sábado, 3 de diciembre de 2011

sacá lo que tenés en el corazón

... me dijo hace unos días un buen amigo, haciendo referencia a todo lo que configura mi persona. Sabe que mi corazón es lo más argentino que tengo, lo que me mantiene de raíz unida a una manera de ser y de vivir que viene de lejos. Y me seguía diciendo: Dios te regaló un corazón muy lindo. Capaz de amar y apasionarse. Con ojos grandes para ver, para mirar las cosas, no te cuesta vibrar con lo que ves y lo que hacés. Y esto te tiene que animar a contarlo, a contar las cosas como vos las ves, dale... tenés una palabra que decir.

 

Y además de quedar contenta con sus piropos y su cariño demostrado mil veces y de tantas maneras, sé que es cierto, y volví a pensar en el libro, ya son varios los que me lo dicen y pienso que sí tengo algo que contar que pasa por esa tierra adentro. Cada cosa que escribo tiene una intención: ser espacio, ser lugar y llevar un mensaje. Experiencias comunes y universales así como las propias y diferentes. En esa tensión entre lo que deseo, quiero y puedo con lo que me sale, no puedo, me cuesta. Ya voy amasando esos escritos en el corazón para poder recopilarlos y llevarlos a un libro. Ya te iré contando.