viernes, 30 de noviembre de 2012

109 años de optimismo

Ante las malas noticias de nuestro  mundo y contratiempos, ante cambios laborales, cuando aparece una enfermedad o alguien se separa de su pareja o muere un ser querido... nos desmoralizamos, nos rendimos, multiplicamos las quejas y los motivos por los que sentirnos desgraciados, perdemos fuerza y energías. Las situaciones nos pueden. La mayoría de personas nos hundimos cuando la vida se nos hace más cuesta arriba de lo que consideramos normal, en lugar de vivirla en clave de posibilidad, como tiempo de crecimiento. Una vez más, cada ocasión encierra oportunidades que tendremos que descubrir.

Traigo el testimonio de Alice Sommer, una anciana de 109 años de edad, la superviviente más longeva del holocausto. Me sorprende muchísimo la fortaleza de gente como Alice. Han vivido horrores inimaginables y aún así han salido adelante, han afrontado la vida con valentía y han dado un paso detrás de otro y lo más importante, se considera una persona 100% optimista. A pesar de haber sufrido el gueto de Praga durante la ocupación nazi y la perdida de gran parte de su familia en el campo de concentración. Asistió al juicio de Adolf Eichmann, sobrevivió al campo de concentración de Theresienstadt y a los asesinatos de su madre, marido y amigos a manos de los nazis y, mucho después, a la prematura muerte de su hijo—, pero ella ha sabido vivirla sin amargura. Amiga de personajes como Franz Kafka o Sigmund Freud, entre otros, la música ha sido lo que le ha dado fuerza para vivir una vida sin amargura. Y por encima de eso, su capacidad de ver la humanidad de todos aquellos que la rodean, incluidos sus enemigos.
 

Sigue eligiendo ver lo mejor de la vida cada día. Cree que la risa es lo mejor del mundo. Todas las noches, cuando se va a dormir, piensa que ha tenido otro día maravilloso, y que mañana lo volverá a repetir otra vez.

“No importa cuan difíciles sean mis circunstancias, 
siempre tengo la libertad de elegir como respondo a cada una de ellas,
mi actitud ante la vida y de cultivar la alegría. 
El mal no es algo nuevo en el mundo. 
Depende de nosotros decidir como respondemos a lo bueno y a lo malo".

 Fuente: BBC Mundo

Este video grabado hace ya un año es un regalo de optimismo para tiempos difíciles. No nos viene mal que alguien que ha vivido mucho mundo nos recuerde lo importante. Sin duda, la experiencia, siempre tiene algo que aportar. Podemos aprender de personas como Alice Sommer, que su vida guíe e ilumine un poco más la nuestra.

http://www.youtube.com/watch?v=PIG0CLi2DQM&feature=player_embedded

‘El mundo de Alice’ nos cuenta la historia real de Alice Herz-Sommer
Escrito por  Caroline Stoessinger

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Quedaría mejor decir "las personas" pero mayoritariamente somos las mujeres, a veces también algunos hombres, las expertas en embrollarnos, ultra preocuparnos, liarnos, complicarnos y hacernos auténticos nudos en situaciones, problemas, incluso con nuestras cosas. Sin embargo, está demostrado que hombres y mujeres, dentro de sus posibilidades y habilidades (esas que pueden aprenderse y mejorarse), somos capaces de encontrar soluciones que nos satisfagan y ayuden a vivir mejor. 

¿Seguro que lo has probado todo? 
¿Seguro que no hay otra manera de mirar las cosas?

Nada está decidido ni la suerte está echada, no somos de una vez para siempre, vivimos en una realidad dinámica, cambiante, como cada uno de nosotros, afortunadamente. Podemos elegir hacia dónde mirar y qué podemos hacer.  Enfurruñados y cabizbajos es una opción pero hay más...

