jueves, 31 de mayo de 2012

https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash4/c33.0.403.403/p403x403/424497_282637921802354_994705938_n.jpg 
¿por qué cuestas tanto?

probar algo distinto

Aunque a veces no lo entendamos,  no queramos verlo y nos empeñemos en todo lo contrario que lo que necesitamos: cada experiencia nos ofrece la oportunidad de aprender algo. Algo de nosotros mismos, algo de los demás, algo de mi realidad, algo de la vida. 

Si nos negamos a nuevos aprendizajes, por nuestra lista larga de miedos que viene con nosotros a todas partes, seguiremos estando como estamos, en un círculo, en un laberinto,  hasta que decidamos salir y probar algo distinto,  aprender algo nuevo.

“Sólo pido tener la fortaleza para cambiar lo que puedo cambiar, 
aceptar lo que no puedo cambiar y 
la serenidad para distinguir una situación de otra.”

”No te entregues a imaginaciones, sino entrégate al momento siendo práctico…El vagabundeo mental, las asociaciones mecánicas, el ir y venir sin rumbo de los pensamientos, la distracción constante, la inclinación mórbida de la mente a quedar fija en acontecimientos pasados, repitiendo los recuerdos como en una moviola, la tendencia a proyectarse hacia el futuro…nunca ofrecen una solución práctica a los problemas reales, sino que por el contrario son un escape del momento presente, nublando la razón y convierten la vida del hombre en una vida imaginada.

No permitas, pues, que tu mente, que es un instrumento precioso cuando se sabe usar, te aleje del presente y te impida vivir. Ten en cuenta que quien no conoce el presente no vive la vida, únicamente la sueña…

…No te entregues a la queja, a la autocompasión ni a las emociones negativas, por el contrario admira la vida y agradece su generosidad…Ya te habrás dado cuenta de que los consejos que te doy van contra tus viejos hábitos, bien se traten de hábitos mentales, emocionales o de conducta. Y sé que solamente seguirás mis sugerencias cuando llegues a comprender que todo ello (tus viejos hábitos) te acarrea muchas desdichas…

…Abandona el vicio tan común de la queja constante y no te hagas cómplice de las emociones negativas desgastantes. Aunque no lo creas así, ellas no son tu fuerza sino tu debilidad. No te atormentes por nimiedades pasajeras ni ofensas a tu ego. Guarda toda tu energía para resolver problemas reales, no imaginarios…

…La bondad y la nobleza de tu corazón harán de ti un ser humano libre. Si en tu bondad hay debilidad, te convertirás en un animal de carga. No pienses en la bondad como un estado de constante concesión a las necesidades o caprichos del prójimo. No llames bondad a lo que no es más que temor o debilidad. Ayuda siempre que te sea posible, pues ese es el ritmo del amor, ser feliz y hacer felices a los demás, pero no permitas que la carga que pertenece al otro sea cargada a tus espaldas.

…Ábrete al instante, permanece tranquilo. Recuerda que la prisa es un tóxico de la vida interior.”

Esperanza Borús 

miércoles, 30 de mayo de 2012

Wallpeople 2012, el mural de la felicidad

Porque las ideas buenas nunca mueren y las buenas iniciativas encuentran su espacio, un año más, el 9 de junio en 28 ciudades del mundo, se juntarán personas para construir ese mural de la felicidad. 

Una vez más algo nos lo recuerda: la felicidad se construye, no es algo que toca a unos sí y a otros no, es algo que necesita de nosotros para ser posible en nosotros y para los demás. Nuestras decisiones en relaciones, situaciones, ambientes, la vuelven visible, concreta y realizable. Nuestra implicación cada día la hace posible.

Miami, New York, Río de Janeiro, Oporto, Roma, Barcelona, Madrid, Bilbao, León, Valencia, Palma de Mallorca, Buenos Aires, Santiago de Chile, Caracas, Bogotá, Ciudad de México, Budapest... entre otras ciudades, construirán su mural de la felicidad, serán testigos de que la felicidad es posible.

Una forma de llevar el arte a la calle para que las personas nos expresemos. Ideas, pensamientos y actitudes, en fotografías, poemas, ilustraciones, collages, chapas, postales… Una actividad divertida para gente de cualquier edad que pueda aportar aquello que pueda pegarse en la pared de Wallpeople con cinta adhesiva.

Si nos preguntaran ¿cuál es tu imagen de la felicidad? ¿qué diríamos? Yo tengo unas cuantas imágenes de momentos de mi vida en los que sé que fui o soy feliz y podría llevar a ese muro.

De otros años, los organizadores cuentan estas cosas: Oier, un niño de 6 años, colgó una foto de sus dos pollitos 'Piolín' y 'Marroncito', para él la viva estampa de la alegría. «Ahora están en una granja de La Arboleda», explicaba orgulloso. Amaia, su madre, pegó cerca una foto de su propio hijo. «Es que para mí él es mi mayor felicidad», decía orgullosa. Unos cactus con ojos vinieron a representar la anhelada independencia de un grupo de jóvenes que empiezan compartir casa. «La hemos puesto porque queremos que nuestra casa sea algo divertido», comentaban Urko y Miguel. Aparecieron en el muro los rostros del escritor israelí Amos Oz, de John Lennon y Paul McCartney dándose satisfechos la mano después de publicar 'Seargent Pepper' o la imagen de un pueblo donde el chico que lo puso, confesó haber pasado los más felices veranos de su vida. Laura colgó una foto grande de su novio, Pablo una de un campamento que fue con sus mejores amigos, Mario la foto de su hijo recién nacido, Carla, de la zambullida que se pegaron en el río el verano pasado. No faltan fotos de famosos de buen ver, destinos de viajes... Patricia pegó la imagen de una playa que recortó de una revista: «el lugar donde me gustaría estar ahora»... Distintas imágenes que pueden estar siendo o no compartidas por internet y redes sociales, que se llevan a la calle,  un relato aleatorio de vidas anónimas que deciden hacerse públicas. El resultado puede ser sorprendente. Puede dar lugar a un compartir lo que ese muro despierta en los allí presentes.

