jueves, 10 de noviembre de 2011

ni con la edad ni con el tiempo

Muchas veces tendemos a usar frases hechas en nuestras conversaciones y de las más socorridas en torno a los cambios, a la maduración, a la aceptación de una realidad, según nuestra particular manera de ver las cosas, son: "con la edad que tiene ya debería..." y "el tiempo lo cura todo, con el tiempo lo verás mejor".... Y está claro, por lo que vamos viendo empezando por nosotros mismos y por los que tenemos alrededor, que ni la edad biológica es signo de madurez ni el tiempo por sí solo obra milagros.Y muchas veces nos decepcionamos por esto mismo que creemos debería ser como lo vemos nosotros. 

El tiempo por sí solo sólo pasa, no cura todo si no nos hacemos cargo de nuestras heridas, si no nos responsabilizamos de nuestras emociones y necesidades. El tiempo podrá ayudar a ver con más o menos perspectiva si queremos ver, si hacemos algo más que esperar pasivamente.  

Y lo mismo pasa con la edad, podemos cumplir todos los años que queramos y cara a la sociedad desenvolvernos mejor o peor, pero lo necesario es el contenido de vida que cargan esos años, las decisiones que tomamos o dejamos de tomar para crecer en cada etapa, la madurez con la que queremos vivir en cada crisis, en cada problema o relación.

Estas cosas no dependen ni de la edad ni del tiempo, es responsabilidad nuestra. Y a ser responsable de la propia vida también se aprende de adulto, si uno quiere, claro.