Que esta ilustración y el sentido del humor nos lleven más lejos de donde ahora mismo estamos, que nos den pistas para encontrar soluciones creativas a esas dificultades de cada día, especialmente en esas que cargamos y están presentes de manera más aplastante y cabreante o se nos hacen cuesta arriba. 



 Se lo dedico a Marina
y también a todas las personas 
que hacen con cariño y dedicación su trabajo.

lunes, 26 de noviembre de 2012

a las personas que hacen más lindo mi mundo

10 pasos para quererte +

  • 1. Deja de criticarte. La crítica nunca cambia nada. Niégate a criticarte. Acéptate exactamente tal y como eres. Todo el mundo cambia. Cuando te criticas, tus cambios son negativos. Cuando te apruebas, tus cambios son positivos.
  • 2. No te asustes. Deja de aterrorizarte con tus pensamientos. Es una forma horrible de vivir. Busca alguna imagen mental que te produzca placer (la mía son las rosas amarillas) e inmediatamente reemplaza el pensamiento aterrador por uno agradable.
  • 3. Sé amable, apacible y paciente. Sé amable contigo. Pórtate bien contigo. Ten paciencia contigo mientras aprendes esta nueva forma de pensar. Trátate como tratarías a una persona a la que verdaderamente amas.
  • 4. Sé tolerante con tu mente. El odio a uno mismo es el odio a los propios pensamientos. No te odies por tener los pensamientos que tienes. Cámbialos suavemente.
  • 5. Elógiate. La crítica destruye el espíritu interior. El elogio lo construye. Elógiate todo lo que puedas. Alábate por lo bien que haces las cosas, por más insignificantes que sean.
  • 6. Bríndate apoyo. Busca formas de apoyarte. Recurre a tus amigos y déjate ayudar. Es muestra de fortaleza pedir ayuda cuando se necesita.
  • 7. Sé indulgente con tus aspectos negativos. Comprende que los creaste para satisfacer una serie de necesidades. Ahora estás encontrando formas nuevas y positivas de satisfacer esas mismas necesidades. De modo que deja amorosamente que las viejas pautas negativas se vayan. 
  • 8. Cuida de tu cuerpo. Infórmate sobre cuál es la nutrición adecuada para ti. ¿Qué clase de combustible necesita tu cuerpo para obtener la energía y vitalidad óptimas? Infórmate sobre las distintas modalidades de ejercicio físico que existen. ¿Qué tipo de ejercicio te gustaría hacer? Mima y venera el templo en el que vives.
  • 9. Trabajo con el espejo. Mírate a los ojos a menudo. Expresa el creciente amor que sientes por ti. Perdónate mirándote al espejo.
  • 10. ¡Hazlo ya! No esperes a sentirte bien, ni a perder peso, ni a tener el nuevo empleo o la nueva relación. Empieza ahora a hacer cosas y hazlas lo mejor que puedas.

10 pasos para amarse + Louise L.Hay

viernes, 23 de noviembre de 2012

felices aún en tiempos de crisis

Asegura el doctor Luis Rojas Marcos que en España la gente es razonablemente feliz pero le cuesta decirlo. Y todavía más en tiempos de crisis, en los que reconocer que estás satisfecho con la vida “te puede hacer pasar por una persona insensible con todo lo que te rodea”. "¿Cómo voy a decir que soy feliz para que me tengan envidia o piensen que soy un ignorante y un insensible". Lo contrario de lo que ocurre en Estados Unidos, donde “se presume de ser feliz, se glorifica la felicidad”. Es una simple cuestión cultural.” 

¿Existe un perfil de la persona feliz? Los estudios demuestran que no.

Señala Rojas Marcos que no hay diferencias entre hombres y mujeres, ni siquiera entre ricos y pobres, con la lógica excepción de aquellos que no tienen sus necesidades vitales cubiertas, que sí encuentran dificultades para ser felices.”Sabemos que hay una serie de factores que a la mayoría de las personas les hacen felices”. Son lo que este psiquiatra denomina “parcelas de la felicidad". Las principales: las relaciones afectivas (familia y amigos), la actividad creadora, el sentirse útil, las aficiones y, aunque pueda parecer raro, también el trabajo. 

