viernes, 28 de octubre de 2011

vela por nosotras y por nosotros

Esto dice una canción de Pedro Guerra sobre Dios. Él no se considera creyente sin embargo, es de formación cristiana y católica y reflexionando en esa fe antisísmica de los más pobres de la tierra ha visto que para otros hay que alguien que a pesar de los dolores y sufrimientos del mundo, cuida de cada persona. Él construye la canción a raíz de esta frase: "vela por nosotras y por nosotros, vela". Y a veces nos sentimos solos, desparramados, agobiados, tristes, cansados... Y sin embargo, podemos confiar, porque Dios acompaña nuestro camino, podemos descansar en él.

Y pienso en Abraham, el bebé al que en este momento está bautizando Jorge, por deseo de sus padres y que morirá en poco tiempo. 

Y en el borrachín que me encuentro en la puerta de la iglesia y saluda siempre con una sonrisa porque allí por lo menos ve gente

Y pienso en acontecimientos de las últimas semanas, en la hipocresía de quienes decían querernos y ahora sabemos que no es verdad aunque nos sigan poniendo buena cara. Asumir que hay gente que no nos quiere, que nos va a mirar con sospecha hagamos lo que hagamos. Pero que esas situaciones nos unen más y las podemos vivir hasta con humor para que no nso hieran, como esa salida que tuve el miércoles cuando le dije a esta señora que pretendía disfrazar una realidad en algo que no es. 

Y me acuerdo de la soledad que siente Susana y no sabe aún cómo vivir, en la tensión entre el decirse y compartir. En las noches sin pegar ojo de Paula con Violeta que no da tregua. En mi china, la protectora de los animales, como yo la llamo y su preparación de exámenes, sus mateadas y elecciones desde la tierra colorada. Conchi y su dolor a largo plazo y con efectos secundarios. Uge le da a todo lo que puede para buscarse la vida y abrirse camino. La voz en off del gaditano que intenta narrar su vida con pocos recursos. Y en el apoyo sorpresa de Miguel mientras Carlos cuando pensábamos que sí, ahora resulta que no quiere darlo y se muestra hostil y extraño. Carrie, con su llamada de los viernes que esta semana no sé cuándo será pero que Samantha espera con ganas para que charlar un rato. Flopa con sus malabares y lucha por ser feliz. Cari y su humor a prueba de crisis como bien aprendimos en el IMA. Ese trabajo psicológico que trae sus tormentas y bajones para mi amiga Mafalda, que es una luchadora nata y que está avanzando en ese crecer, cuidarse mejor y va viendo la luz... quizás esta tarde se encuentre con una propuesta ilusionante. Enrique, esta semana tu s noticias me dan mucha alegría, qué buena tu nueva tarea y que volvamos a estar cerca después de tantos años. Ya estuve mirando horarios de tren ¿vas a venir, voy? Pablo, cuenta los días para el reencuentro y sigue construyendo su nueva etapa. Y yo, ante todos los cambios y la vida abierta y confianza por seguir estrenando.

Los problemas que crecen para algunos, las soluciones que se vislumbran para otros. Unos esperan, otros desesperan, otros confían y avanzan. Con los que buscan y tienen sed. Con los que se rinden y se agotan. Con los que quieren y van pudiendo. Con nosotros. Conmigo. Sé que a todos nos abraza, nos contiene, nos cuida y guía de día y de noche. Este Dios, es el mismo Dios para todos y vela por nosotras y nosotros.