Este mosaico poliédrico de imágenes se construirá nuevamente el 9 de junio de 2012 gracias a las aportaciones de quienes acudan, imagen en acción que nos hace ver esa necesidad real de juntarnos con otros para vivir la vida, para construir esa felicidad que queremos y deseamos en nosotros y en el mundo. 

¿Nos animamos a construir nuestra felicidad? 

https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn1/26746_368847723526_7990573_n.jpg
Estar en contacto íntimo
no significa abusar de los demás
ni vivir feliz eternamente.
Es comportarse con honestidad
y compartir logros y frustraciones.
Es defender tu integridad,
alimentar tu autoestima
y fortalecer tus relaciones con quienes te rodean.
El desarrollo de esta clase de sabiduría
es una búsqueda de toda la vida
que requiere entre otras cosas mucha paciencia.
-Virginia Satir-

martes, 29 de mayo de 2012

ser feliz implica elegir




Ci adattiamo all’ambiente in cui ci troviamo = nos adaptamos al ambiente en el que nos encontramos. Tenemos esa capacidad de adaptarnos, de hacernos, incluso de dejarnos influir por ese ambiente, por esas personas con las que compartimos la vida. Si nos rodeamos de gente pesimista, aburrida, negativa, al final, terminaremos viendo la vida así de gris y tristona. Per questo serve circondarsi di persone che ci aiutino a crescere = por esto ayuda rodearse de personas que nos ayuden a crecer. Cuando frecuentamos gente divertida, optimista, con la que podemos compartir distintos espacios, esa positivdad también fluye y es contagiosa, nos hace ver la vida con más luz y con los ojos abiertos.

En muchos cursos que imparto me encuentro gente que afirma con rotundidad que tiene los amigos que tiene y ya está, como si fuera un boleto de lotería que les tocó en suerte y eso no se puede cambiar. Algunos están satisfechos con lo que tienen, otros no quieren ir más allá y prefieren hacer pactos de infelicidad instalándose en la queja. Los que se aventuran en hacer pequeños cambios, se dan cuenta que para crecer hace falta valentía y estar dispuesto a moverse del lugar donde se está. Cuando hablamos de tomar decisiones en las relaciones, descubren que son los propios miedos los que impiden abrirse a otras personas, plantearse nuevas relaciones, realizar otras actividades, esas trampas de la autoestima baja que recuerda todo lo que no podemos y no vamos a hacer bien, por eso se agarran a más vale lo malo conocido...  y por eso como todo cuesta, se quedan ahí. Muchos consideran que no tienen derecho a elegir, lo viven como algo egoísta y a veces pienso que también preferimos decir que algo no podemos, creer que estamos siendo egoístas, para no dar pasos y avanzar hacia el bienestar que realmente buscamos. 

Sin elección ni reconocimiento de nuestras propias necesidades no hay camino posible hacia ninguna relación porque la primera relación que no estamos cuidando es la que tenemos con nosotros mismos. Y si uno vive dejado con uno mismo, también puede que con los demás viva en plan rémora a costa de otro o de manera totalmente descompensada, negándose lo que necesita, haciendo concesiones que no nacen de la libertad. Cuando la amistad es ante todo una relación que se impone no es libre y en aclarar ese vínculo es en lo que tendremos que crecer. Tenemos derecho a elegir las relaciones que queremos tener. Sabiendo que no hay relaciones perfectas. Mantener la amistad no es fácil, ya que requiere de un esfuerzo de generosidad por ambas partes y muchas veces estos equilibrios que se viven con tanta energía y reciprocidad en época juvenil, en la vida adulta, a medida que vamos creciendo van cambiando y se van transformando. 

Nuestra vida, como un cuento, está llena de personajes que le dan sentido, de amigos que llegan y, a veces, también se van. Hay amigos de toda la vida, de ciertas etapas, de alguna época. Nuestros amigos forman parte de nuestra identidad, parte de nosotros, de nuestra historia. Así como podríamos contar muchas experiencias vitales que han alimentado y creado los vínculos que tenemos con nuestros amigos y esa gente que es importante en nuestra vida. Pero también sabemos cuál es nuestro historial relacional de rupturas y separaciones, algunos nos han dejado, a otros hemos dejado, de esas relaciones puede que hayamos aprendido algo o no, depende de cada uno.

Recientemente, en este último año, he cortado amistad con dos personas que formaron parte de mi círculo durante muchos años, una de manera más habitual que otra, en ninguno de los casos grandes amigas pero sí de relación cercana y de distintos espacios compartidos. En uno de los casos fui descubriendo que quería otra cosa. En el otro caso, las evidencias de la realidad rompieron lo que había entre ambas. Las personas que me quieren me ayudaron a ver cosas que no estaban funcionando o que podían ser de otra manera, me escucharon y me ayudaron a ver.  En ambos casos, reconocer la verdad me costó, en ambos casos, la decisión y la ruptura, son dolorosas así como sus consecuencias. Con una fue por descompensación, la balanza estaba continuamente volcada hacia la otra persona; en el otro caso, sus mentiras y silencios rompieron lo que había de verdad y de confianza entre nosotras. Aún me queda resituarme, todavía me quedan emociones atragantadas por ahí que tardarán en disolverse, todo duelo necesita su tiempo... En ambas relaciones he aprendido de mí y de esas personas y sé que esas experiencias también me ayudan a crecer y a elegir quien soy hoy.  

Me acuerdo que hace unos años un amigo tomó decisiones que me costó entender y sin embargo estaba haciendo ésto mismo: abrirse a otras personas, cerrar etapas, dar paso a nuevas relaciones, ampliar el círculo.  Cambiar el chip en nombre de nuestra salud emocional y estabilidad personal es importante, elegir con quiénes queremos compartir la vida, de quiénes nos rodeamos es cosa nuestra.