¿Cuáles son tus parcelas de felicidad?

“Está demostrado que si un día te quedas sin trabajo o sin pareja, lo vas a llevar mejor si tienes buenas relaciones con tu familia o con tus amigos”. Cuando se le pregunta al doctor Rojas Marcos “cuáles son los principales enemigos de la felicidad”, responde tajante: la depresión.”Si sufres una depresión, por definición, no puedes ser feliz, porque te han robado la esperanza, la ilusión, la energía”. También vivir en un estado de miedo y de ansiedad como de dolor crónico, son otros obstáculos para alcanzar la felicidad.


Se ha demostrado científicamente que si alguien se esfuerza por cambiar su expresión facial, por ejemplo, con una sonrisa, el estímulo llega al cerebro y hace que se modifique también el estado de ánimo. Por eso, si quieren ser un poco más felices, recuerden lo que dice el refrán: "una sonrisa cuesta menos que la electricidad pero da mucha más luz". ¿Qué esperan para encenderla?

 
 
Descubre tus parcelas de felicidad, 
cuídalas y habita en ellas.

Gracias Borja por compartirlo!!!

miércoles, 21 de noviembre de 2012

in crescendo

Las últimas horas de la tarde de ayer se me complicaron por un problema de trabajo que resolver que tuvo su porción de discusión fuerte incluída. Pasar mal rato no me lo quitó nadie, sin embargo, como experiencia, viví cinco cosas positivas en medio de todo ese lío que hoy comparto. Ganas de llorar no, lo siguiente. Esa sensación de agobio que dispara los nervios de cualquiera y como bien sabemos en situaciones de tensión de este tipo, el abandonar y la precipitación son malas consejeras, así que echando mano de esas cosas que una va aprendiendo de trabajo asertivo puse en práctica lo que me venían mejor para ese momento. Si ya comunicarnos y entendernos cuando nos enfadamos es difícil, ayer lo era un poco más porque había que negociar por teléfono, por internet, y teníamos que intentar ganar las dos partes, para seguir manteniendo nuestro acuerdo de colaboración.  En este caso yo no estaba dispuesta a ceder, podía ser comprensiva pero la ficha la tenían que mover otros que eran los que presentaban el problema y habían armado el lío. Qué bien viene saber qué hay que hacer en una buena una resolución de conflictos y damos cuenta cuando nos animamos a vivirlas. 

Se puede estar cabreado y no perder el norte ni tirar todo por la borda. Cuesta pero vale la pena enfadarse y desenfadarse después sin que nos dure una eternidad el malestar y contamine todo los que tenemos alrededor. Aunque mi cabeza echaba humo como la chimenea de los cuentos, necesité un rato tranquilo posterior y hablarlo, no me quitó el sueño, pude descansar y esta mañana nuevo día. Un tiempo para cada cosa. Segundo aprendizaje conseguido. 

Tercer puesto para atar cabos, hacer llamadas, gestionar cambios con rapidez y no morir en el intento de casarlo todo en la agenda. Experiencia ampliamente demostrada en customizar el tiempo laboral y personal. Cansancio funcionar así, muchas veces, pero ¡qué escuela tengo ya! Satisfacción cuando logro resolverlo de manera eficaz, me siento bien. 

