martes, 8 de noviembre de 2011

cuando menos te lo esperas

Lo charlaba con alguien la semana pasada, a veces esperamos algo que no sabemos como será y cuando llega nos agarra de sorpresa y no siempre sabemos cómo reaccionar. Y vamos a tientas. Haciendo más caso a intuiciones e intentos. A veces nos condiciona lo que pasa, la situación que nos encontramos. A veces nos gusta y otras veces no. La dificultad para estar preparados para eso que queríamos es que dependemos mucho de nuestras propias expectativas, de las ideas que nos habíamos hecho sobre una situación, una relación, el futuro... Está claro que todos esperamos algo pero si ya tenemos pensado de antemano cómo va a ser ¿no nos estaremos cerrando a la realidad tal y como viene? La vida siempre es más grande que nuestras expectativas y nuestros mejores deseos. Muchas veces hasta nuestros mejores deseos se frustran y tenemos que aprender a vivir desde otro lado. Y menos mal que es así, porque nos abre a más a vida.

La realidad viene, sale a nuestro encuentro... pero no siempre como esperamos, sino de repente, sorprendiendo. Las personas cambiamos, nos movemos, a veces queremos lo mismo y otras veces no. Las situaciones se transforman. Nada es estático. Si nos mantenemos alertas y nos dejamos sorprender, siempre podemos descubrir cosas nuevas de los otros y de nosotros. Ahí está el reto de vivir de manera creativa y en diálogo con las situaciones, las personas, la realidad tal y como se presenta.  Así estaremos despiertos en medio de la vida e iremos más allá de nuestras razones, cabezonerías, ideas, heridas...

Antes subía una pintada sobre la fe. Fe es confianza, y sobre todo, confianza en uno mismo. Necesitamos encontrar nuevas respuestas y estas aparecen según vamos caminando y nos vamos implicando. Cuando nos atrevemos a vivir, a cambiar, a hacer las cosas no siempre igual ni de la misma manera sino eligiendo.  

Como dice un texto que leía hace poco: La vida no es una colección de referencias carente de carne, vida y sangre. La vida es amar, sentir, vibrar, caer y levantarse, es ir construyendo algo, aprendiendo a través de los aciertos y los errores, es arriesgar, ir escribiendo en el tiempo y en otras vidas una historia única....