Sé que si no somos fieles a nuestro corazón, a lo que intuimos o descubrimos, a lo que la vida nos susurra o nos dice también de manera alta y clara, no seremos felices en ninguna relación, porque la primera relación que tenemos que cuidar es la que tenemos con nosotros mismos. Cuesta mucho dar pasos de mejora relacional y emocional, sin embargo, nos lo debemos si queremos algo distinto a lo que tenemos o de lo que nos quejamos, sino lo hacemos el problema no será de los demás sino nuestro. La decisión de ser felices empieza en nosotros y nos guste o no, implica elegir.

cosas que importan

Dicen que con los años nos afianzamos en lo que valoramos y que los errores nos ayudan también a dar valor a lo que de verdad importa, siempre y cuando queramos aprender de esas experiencias y de todas aquellas que vivimos. 

Cuando reflexionamos sobre las cosas que nos pasan, vamos siendo más o menos conscientes de las cosas que importan, al menos, las que nos importan a nosotros, esas que nos ayudan a elegir cómo queremos vivir la vida. 

Según pasan los años y según nuestra manera de mirar la vida vamos haciendo cribas y nos volvemos más o menos exigentes, más o menos tolerantes... Las experiencias en las que nos hemos sentido heridos, las personas con quienes hemos vivido conflictos y relaciones poco sanas, también traen una enseñanza para el presente y ese futuro feliz que implica elegir. Hacemos cribas en cuanto a situaciones que no toleraremos más, que no queremos volver a repetir, límites que no queremos sobrepasar o que otros sobrepasen; también en cuanto a personas con las que decidimos continuar compartiendo o no la vida y elegimos de qué manera serán esas relaciones.  

Para los que vivimos a ritmo rápido, qué bien nos hace encontrar unas pausas (como las de Kit Kat en España y en Argentina ¿se acuerdan? la pausa son 5 minutos y la Virginia es el té... jaja). Si queremos escucharnos un poquito tenemos que hacer algún corte a lo largo del día o de la semana para escucharnos, no es difícil reconocer internamente lo recibido, lo que necesita perdón, lo que todavía no está resuelto en nuestro corazón… así como agradecer y soltar, para recuperar ese espacio de receptividad que nos dice quiénes somos cada día y lo que de verdad nos importa.



lunes, 28 de mayo de 2012

aprendiendo

A mi ahijada más chica le pidieron que llevara al cole su muñeco preferido para compartir con sus compañeros. Las maestras cuentan que, a veces, a los peques les cuesta un poco ésto de compartir, es algo que aprenden a hacer de a poco.

Mientras miraba las fotos de la actividad pensaba en escribir, el ejemplo me resulta válido también para los adultos. Está claro que hay personas con más facilidad que otras, pero todas, en ocasiones, nos encontramos con esta dificultad: ¡lo que nos cuesta compartir esas cosas nuestras! Y no me refiero a cosas de uso personal o de tipo material; sino a nuestras a nuestra vida: lo bueno, lo de cada día, lo que no nos gusta de nosotros, lo que preferimos esconder, disimular, silenciar, lo que nos molesta, nos hiere o se nos hace difícil.

¿Cómo andamos? ¿Quiénes conocen nuestras cosas? ¿Con quiénes nos animamos a compartir lo que nos gusta o lo que nos duele? ¿Quiénes saben verdaderamente quiénes somos? 

Los nenes y nenas de 3 años de Bitácora de sala amarilla está dando sus pequeños pasos en dinámica constante de aprendizaje y van despertando a la vida. ¿Y nosotros? ¿Vivimos despiertos? Tengamos la edad que tengamos, sea cual sea la realidad que vivimos ¿a qué nos estamos atreviendo? ¿qué estamos aprendiendo? ¿en qué nos hace falta crecer?

QUÍTATE LA VENDA Y ABRE LOS OJOS
¡ES TIEMPO DE VIVIR!



jueves, 24 de mayo de 2012

vida compartida

Los que tenemos la suerte de tener uno, dos o varios hermanos o hermanas sabemos que aunque en algunas edades y en ciertos momentos de la vida uno los revolearía por el aire y querría ser hijo único, hay otros momentos en los que lo descubrimos como un auténtico regalo y nos sentimos agradecidos porque están. Me consta que los que no tienen hermanos siempre los buscan en buenos amigos. 

Podemos ser el día, la noche y las 4 estaciones del año en formas de ser, de pensar y de vivir, podemos de vez en cuando encontrar parecidos razonables, modos comunes y hasta reírnos de esas particularidades familiares y de lo que nos diferencia uno de otro. 

Las fotos nos recuerdan otras épocas, las imágenes que viven en nuestro corazón nos dicen lo que nos queda de herencia afectiva, las anécdotas de las cosas que vivimos juntos, las travesuras y meteduras de pata, las alegrías y los momentos dolorosos compartidos, lo que jugamos juntos, charlamos, lo que nos hicimos rabiar, las peleas, esos momentos de amor odio y de reconciliación,... esa historia narrada una y otra vez años más tarde para que no se nos olvide nada de lo que pasó aquel día o esa vez que fuimos a tal lugar o cuando estuvimos con... dice mucho de mi relación con mi hermano, con mi hermana y tiene que ver con mi propia historia afectiva.

Dicen que la familia no se elige, la familia te toca, sin embargo, con el paso de los años, cuando vamos creciendo, elegimos cómo queremos que sea nuestra relación con nuestros hermanos y con el resto de nuestra familia. Nadie nos enseña cómo es eso de crecer en familia, bueno, sí hay materiales, libros, cursos, que pueden apoyarnos por ahí, pero después se trata de vivir.... Entramos en el juego de la vida compartida. Vida que a veces es un caos y otras veces un espacio donde se puede seguir creciendo con sus diferentes momentos de alegría, de euforia, de serenidad, aún pasando por épocas de crisis, de estancamiento y de avance. Por eso sabemos de rupturas, actitudes de lo más generosas hasta lo más egoístas, acercamientos, distancias, aprendizajes  nuevos y esas cosas que vemos que ocurren en tantas familias. Hay familias donde los conflictos, los problemas, las dificultades se silencian, no se hablan, se toleran más o menos, se resuelven o son como un quiste infectado para toda la vida; otras optan por ganar en salud y hacen lo posible por resolver diferencias y circunstancias adversas, por ayudarse y cuidarse. A veces no nos planteamos nada, otras veces viene dado por la vida, sobre todo en situaciones que hay que responder en enfermedades y problemas de todo tipo que aparecen.