S.O.S. empezaba a sentir eso de "ufff no puedo" que es como un gran constipado que se apodera de uno y no deja ni respirar. Más cuando son semanas de bastantes cosas que se suman, se superponen.... Por eso, nada de hablar sola en voz alta y tragarse los lamentos, acción reacción: sacarlos, expresarlos de distintas maneras. No suelo poner en redes sociales eso de "me estoy lavando el pelo" o "comiendo pizza con amigos" como acostumbran otras personas, ayer me salió espontánea una pregunta. Una novedad en mi vida. La cascada de respuestas de manera automática, el primero mi cuñado incluso alguna llamada, (¡gracias Mafalda!) fue sorprendente, bueno, para mí, que no suelo mantener dinámica de compartir cosas así. También escribí a Carmen un mensaje pidiéndole consejo para un tema que hoy hablaremos y así solté una preocupación que andaba guardándome estos días, decidí dejar de hacerle caso al mal rollo ese que se instala cual okupa y ocuparme de resolverla con su ayuda. Hablé después con quien es mi mejor oreja en estos casos. Y hoy nuevo día, hasta escribo de ello valorando lo aprendido... Cuarta cosa positiva conseguida: ¡qué sano es hablar en el momento! y dejarnos sorprender por lo que cada persona en esos momentos puede darnos.
 
Quinto. Reírnos y verle el lado bueno. Así cerraba el último tramo de conversación con la persona que viví el conflicto. Fuimos capaces de resolver el conflicto de buenas maneras. El humor es un buen aliado en muchas situaciones. Esta mañana leí un artículo de Maite que dos premios Príncipe de Asturias afirman que el optimismo sube las defensas. Va a resultar que a más pesimismo, más catarros y flojeras. Seguro. No me cabe duda. Viendo la que está cayendo y estos trastornos diarios que se nos atascan y a cada uno nos toca vivir y resolver, con optimismo, por lo menos evitaremos congestiones y moqueos e incrementaremos tanto esa colección de anécdotas contables como momentos afrontadas con nuestros mejores recursos.  Puede que lleguemos a viejos  y sigamos igual o no quién sabe. Como dice Maite, hay cosas difíciles de aprender de verdad y eso que  todo sale de una forma u otra. Seguiré insistiendo.

Qué tengan ustedes un buen día!

9 razones por que dormir es tan importante

Dicho por gente que vende colchones no tiene mucho mérito, pero como además son verdades sostenidas por unos cuantos de los que nos hablan de buenos hábitos de salud, ahí lo traigo, habrá que fiarse y comprobarlo, ver si a cada uno le ayuda o no este tipo de sugerencias. Ahí va el link.

martes, 20 de noviembre de 2012

"Toda fantasía tiene su final,
pero en vuestros corazones podéis conservar un gran poder:
el poder de transformar lo que os rodea,
de inventar mundos,
de hacer que las cosas cobren vida,
el maravilloso poder de imaginar."
Miliki
HASTA SIEMPRE MILIKI
El telón se cerró el 18 de noviembre pero sigues vivo en el recuerdo de grandes y chicos que estos días no dejan de compartir homenajes y muchas anécdotas desde la infancia hasta el día de hoy. 
Gracias por tu paso por este mundo y tu presencia humanizadora. 
Siguen haciendo falta personas que alegren siempre el corazón.

lunes, 19 de noviembre de 2012

ambas cosas son necesarias

Estoy preparando un taller para esta semana y nuevamente al ser algo de corte práctico me río pensando en esa pregunta que nunca falta ¿nos podrías dar material?¿algún libro que nos recomiendes? En este tipo de cursos es muy frecuente que la gente pida materiales y referencias bibliográficas a ver si en algo de eso encuentra la varita mágica para aplicar a una situación o a un problema concreto. Si bien no estoy en contra de eso y puedo sugerir referencias, porque al fin y al cabo ¿quién no necesita pistas?, la invitación que hago es otra: partir de la propia realidad, mirarla, dialogar con ella y descubrir qué podemos hacer. No se trata de aplicar una fórmula estándar sino de un trabajo más vivencial y participativo, si lo que queremos es que responda a las necesidades concretas de desarrollo personal y profesional actuales para buscar juntos las respuestas ante la realidad a la que se enfrentan.

