sábado, 5 de mayo de 2012

¿por qué no va a ser posible?

A veces pienso que vivimos como acomplejados, como si no fuéramos capaces de hacer tantas cosas y nosotros mismos nos encargamos de decepcionarnos y decirnos que no se puede. Es verdad que hay que vivir con dosis de realidad y con los límites que tenemos pero no son excusa para que dentro de lo que sí podemos, hagamos lo que deseamos. Muy común, sobre todo en las mujeres, no permitirnos ciertas cosas, porque pensamos más en los demás o porque no nos parece necesario.
Raúl Córdoba, un educador y coach al que tuve la ocasión de conocer gracias a las redes sociales, dice que a veces, cuando comparte sus ilusiones y  sus proyectos, muchas personas le dicen: “Tú no puedes. Es imposible”.  Esas mismas personas, en la mayoría de ocasiones se definen como sus amigos cuando son en realidad sus primeros enemigos. Él dice que tiene claras dos cosas: 
1. Quiénes son realmente sus amigos 
2. Que ahora sabe que va a conseguir con toda certeza sus propósitos, porque no piensa darles la oportunidad que le digan “Ya te lo dije”, "Tú no puedes".
 
¿Acaso no consiguieron otras personas lo mismo que tú ahora deseas? Acuérdate: SI SE QUIERE, SE PUEDE. 
 
Hoy, un amigo contaba con alegría que sus papás cumplen 51 años de casados y estaban viviendo el día con mucha alegría... SI SE QUIERE, SE PUEDE. 
 
De la misma manera que podemos recorrer kilómetros para amanecer en un lugar distinto y regalarnos un poco de aire y descanso, es posible maravillarse por un nuevo día, por la sonrisa de tu peque cada mañana... Es posible comenzar nuevas relaciones, proyectos. Es posible cambiar, equivocarse, arrepentirse. Es posible elegir de nuevo y decidir cómo hacer algo mejor con nuestra vida, ¿por qué no se va a poder? 
 
Como un mantra, en un cartel bien grande tendríamos que tenerlo a la vista, repetir y recordarnos SI SE QUIERE, SE PUEDE y desplegar nuestras energías en hacerlo posible. Ser capaces de vivir y poner todos los medios que hagan falta para conseguir lo que queremos. Y nos cuesta,  muchas veces también nosotros nos impedimos llegar a más, pero vale la pena intentarlo, porque ¿por qué no va a ser posible?