Si queremos crecer en los vínculos familiares, podemos elegir cómo vivir esas relaciones, no el día de mañana sino a partir de hoy. Podemos tener más o menos relación, favorecer esa comunicación o dejarla estar. Todos conocemos distintas relaciones familiares que entre sí se muestran afables, leales, íntimos, hostiles, indiferentes o apáticos. No hay relaciones ideales entre las personas y mucho menos entre hermanos, pretender que nunca haya conflictos es una fantasía de la que tendremos que despertar más de una vez, pero aprender a querernos mejor, una aventura que podemos hacer real cada día. 

Mi hermano se casa este año y hace poco hablábamos de que no es verdad que uno se casa sólo con la persona a la que quiere, uno pasa a formar parte de la familia del otro y el otro de la tuya, y tenemos que seguir creciendo juntos desde lo que nos aporta a cada uno la otra familia y lo que aportamos nosotros a la familia del otro. Y ahí siempre surgen tiranteces y la tentación de pensar que lo mío es lo mejor y los otros son los raros, que pueden serlo, pero son su familia, son mi familia... y tenemos que aprender a convivir, querer conocernos, querer hacernos más familia, siempre que sea posible, que se pueda y que así lo decidamos unos y otros. Podemos ser más o menos independientes en cuanto a nuestra necesidad de estar más o menos juntos o de mantener contacto, pero seguimos trenzando hilos, las parejas respectivas y las familias se entrelazan con nuestra historia familiar que se amplía, se mezcla, se prolonga y hace que siga siendo importante mantener viva nuestra historia común, que empezó allá lejos y hace tiempo y cada vez puede ser más vida compartida.

miércoles, 23 de mayo de 2012

http://equilibrioyeleccion.files.wordpress.com/2010/07/cuando-empece-a-quererme-empece-a-tomarme.jpg

momentos así

El viernes fue el día que mi semana hizo ¡pof! Me sentía cansada y sin fuerzas para más, así que me lo tomé con un poco más de calma, sin necesidad de estar al 100% pude llevar a cabo el resto del día. Cuando es la intuición y nuestra propia sabiduría interior las que nos guíen, nos podemos sorprender de las cosas que llegamos a hacer.  Con un poco de humor, a ritmo más ligero y seguí adelante con los compromisos de la tarde. 
 
Hay espacios en nuestra vida y personas que nos ayudan a reconciliarnos con la vida y esos momentos son una bendición.  El viernes a la noche fue uno de esos espacios para mí, se dio en el mejor momento, porque al menos para mí era necesario. 

http://cabeceras.eldiariomontanes.es/concurso-fotos-navidad/fotos/webs/brindis-de-amistad-689.jpg 
Hace tiempo aprendí que esconder nuestra vulnerabilidad impide que las demás personas se acerquen de la manera que precisamos o anhelamos, por eso la apertura en momentos así, depende de nosotros. Mostrarnos tal cual somos es la mejor manera de estar rodeados por gente afín a nosotros. Abrirnos a personas de nuestra confianza y compartir con algunas de ellas lo que nos afecta, nos puede ayudar a vivir de otra manera. 

La cena del viernes fue así, el mejor espacio de la semana, para charlar y descansar, para que yo pudiera ver las cosas de otra manera y tuviera la oportunidad de sentirme querida.

El contacto con la gente que quiero es lo único que no cambiaría por nada del mundo, a pesar de que algunas veces paso cierto tiempo sin ver a amigos o familiares por estar demasiado atareada o cansada, es de las cosas que me ayuda a vivir de manera más sana.

martes, 22 de mayo de 2012


lo que pasa cuando parece que no pasa nada

No sé en otros lugares del mundo, pero en éste no para de llover hace varios días. Muy propio de la estación primaveral que atravesamos por estos lares y que da lugar a esos dos dichos: "en abril, aguas mil" y "en mayo, no te quites el sayo". Hoy asoman tímidos rayos de sol y las nubes parece que de vez en cuando se desplazan de nuestros cielos para dar paso al sol, que en cuanto venga, brillará con fuerza. Estos días pasados por agua parecen todos iguales aunque cada día lo marquen nuestros ritmos de compromisos y tareas.A veces nos da la sensación de que no pasa naranja, que no pasa nada, sin embargo, sabemos que cuando parece que no pasa nada, se pueden estar gestando cosas nuevas ¡y nosotros sin saberlo! Hasta que llega el día en que descubrimos algo de otra manera, nos vemos de manera diferente, sentimos que el día no es igual que los demás, parece que sin saberlo, algo está pasando. 

Miles de ejemplos cotidianos nos hacen más conscientes de que la vida está ocurriendo y muchas veces estamos a otras cosas pensando que son las importantes. Continuamente lo veo en los demás pero también en ocasiones lo descubro en mí. 

Formo parte de una red de apoyo y escucha a personas que no tienen otro tipo de apoyos, hago entrevistas a personas que a través de una derivación de otros profesionales llegan buscando un espacio puntual. Antes y después de ésto hay una coordinación con otros profesionales o servicios de la ciudad. Ayer entrevistaba a una mujer que por circunstancias nada favorables había tomado la decisión de abortar al hijo que espera. Aún asumiendo un conflicto muy fuerte, tenía la decisión tomada. Hasta que el domingo a la noche sintió por primera vez que su bebé se movía dentro suyo y se dio cuenta que no podía hacerlo. Sintió que su hijo la empujaba a la vida. Lloró un largo rato rodeando su panza con los brazos y en medio de sus lágrimas pidió perdón a su hijo por lo que quería hacer, casi sin darse cuenta en ese gesto, nació el compromiso con la criatura que espera y con su propia vida. Ayer me lo contaba y en la entrevista veía a otra mujer que la que había conocida semanas atrás rota y desencajada. Ella siente que algo nuevo es posible, que ella ayudará a que sea posible. 