Con este grupo empezamos a trabajar juntos hace unos meses, yo les hago un acompañamiento socio educativo, a medida que ellos van detectando las necesidades que tienen. Cada dos meses hacemos un talleres de formación y valoramos cómo están como equipo, lo que están haciendo y hacia dónde es posible avanzar. Trabajamos las dificultades que van encontrando así como temas relacionados con el trabajo en equipo, la comunicación, la participación social y la resolución de conflictos de manera creativa. No es una pérdida de tiempo dedicar ciertos momentos para aprender a trabajar en grupo o para conocerse mejor aunque supone un esfuerzo, cierta implicación y una búsqueda compartida. 

Son pocos pero de lo más variopintos, se sorprenden y bromean frecuentemente sobre cómo es posible que estén siendo capaces de trabajar juntos y mantenerse en el tiempo. Como este ejemplo podría dar otros tantos que hacen referencia a esa capacidad humana de reflexionar sobre la realidad vivida. Otra de las cosas de las que dicen se dan cuenta es que todos tenemos parte de responsabilidad para crear un clima apropiado y que la experiencia resulte gratificante y educativa. Ejemplo que puede ser llevado a cualquier situación personal o grupal. Implicarse en el propio proceso personal y grupal ayuda a reflexionar y a actuar descubriendo las capacidades de cada uno como las propias debilidades para mejorar lo presente.

¿Por qué hoy les cuento ésto? Porque necesitamos estar implicados en lo que nos va la vida para que ésta pueda ser posible, independientemente de los resultados, que ya no son cosa nuestra. Reflexionar sobre lo que estamos haciendo para saber si hay algo que cambiar o podemos seguir yendo a mejor. En ciertos momentos necesitamos buscar referencias, grupos o personas que nos acompañen y orienten. Son sanas ambas actitudes: la de no ponernos una venda y quedarnos en un conformismo resignado así como la salir a buscar ese apoyo necesario y aprender a recibirlo tal y como nos viene. Si sirve de reflexión, ahí queda. Es la experiencia de muchas personas: ambas cosas son necesarias. Cada ocasión encierra una oportunidad: algo que podemos descubrir de nosotros mismos, de los demás, de nuestra realidad, que no sabíamos o podemos aprender, para mejorar lo que no nos satisface y continuar creando lo que ya tenemos.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Fragmento extraído del libro "Comer, rezar, amar" de Elizabeth Gilbert

Houley Abdoulaye Bá alimenta a su hijo con cuscús y leche 
en la comunidad de Diawoud, Mauritania.
 
 
 ¿Sabías que casi 900 millones de personas se van a dormir con hambre?
 
Sí, casi 900 millones de personas. 
Es una realidad injusta, más si tenemos en cuenta 
que nuestro planeta produce alimentos suficientes para todos y todas. 
Y lo más paradójico es que la mayoría de personas que pasan hambre cultivan la tierra.


Mesa para 7.000 millones 
es una campaña de Intermón Oxfam para reivindicar el derecho a la alimentación.

Un hombre que cultiva un jardín, 
como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur
 juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita 
un color y una forma.
Un tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal 
que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.


Los justos  
Jorge Luis Borges (1899-1986)
 

sábado, 17 de noviembre de 2012

a ser feliz también se aprende

 
En tiempos de crisis la alegría de vivir es un bien escaso que cotiza al alza. La demanda de felicidad y esperanza supera ampliamente a la oferta. Pero no todas son malas noticias: con un poco de entrenamiento y perseverancia, en lugar de esperar a que te alegren la existencia, nosotros podemos alegrársela a los demás.

Aunque son numerosos los pájaros de mal agüero que convierten las simples molestias en catástrofes y que nos meten el miedo en el cuerpo, también abundan las personas que nos contagian constantemente su buen humor y alegría y saben desdramatizar las cosas.


Los sembradores de alegría son aquellos que saben ver que, aunque la tormenta que se acerca y parece que se convertirá en un diluvio, todo queda después en un simple aguacero.

