martes, 17 de enero de 2012

las puertas del corazón

Había un famoso pintor que había presentado una exposición que se llamaba “Las puertas del corazón”. Eran puertas de distintos colores, tamaños, puertas hermosas de colores combinados… La exposición era un éxito. 

Había una persona en la exposición que se paseaba mirando las puertas, miraba una a una y pasaba a la otra.  De pronto se quedó delante de una y justo al lado de él estaba el pintor. 

Entonces humildemente le dijo:
- Discúlpeme, las puertas que ud. pinta son hermosas pero yo soy cerrajero y quiero darle mi modesta opinión.
- Dígame, le dice el pintor
- Veo que sus puertas no tienen picaporte ¿cómo se van a abrir?

Y el pintor le dice:  
- Mire, lo he pensado muchos años, pero las puertas del corazón no tienen picaporte del lado de afuera, porque sólo se abren del lado de adentro. 


Este cuento vino hoy conmigo a una sesión y unos cuantos ojos asentían afirmando que es así, que es verdad. ¿A quién abrimos las puertas de nuestro corazón? ¿En quién ponemos nuestra confianza?  La respuesta es personal y nace en el corazón de cada uno porque sólo depende de nosotros.