De la misma manera, una compañera me hablaba de la relación a distancia con su pareja que por circunstancias de ambos se complica eso de verse los fines de semana, después de estar unos días quejosa y lamentando su suerte, pensó que más que por teléfono, vale la pena verse y se compró un pequeño aparato portátil para usar el Skype y poder hacer llamadas gratuitas, hablar, verse y suplir de esta manera lo presencial que actualmente no goza de mucha frecuencia pero esta manera, lo hace posible y mejor eso que nada.

A veces pensamos que no pasa nada, que no podemos hacer nada más, hasta que nos sentimos capaces de darle la vuelta, de buscar el modo y hacer lo que sí podemos. Yo, hoy descubrí algo que no sabía cómo concretar y después de mucho tiempo, encuentro una manera, ahora manos a la obra, para ver cómo hacerla!

lunes, 21 de mayo de 2012

http://www.andresvegas.es/wp-content/uploads/C%C3%B3mo_afrontar_ciertas_cosas1.png

¿realmente quiero? ¿por qué no ahora?

A la hora de dar el salto es cuando se descubre la verdad de nuestros deseos. Decimos que deseamos muchas cosas, que nos gustaría... pero a la hora del salto real y concreto es cuando vemos lo que hay de verdad. Nos tenemos que enfrentar con nuestros miedos y comodidades y responder. No siempre daremos la misma respuesta, dependerá de muchas cosas, pero siempre de nuestra elección. La realidad se encarga continuamente de devolvernos al momento presente, de bajarnos de las nubes y de los peliculones mentales y recordarnos los asuntos que tenemos pendientes. A veces nos la pasamos hablando de cambios que nos gustarían pero si la oportunidad apareciera delante ahora mismo: ¿lo haría realmente? ¿estoy preparado?

Los adultos mayores de nuestras familias y con más experiencia de vida, siempre dicen que nunca se está verdaderamente preparado para casi nada en la vida, pero no por eso uno deja de arriesgar y de dar pasos. De hecho, sabemos que esperar el momento ideal puede postergar también muchas otras oportunidades de vivir lo que realmente podemos en este tiempo de la vida. 

Continuamente las buenas películas y los libros que van a lo esencial del corazón nos recuerdan que la vida pasa volando, que es importante vivirla de verdad, permitiéndonos ser felices y ayudándonos a conseguirlo. Si realmente quiero algo ¿por qué no ahora? A veces pensamos que es tirarse a la piscina cuando no hay agua pero esas son más imaginaciones nuestras, nada es tan tremendo que no pueda vivirse, dando pasos pequeños o más grandes que nos encaminen a nuestros objetivos.

Somos artistas en la postergación. Cualquier pequeño cambio por sencillo que es cuando lo analizamos racionalmente nos parece un mundo y, por distintas razones, que cada uno conoceremos porque son sólo nuestras, dejamos de hacer a veces hasta lo que más deseamos y nos conviene. Cualquier movimiento, cambio, nos asusta. Aunque presumamos de lo contrario y digamos lo abiertos que somos a la vida tal y como viene, lo cierto es que muchas veces si no tenemos todo bajo control, no saltamos ni en pedo!!!  Aún a riesgo de vivir vidas grises, preferimos quedarnos como estamos. A veces tomamos decisiones a lo loco y tampoco es eso. Generalmente, nos movemos entre dos polos: o nos instalamos en la rutina o en la novedad, ambas nos hacen huir de lo que realmente queremos, una porque nos deja pasivos y cómodos y no nos hace correr riesgos ni complicarnos la vida tal y como ahora la tenemos, y la otra porque nos hace querer escapar de cualquier cosa que necesite tiempo y constancia para realizarse, como si la vida de cada día no tuviera su propio afán. Seguro que si leemos ésto pensamos "esto le pasa a Fulanito..." porque detectamos más cómo están los demás que lo nuestro, y quizás tendríamos que ir sabiendo que si identificamos mejor lo de los otros, mejor, mirarnos por dónde andamos nosotros.

Podemos empezar con ejercicios de lo más corriente y fáciles para descubrir cómo andamos realmente en tema de cambio y si realmente queremos hacer algo. Mirar la lista de esas cosas continuamente postergadas y hacerlas de una vez por todas, elegir las que podemos asumir esta semana y simplemente hacerlas. También pensar en un hábito cotidiano, por ejemplo, la forma de desayunar o de poner la mesa, el leer el periódico de una forma determinada, encender la tele o la radio al llegar a casa... lo primero que se te ocurra. Esta semana altera ese hábito solo un poquito y mira cómo te sientes con esta variación.

Si realmente quiero ¿por qué no ahora?

domingo, 20 de mayo de 2012

aprendizajes de la vida

Hasta ayer, como quien dice, he jugado intensamente a ganar
en todos los campos considerados importantes:
la vida, la fe, la verdad, la política, la comunidad, la ideología,
el trabajo, la solidaridad, el crear referencias, el ejercicio del poder…
y otros que ya ni recuerdo o han cambiado de catálogo.
 
Y he peleado a fondo en encuentros, asambleas, reuniones y debates;
en propuestas, documentos, discernimientos, votaciones y elecciones;
con personas, grupos, reglas y costumbres, presentes y ausentes.
 
Ahora ya no. Ahora sólo me preocupa, Señor,
respetar y seguir viviendo; dialogar y, si es posible, entendernos;
y convencer de ello a quienes tanto se me parecen.
Y si para ello hay que salir de uno mismo e ir hasta los confines del mundo,
lo haré con gusto, aunque las amenazas pueblen el horizonte y el presente que nos toca vivir 
si queremos seguirte.
 
Quizá así te escuche, quizá así guste tu mensaje
y me descubra discípulo tuyo en todas partes. 