Existe gente que de forma natural posee un talante entusiasta, alegre y positivo, porque está en sus genes o bien porque han crecido en un ambiente familiar y social que ha fomentado esta forma vitalista de ser y comportarse. Otras personas pueden aprender a ser más optimistas y alegres y contagiarlo a los demás. Aunque en verdad se trata de reaprender, porque la felicidad es el estado natural de del ser humano. Surge espontáneamente cuando se es niño, y va opacándose con el paso de tempo. Se trata de recuperar esa alegría que sigue viva en nuestro interior, dejando que aflore.

 
Ver a una persona sonriendo nos ilumina la cara y anima la vida. 

Si sonreímos, buscamos cosas que nos hagan reír y sentir bien, como ver una comedia o escuchar chistes, o evocamos los recuerdos positivos de cuándo las cosas han salido bien, nuestro cuerpo se expande y se abre y nuestro ánimo sube.


Para los optimistas, los inconvenientes son un reto. Aceptan lo que ha surgido y se plantean como solucionarlo. Ante los reveses, buscan una ilusión que les de fuerzas y la forma de salir del atolladero. Para fomentar la alegría y el entusiasmo podemos intentar sonreír a diario y hallar la salida a lo que ocurra y recordar al cabo de la jornada, no sólo los momentos bonitos sino aquellas situaciones difíciles de las que hemos salido airosos.

También es importante sentirse agradecido hacia la vida, el mundo, los demás, porque la gratitud torna más positiva y sincera nuestra relación con la gente que nos rodea. 

Al sonreír a la vida, la vida nos sonríe.

Un sembrador de alegría es una persona que ve la vida con sus alegrías y tristezas, satisfacciones y problemas, adversidades y fortunas. Es alguien que busca salidas y soluciones creativas a los inconvenientes, que aprende de los errores, convirtiéndolos en valiosas lecciones para el futuro.


El optimismo también se nutre de luchar por convertir nuestros sueños en realidad, si es necesario, empezar ya mismo a poner los cimientos para poder ir en busca nuestros objetivos y cambiar aquellos aspectos de nuestra vida que queramos cambiar. Mantenerse activo levanta el ánimo.

Escuchar música relajante, leer un libro alentador o enriquecedor o jugar con nuestros hijos, en vez de abarrotarse de la información negativa que llega a través de algunos medios de comunicación, puede parecer una táctica que nos aleja del mundo pero, en realidad, alejarse unos días de la actualidad permite apreciar las cosas y nuestra vida en su justo valor. A veces es bueno desconectar unos días del mundo, para recuperar las energías y el ánimo, y cuidar un poco de uno mismo. Cuando nos sintamos más fuertes seremos capaces de sintonizar mejor con nuestra propia alegría interior y con las demás personas. 

El optimismo es una actitud ante la vida que puede cultivarse, ampliarse y aprenderse, como otras habilidades. Destinar cada día un poco de nuestra energía a un causa noble, a actividades tan sencillas como ser más cariñoso con la familia o preparar algo con cariño o hacer un favor a un amigo... son algunas formas de vivirlo. Una vida en la que se prescinde de ayudar a los demás o que no tenga una causa elevada, casi siempre se traduce en sensaciones de vacío, soledad y depresión. Cuando uno dedica su energía a una buena causa, se vuelve activo y se enriquece.

Autores varios. Efe-Reportajes

viernes, 16 de noviembre de 2012

eso que llamamos desahogarnos...

... y decimos tan rápidamente que hay que hacerlo.... nos cuesta un montón descubrir cómo. No nos sale naturalmente porque-se-yo-cuantos-motivos-aprendidos, tampoco abiertamente por "esos por de toda la vida": por pudor, por aguantar, por ser fuertes, por más miedo que vergüenza, por no llorar... y como los tenemos tan bien alimentados no hay manera fácil de despegarse de ellos. Lo que nos juega en contra es que nos justifican las defensas bajas, los ánimos por los suelos, las desganas, los sentimientos embotados y bloqueos gordos. Nos puede hasta dar lo mismo lo que en otros momentos era más o menos importante. Empezamos a relativizar las cosas, a perder energías. Cuando nos topamos con esa sensación de agotamiento, desazón, cansancio, de no dar para mucho más, nos damos cuenta que existe y es real tanto como las épocas de crisis, de dudas y de malas pulgas. Nos llegan a todos, las vivamos mejor o peor, de éstas nadie se libra.

