cada persona crea su propia relación de un modo distinto y es un regalo que podamos tejer algo juntos.