Florentino Ulibarri

para seguir andando, para ser felices

A Víctor y a mí nos encanta escribir e intentamos seguir dando pasos en este compartir lo que descubrimos, reflexionamos... No sé si lo conseguimos, pero intentamos desgranar lo que nos resulta esencial en el vivir. Él lo hace desde las redes sociales y yo desde este blog. Hoy nos unimos para compartir el sentido de una fiesta cristiana que hoy celebramos. Escribimos sobre ella porque tiene tanto que ver con nuestra vida y con cosas que se reflejan en este blog que pensamos que así dábamos la oportunidad de redescubrirla a creyentes y no creyentes que les pueda interesar. Víctor y sus palabras han venido más de una vez a este lugar en el mundo y hoy no iba a ser menos, unimos nuestras palabras con el deseo de que nos ayude a entrar en el corazón de las cosas que intentamos vivir.
Hoy, domingo 20 de mayo, los creyentes celebramos la fiesta de la Ascensión de Jesús al cielo. Algo que para nuestro lenguaje contemporáneo tiene poco significado y una fiesta que pasados los años nos cuesta entender sobre todo si no sabemos de qué va la cosa.
Ascender sí, pero ¿de qué manera? Celebramos la Solemnidad de la Ascensión de Jesús al Cielo, junto a su Padre, ocupando su lugar en la Plenitud feliz a la que todos también estamos llamados a participar. Este lenguaje que nos queda grande, suena muy de Iglesia, no deja de ser un misterio, como tantos en la vida, al que estamos invitados a asomarnos, que tenemos que descubrir. En el fondo es también nuestro deseo (hasta el de los más ateos) que por una vez ¡coincide con el de Dios!: ser felices.
García Márquez tiene una frase que nos ayuda a entender esto de la ascensión: “He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada”. Es decir, la felicidad no está sólo en la cima. 
Nos empeñamos y fijamos con llegar a “cimas” en nuestra vida, nuevas o antiguas metas personales, y postergamos la felicidad para el futuro… Se nos olvida que la clave está no en a dónde llegar, cuánto dinero tener o cuán buen puesto laboral y status conseguir, sino en “ascender” -acercarnos más- simple y llanamente, a nuestro ritmo y al ritmo de Dios y de la Vida... Para esta ascensión no valen atajos, no hay ascensor directo ni escalera mecánica ni tan siquiera una miserable rampita: hay que afrontar lo abrupto de la vida con paciencia y con constancia, dando lo mejor en cada paso, generosamente.
Víctor dice que su papá en las largas caminatas con él en la montaña le decía: “Cuando estés cansado de subir no te pares, Víctor, afloja el ritmo un poco; pero nunca te pares, porque si te paras te enfrías, y después es mucho más duro echar a andar”. En la vida, cuando se nos hace cuesta arriba, podemos decir igual: no te pares, afloja un poquito. Pero ¡sigue andando!
Cuando alguien importante en nuestra vida deja de estar presente, sentimos el vacío de esa ausencia, solemos decir que lo extrañamos, que lo echamos de menos. Para seguir andando necesitamos presencias que nos den apoyo y que nos hagan sentir que no estamos solos. En todo momentos de la vida, sabernos acompañados nos hace sentir mejor. Sólo desde el amor podemos entender lo que significa estar junto a alguien que necesita un rato de cariño, de escucha, de compañía, de risas, de apoyo... Cuando nos sentimos acompañados, queridos, cuidados, sabemos lo salvador que puede ser un encuentro con otra persona, lo transformadora que es esa sensación para seguir andando y ser felices en todo lo nuestro.
Jesús se va junto al Padre Dios pero no nos deja solos. Dios sigue presente en el mundo de otra manera, con una presencia resucitada para nosotros y a través de tantas y tantas personas con las que compartimos el día a día. Esa mano amiga, esa oreja que escucha, ese abrazo para días revueltos, esa presencia sanadora, esa entrega generosa para que otros tengan esperanza y confianza en medio de la vida. De todo ésto algo sabemos, aunque nuestro lenguaje de la vida sea otro. Sabemos que el mundo de hoy nos necesita presentes, para seguir construyendo un lugar más habitable y humano, acompañando especialmente a los que lo pasan peor, a los que necesitan más y muchas veces no están muy lejos de nosotros. Y nosotros, que no todo lo podemos, para esos tiempos más arrugados, cuando la vida, pesa pero también cuando estamos bien y queremos avanzar, seguimos necesitando alguien a quien acudir, para ¡seguir andando y para ser felices!

sábado, 19 de mayo de 2012

ciclos de vida

Este video está dedicado especialmente a todas aquellas personas que están finalizando algo en sus vidas y les está costando trabajo concluir, cerrar, soltar. Que estas palabras sirvan para acompañar esos momentos y para no dejar pasar las nuevas oportunidades de vivir que ya la vida está trayendo.  Por etapas nuevas, por seguir creciendo y siempre mirar hacia adelante!!! 

Hay personas y cosas maravillosas que nos están esperando. 
¡¡No dejemos de confiar y sigamos invirtiendo en presente!! 

viernes, 18 de mayo de 2012

expresión creativa


 

Un amigo artista dice que necesitamos recrearnos y es verdad, el arte tiene un imán que nos hace sentir mejor, porque la belleza atrae belleza, jaja... por eso, traigo esta muestra de expresión artística para que nos recreemos con la belleza que las personas somos capaces de crear cuando nos animamos a expresar lo que vemos y sentimos, cuando sacamos a la luz nuestras capacidades creadoras.

 
Estas fotos participan en Temps de Flores, un proyecto de fotografía artística que da el punto de vista de varios fotógrafos sobre una exposición de flores en monumentos, patios y jardines que organiza cada año el ayuntamiento de Girona. 

Me consta que Girona es una ciudad preciosa y en esta época del año que por este lugar del mundo estamos de primavera, estará mucho más engalanada llena de flores.  

Este proyecto está abierto a la participación 
de todo el mundo que quiera enviar sus propias fotos... 
 