La teoría la tenemos clara y lo decimos a todo quisque pero consejos vendo y pa' mi no tengo. Es real: cuesta mil y una noches vivir con  cierta holgura y como un recurso saludable. Hay un montón de aprendizajes que son costosos, dolorosos, como agradables y gozosos. Aprendemos de las cosas que nos pasan, sin buscarlas. Aprendemos de las personas con las que vivimos la vida. Aprendemos de lo que rechazamos, de lo que elegimos. De los tiempos que nos movilizan a incorporar destrezas, competencias, herramientas necesarias para dar respuesta a problemas, a situaciones concretas. 
 
Descubrir el cómo nos cuesta y querer hacer algo después es una decisión que va de la mano de nuestra libertad. Supone no el cambio por el cambio sino un diálogo escuchador desde nosotros mismos con nuestra realidad. Ahí entran los "darnos cuenta de" que nos ayudan y facilitan. Cuando nos damos cuenta que es más fácil soltar y largar para afuera -de la manera que a cada cual le ayude- lo que nos asusta, nos asfixia y nos pesa, vamos cambiando el ritmo de todo ese maremagnum desde el que aprendimos a complicarnos la vida. No sé si nos compensa, muchas veces, andar medio descuajeringados, moqueando y lagrimeando por los rincones o escondidos en la cama o en ese rincón del lloro lamentón, pero es lo que tenemos desarrollado como recurso. Lo sabio es descubrir que hasta ese camino es posible cambiarlo, desaprenderlo, si queremos y buscamos la ayuda y los apoyos para andarlo.

Decimos que necesitamos tiempo o que nos dé el aire o ir a ver el mar o un rato con un amigo pero hasta que lo hacemos.... pasó el tiempo y seguimos sosteniendo silencios de los densos, malas caras, enfados y contestaciones recurrentes con los de más cerca... En lugar de reconocer que cuando uno está hecho pedacitos, necesita su tiempo y cariño. Incluso medicinas, si son necesarias, pero también vitaminas emocionales que recuerden que se puede con lo que sea con ayuda de quienes te quieren y estarán encantados de darnos un buen abrazo que rompa con la frialdad de la mejor sonrisa de Mona Lisa. Quizás así des la ocasión de que te quieran y te ayuden esos que te quieren y están contigo pero muchas veces ignoran lo que te pasa porque no son adivinos y respetan tu libertad de compartir o no tu vida. También necesitamos descubrir cómo contar, qué contar y con quién poder vivir lo que nos pasa. No es fácil decirnos y decir, es todo un camino de aprendizaje. Hay quien se siente extraño hasta en su propia piel y se da cuenta que le queda un largo camino que recorrer para  vivir su vida de una manera nueva.

Si queremos algo más que lo que tenemos habrá que animarse a hacer más, empezando por ser humildes y ser honestos y decir eso de "hoy no puedo más". Sabiendo que hay que salir y para eso hay que romper poco a poco los ritmos que te encierran. Dejando de decir lo que no comunica y mantiene la imagen del "no pasa nada", "estamos estupendamente". Haciendo algo más que quejarnos e "ir tirando". No con todo el mundo ni de cualquier manera pero buscando la propia. Claro que se puede seguir así días, semanas, meses, años... increíble lo que el ser humano puede ser capaz de aguantar.... pero andar mal durante mucho tiempo no es sano y uno se va consumiendo. Y hoy sabemos que la felicidad se construye por otros caminos para quienes están dispuestos a recorrerlos aunque cueste encontrarlos. 

