jueves, 16 de febrero de 2012

¿cuánto pesa tu miedo?

Si tuviéramos una balanza para pesar los miedos nos sorprenderíamos de lo que nos pesan!!! Está claro que a unos más que a otros, pero es real que tienen en nosotros un peso específico que muchas veces nos condiciona para vivir nuestra vida lo mejor posible.

Comparto un escrito y unas preguntas a modo de reflexión, nos pueden ayudar  para avanzar y cuidarnos y querernos más y mejor:

El miedo es una de las armas más poderosas que mueven el mundo. El miedo al futuro, al dolor propio y al dolor de los nuestros, la incertidumbre económica, el miedo al fracaso, a la soledad, a la muerte. Gastamos muchísima energía en blindarnos y en protegernos, como si en realidad, habría alguna posibilidad de controlar la vida y de evitar el sufrimiento y la muerte.

El miedo construye muros, ejecuta inocentes, organiza guerras. El miedo nos aleja del diferente, del desconocido, impidiéndonos abrirnos y ser solidarios unos con otros. Nos imposibilita arriesgarnos, abrirnos a recibir lo que la vida nos da. El miedo nos aleja de la fraternidad que anhelamos. Incluso impide entregarnos a quien amamos, a disfrutar de lo que la vida nos regala a pesar de las limitaciones de cada día.

Mis miedos existen y están ahí, en mí, me condicionan; ¿y qué? yo y cada persona somos más que nuestro miedo. No estamos predeterminados a ser sólo impulso de temor. Tenemos más opciones. 

Sabemos de miedos, de ansiedad, de bloqueos que nos impiden funcionar con normalidad. Cuando nos dominan, tienen fuerza para quitarnos libertad y para hacernos mirar al otro como rival. Para que no nos dominen los miedos no hace falta ser muy fuertes sino buscar maneras que nos ayuden a vivir mejor. Pensar cómo avanzar, pedir ayuda porque no sabemos hacerlo todo, aprender a convivir con nuestra vulnerabilidad, con nuestras fragilidades y no desesperar por ello, sabernos en construcción y tenernos cariño, paciencia, confianza, respeto...

¿Cuánto pesan tus miedos? ¿Cuáles son tus miedos?
¿Qué harías si no tuvieras miedo?  
¿Qué puedes hacer para que no te impidan vivir?
 ¿Por qué no lo haces?