¡¡Feliz fin de semana!!  
Que tengamos ocasión de recrearnos 
y disfrutar de las cosas lindas de la vida.



oración del mate

A todos los que les gusta tomarse unos mates en buena compañía

Si Jesús viviera en Argentina en esta época 
no sería raro que hubiera elegido el mate y el pan para compartir con los discípulos.
 El mate tiene el mismo sentido de compartir y de unión que mostró Jesús.

Enséñanos a tomar mate, pero que no sea el mate del rito y la rutina 
Que sea el mate del amor fraterno, que nos deje el sabor a vida nueva 
Que sea el mate "que pierde el tiempo", cuando hay otro que quiere compartirlo 
Que sea el mate que celebre siempre, al amigo oportuno que se acerca 
Que sea el mate creador de espacios, donde el otro encuentre la paz y la confianza 
Que sea el mate que suavice heridas, y acorte horas de cansancio y soledades 
Que sea el mate una buena nueva, un canto a la amistad, un modo de amar y dar la vida

http://2.bp.blogspot.com/_9gkwfUtI9FI/S0VYSrqgRhI/AAAAAAAAAZ4/sbFWlWJP5sI/s400/mate.jpg

jueves, 17 de mayo de 2012

a menos del 100%

Hoy es de esos días de sentir más el cansancio, de esos de los que el cuerpo no te sigue, ya es el segundo post donde lo digo... En fin, con las energías también más justas pero sin problemas para decirlo, porque es más liberador que poner cara de naaa, no pasa naa. Como dice Mariano ¡qué día! pero afortunadamente sólo son 24 horas, mañana será mejor...

Estoy un poco quejosa por el cansancio, me sale eso y algo de mal humor también... y todavía tengo cosas que hacer a la tarde.... me vendría genial que otra persona llevara la responsabilidad en los lugares en los que habitualmente estoy yo a cargo. El cansancio de final de curso pre veraniego se va notando. Siempre hago con cariño y responsabilidad las cosas en las que me comprometo pero en días como hoy que me vendría al pelo ser una más y no llevar la voz cantante, nunca mejor dicho. Pero es algo que hoy por hoy no puedo hacer y hoy justamente hoy, me cuesta más. ¿Algún día podré hacerlo? Son los días en los que clamo al cielo pidiendo ayudita. Ni con todos mis empeños en animar a nuevos hay posibilidad de que lo haga otra persona, al final a la hora de dar el salto, la gente y el problema de los atrevimientos está en todos los ambientes. Hay personas muy buenas, de esas que no fallan, que están, que vienen, pero no dan más pasos y eso no se puede forzar;  a veces me cuestiona si lo estaremos haciendo bien o es que realmente no hay más de dónde rascar. Consigo que gente se anime y se sume pero nadie quiere asumir la responsabilidad... lo bueno es que hago posible que otros vivan y participen, lo no tan bueno es que cuando estoy cansada o suspendemos o nadie me sustituye... puedo seguir pidiendo -a veces es pedir peras al olmo- que haya nuevos colaboradores que quieran compartir responsabilidades... quizás algún momento esto pueda darse... 

También sé que es lo que ahora me toca vivir y también aprendo de ello, aunque me gustaría estar más acompañada por iguales con los que trabajar todo me empuja a hacerlo sola, me viene bien a curtirme en dar la cara, en delegar cosas en otros, cuidar los espacios, las personas... Sin renunciar al equilibrio personal entre tenerme y darme, aunque a veces qué dificil. Lo que cuestiona y produce cambios, ayuda a crecer, da la posibilidad de seguir armando la realidad que queremos... de eso no me arrepiento, aunque ahora esté cansada, me alegra elegir mi manera de vivirlo y asumir mi parte.

Lo que estoy aprendiendo y practicando más es a decir que no, poner límites y renunciar a estar para todo y para todos siempre disponible, en eso noto que me valoro más y me ayudo a vivir mejor... STOP. Hoy no, necesito cuidarme y que me cuiden, pero no cualquiera.... así que empiezo por cuidarme yo y pedir mimos y lo que necesito a quien me lo puede dar... a vivir las cosas sin exigirme estar al 100% si estoy en otros porcentajes más bajos.
 
Un amigo siempre me dice que tenga cuidado con lo que deseo que se cumple!!! Hace un rato recibía un correo que estuve esperando muchísimo tiempo en respuesta a un proyecto. Nunca me contestaron y total que va y llega hoy, justo hoy, una respuesta con un encargo!!! Fue leer el correo y pensar: Mola! Sí! Genial!! Y acto seguido: Pero si no me da tiempo!! Que yo no vivo allá!! Que me faltan mil cosas!! Que mañana no seré persona!! Esa mezcla de agobio, ganas de llorar, y a la vez de cierta ilusión porque es verdad... porque hay cosas que deseamos y a veces se pueden cumplir, aunque suponen un extra de dar lo que ahora mismo...

Necesito vacaciones, desconectar... pero todavía falta, así que... Fue más fuerte que yo, me tiré a dormir un rato después de esta mañana tremenda. Ahora estoy despierta y soy consciente que necesito más descanso que la de esta siesta cinco minutera. Me lavé la cara, mientras decido si quiero un café o un té, a ver cómo hago frente a este encargo, me pongo manos a la obra, a ver si me voy sacando los cansancios y los nopuedos de encima que hay ratos que me enroscan más de lo que me gustaría.  

Lo leí en un post de Facebook
Nadie nos dijo que la vida era bonita y fácil pero tenemos la oportunidad de vivirla y por ello tenemos mucha suerte aunque en ocasiones no lo creamos. Siempre hay que mirar para adelante, siempre vienen mejores tiempos. Aunque a veces la vida no nos parezca justa tenemos el lujo de vivirla y cada día nos enseña nuevas lecciones aunque a veces no lo veamos así... a todo hay darle la vuelta. Un besote!!