De verdad que no estaría mal, de vez en cuando, eso que llamamos desahogarnos, permitirnos que ese tsunami de malestar que anda merodeando a traición salga irresponsable y justificadamente. Seguro que nos hace bien! Y empezar a separar las basuras y reciclar...

Y si nos seguimos animando a descubrir cómo? 


jueves, 15 de noviembre de 2012

receta para crear belleza

HOLA A TODOS 
¡RETOMO EL BLOG 


Este escrito de hoy se lo dedico a Juan y sé que le va a gustar leerlo. Por eso hoy, Juan, si no te parece mal, te añado a la lista de seguidores, por todos los momentos que nos van uniendo. 

Te imagino como la pantera rosa que ves en la imagen, bueno, en tu caso sería más fashion, sacando pecho orgulloso de "tu creación" diciendo eso de "YO creo belleza" y me puedo imaginar el tono de las bromas y los comentarios familiares!!!!!

Para los que desconocen la anécdota decirles que todo empezó con una imagen de este blog y con todo lo que este blog nos da que hablar... Lo bueno de crear momentos de simpatía y cariño de los que unen. 
  
Hoy leía un comentario de Juan en agradecimiento a su suegro por una visita musical a la sala amarilla infantil del colegio y pensaba en qué lindo esto de ser capaces de comunicar sentimientos, que nos soltemos y demostremos lo que nos sale del corazón. Es una manera de crear belleza y construir el hoy que tenemos delante. Qué lindo que el corazón nos ablande y se abra a crear belleza.

SOMOS CAPACES DE CREAR BELLEZA  

En el caso de Juanita y Violeta está más que demostrado por la genética y porque existiendo una persona en el mundo como Paula para Juan y Juan para Paula, no podía ser de otra manera, así que, chicos, el mérito es compartido. Menudo piropo familiar!!! Es mi manera de seguir agradeciéndoles el estar conmigo, lo que me animan a continuar acá. Gracias de todo corazón.  

Si pensamos en las personas que dejan huella en nuestra vida podemos descubrir un eslabón detrás de otro en esa cadena de la vida que nos hizo llegar hasta este momento. Ustedes son parte de mi cadena y me sigo sorprendiendo, a ratos maravillando, es precioso, increíble!!!

El arte con el que cada uno descubre como expresarse y comunicar es tan propio como diferente. Detalles, actitudes, compromisos, gestos, palabras, modos de estar ante la realidad que tenemos y las personas de nuestra vida que queremos cuidar. Ante los reveses y las dificultades lo que nos iguala es el amor. Eso que sentimos y que el corazón nos chamulla a cada uno con nuestra manera personal de comunicar, de vivir los afectos y de querer, de hacernos presentes en la vida y de estar en el mundo. 

Ojalá no falte muuuuucho para que volvamos a vernos. Para seguir compartiendo unas cuantas risas. Para no perdernos los instantes de ternura que son posibles vivir. Para sacarnos nuevas fotos juntos. Para permitirnos querernos y decírnoslo ¡con lo bien que nos hace! Por todo los que ya compartimos y por todo lo que queda por venir. 

with a little help from my friends!!!

viernes, 9 de noviembre de 2012

Otrolugarenelmundo deja de escribir por unos días.
Mientras, te invito a que sigas descubriendo 
las novedades de la página. 
Hasta la vuelta!!!


miércoles, 7 de noviembre de 2012


Asumir quién eres y dónde estás. Pequeñita y grande. Tan cerca y tan lejos. Y quererte así. Cambiar aquello que quieres cambiar. No responsabilizar a los demás de tus limitaciones y pequeñas (grandes) miserias. Conocerte un poquito cada día para ser alguien mejor. Descifrar “sin miedo y sin demora” lo que tu corazón va escribiendo Y LO QUE DESCUBRES con coraje y Energía Alegría y decisión. Confiar en tu propio camino. Dando los pasos quieres dar…. 
 o al menos los que puedes dar.