viernes, 26 de octubre de 2012

sobrellevarse

No es una expresión que usemos mucho que digamos, tenemos más a mano eso de "vamos tirando", "hacemos lo que podemos" que es la versión más coloquial. Sobrellevarse. Lejos de ser un amor idealizado, de cuentos infantiles, con los años vamos descubriendo que las relaciones con los demás no son fáciles y tenemos que aprender cómo vivirlas mejor.

De la misma manera que hay aprendizajes que se pueden hacer para sobrellevar el estrés o para aprender a manejar la ansiedad y los conflictos, se puede aprender a vivir mejor en relación a otras personas, especialmente la pareja, la familia y los amigos más próximos. El amor y la intimidad siempre entrañan el riesgo de salir lastimado y queriendo o no, nos lastimamos. Cuando nos importa otra persona somos vulnerables e inevitablemente viviremos momentos en esas relaciones de conflictos, de desencuentro, de crítica, de frustración, de decepción, que nos harán sufrir de alguna manera.  

Si no hemos aprendido a reciclar nuestras emociones pueden suceder dos cosas: contaminamos nuestro interior con residuos emocionales tóxicos o ensuciamos nuestras relaciones. Lo que llevamos dentro se refleja en el exterior, y a la vez lo exterior afecta nuestro interior. Por eso hoy cada vez más está demostrado que padecemos mucha más contaminación emocional que atmosférica. Cada persona somos responsables de nuestras emociones y tenemos que encontrar la mejor vía para darles salida para ganar salud con nosotros mismos primero  y en relación con los demás después.

Quizás hoy podemos dedicar un tiempito, pararnos con humildad y poner sobre la mesa alguna de esas relaciones que se nos resisten o nos resulta más difícil vivir. No hace falta darnos mucha manija, son esas con las que tenemos que lidiar actualmente y que, a veces, nos desilusionan y disgustan. Podemos revisar cómo las estamos viviendo, qué emociones se están moviendo en nosotros en este momento. 

Tenemos el derecho a decidir en quién vamos a invertir nuestra energía amorosa y por eso es importante saber en qué punto estamos tanto como si estamos dispuestos a crecer en esa relación para poder sobrellevarnos y querernos mejor.