Creo que me vendrían bien unas happypills ¡¡voy a por mi frasquito de emergencia!!  

https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-snc6/p480x480/148729_467706819912004_409254635757223_106623333_702180889_n.jpg

un poco de luz


En tus manos mi esperanza, Señor.
Ante ti te muestro mi vida,
lo que alegra y lo que me preocupa,
mi realidad y mis sueños,
mi ayer, el hoy y mi mañana.
Me confío en ti, Dios de la Vida,
para que me guíes por tus caminos.
En tus manos pongo mi horizonte
para que tu amanezcas en mi camino.
En tus manos pongo mi esperanza
porque confío en ti, Señor,
Dame fuerzas, Señor, para vivir hoy,
para vivir la vida con otros ojos,
para vivir con esperanza,
porque aunque lo de hoy me cueste,
contigo, viene lo mejor.


Hoy, 17 de mayo, es el día de internet y este lugar en el mundo rinde su particular homenaje agradeciendo poder estar sostenido en esta gran red que facilita un espacio donde expresar y compartir y llegar a lugares del mundo tan plurales y diversos como son los corazones que lo reciben. 

Hoy, 17 de mayo, es el cumpleaños de mi amiga Marina. Como le dije a ella: a partir de ahora se viene lo mejor!!! Así que hay que celebrarlo!!! Y sé que ella este año lo está celebrando de manera distinta y especial. Decidiendo qué de diferente puede tener la celebración de un cumple, asumiendo retos nuevos, dándole la vuelta a lo que ya vive..

Esta mañana hablaba con una mujer que está haciendo frente a un problema muy complicado en lo económico con su casa y en su matrimonio y valorábamos alternativas realistas para ir resolviendo los conflictos que está teniendo. Y a raíz de eso y de varias situaciones complicadas que últimamente me están tocando y que tocan el cansancio que últimamente siento, pensaba hace un rato en ésto. No lo sabemos a ciencia cierta, pero lo deseamos. Estamos intentando ver cómo podemos hacerlo mejor. Es importante pensarlo y ser realistas en ejecutarlo, aunque muchas veces nos perdemos por el camino y no concretamos. Nada nos asegura que lo conseguiremos, y a veces aunque nos comprometemos a fondo, puede que esto no salga bien. Pasa continuamente, hasta los mejores proyectos se caen y nos cuesta un siglo y medio reponernos de eso. Sin embargo, a veces, descubrimos claves, lucecitas, que nos dicen que hay camino. Nos toca a nosotros correr el riesgo de atravesarlo y asumir que podemos salir magullados o quizás descubrir que no fue para tanto. La experiencia es personal. No hay garantías más allá de las que nos dan nuestras intuiciones y certezas. Cada uno hacemos nuestros propios aprendizajes y llegamos a nuestras conclusiones, según lo que descubrimos a medida que vivimos.

Damos pasos, intentamos avanzar a medida que nos comprometemos y nos equivocamos, más de lo que desearíamos, pero sabiendo que eso es parte del aprendizaje de vivir. A veces nos damos cuenta que la vida puede ser de otra manera y es esa capacidad de ver la vida con otros ojos la que nos ayuda a descubrirla. Así podemos lanzar un ancla en que podremos ver un futuro mejor y será posible. 


Estamos habitando nuestro presente que es lo que es verdaderamente nuestro: lo que vivimos aquí y ahora. Mientras preparamos la comida, mandamos un mensaje, mientras estamos concentrados en el trabajo, buscando a los chicos en el cole o en casa de la abuela, el rato sagrado de sofá o esos cinco minutos volviendo del trabajo, cuando vamos a hacer la compra o hablamos por teléfono con alguien que queremos... Ese momento presente que nos lleva una y otra vez a la realidad, a dedicarnos a vivir ese hoy que dura el tiempo que estamos haciendo lo que hacemos ahora, en mi caso escribir ésto. Y así cada actividad del día, donde decidimos qué hacer, qué no hacer, qué queremos.

Está claro, todos necesitamos algo para vivir lo que nos viene: sea un año más, sea una mala noticia, sea un día gris, un cambio malo o favorable, los retos que nos proponemos, una alegría, sea lo que sea... Seguimos necesitando pequeñas y grandes luces, la del candil y la de la lámpara pero también las de las pequeñas velas, que comparten su luz y unidas dan más brillo. Así mutuamente podemos descubrir luz en personas y acontecimientos para ver con más claridad las cosas que tenemos delante.

Ver la vida con una mirada distinta permite que la realidad se transforme y veamos más cosas de las que habitualmente vemos. Deseo para mí y para todos los que comparten este lugar en el mundo, que descubramos esa mirada distinta. Y si no es un buen día, si estamos cansados, que podamos expresarlo, porque también habla de nosotros y de lo que estamos buscando. 

miércoles, 16 de mayo de 2012

para los que piensan que no se puede

Son muchos los que hoy definen nuestro mundo como una época de incertidumbre y de gran complejidad, donde todo se ha de reinventar. Esta realidad genera una gran demanda de respuestas y la necesidad creciente de buscarlas y encontrarlas en nosotros mismos y en los demás. Todos de alguna buscamos cómo estar de la mejor manera posible y cómo hacer para que otros también puedan estar y vivir mejor. 

Me encanta contar buenas noticias y traerlas a este espacio.Y la de Somos la banda Motxila 21 es la mejor noticia del día de hoy. Aquí dejo este videoclip optimista, alegre, contagiando la vida que todos llevamos dentro y que sólo hay que dejarla salir... 

Motxila21 es un grupo de música formado por 12 chicos y chicas con síndrome de Down y 7 voluntarios, surgido por el amor a la música y el esfuerzo de la superación. Son muchas las ocasiones en las que la gente suele preguntar por el significado de Motxila21; es la mochila la que le pesa al cromosoma 21, esa que hace que las personas con síndrome de Down sean lo que son, personas que necesitan expresarse, divertirse, comunicarse, en definitiva, hacer lo que todos deseamos y amamos. 

En escena lo que se ve es a un grupo de personas capaces de divertirse, comunicarse y de emocionarse a través de la música, y ésta a su vez les aporta ilusión y sueños. Con la mochila son capaces de realizar un viaje musical inolvidable. Ese es el viaje al que invitan a todos los que los quieran escuchar... sobre todo a los que piensan que en la vida no se puede!!!