viernes, 2 de marzo de 2012

me animé y lo hice

No recuerdo desde qué momento exacto no conocemos, quizás nuestras madres sí, pero mi vida y la suya están ligadas desde prácticamente nuestros primeros años de vida y la frontera entre amistad-vecindad-familia es muy corta y a veces hasta se desdibuja. Hay tantos momentos que podría contar que no me alcanzarían los post del blog. En tantos post aparece nombrado y forma parte de esta historia de mi otro lugar en el mundo donde una vez viví. Estos días con el inicio del cole de Juanita, me acordé de nuestras idas y venidas al cole, las anécdotas que recordamos desde entonces.

Ahora son tiempos distintos para él y para mí y con un lanza a favor de esa amistad volví a retomar el contacto. Se puede cortar el hilo o no, dependerá de nosotros, de lo que apostemos por avanzar o si decidimos cerrar esta historia. Confío en que podremos, me gustaría que fuera así, por mi parte lo intento. A raíz de otro asunto recientemente me había escrito. Pero para mí el día llegó hoy, me animé y lo hice, dar este paso ahora es cosa mía. Había dejado pasar tiempo suficiente para saber lo que realmente quería decir, sentimientos, pensamientos, elegí la manera de acercarme y de ponerme en contacto nuevamente. Me siento bien de haber podido hacerlo y de la manera en que lo hice. Ya si quiere o no, es cosa suya. Estoy abierta a recibir respuesta como a que no quiera contestarme. Me alegro de dar este paso, cruzar una vez más un puente y estar abierta a descubrir qué me encuentro.