viernes, 30 de noviembre de 2012

109 años de optimismo

Ante las malas noticias de nuestro  mundo y contratiempos, ante cambios laborales, cuando aparece una enfermedad o alguien se separa de su pareja o muere un ser querido... nos desmoralizamos, nos rendimos, multiplicamos las quejas y los motivos por los que sentirnos desgraciados, perdemos fuerza y energías. Las situaciones nos pueden. La mayoría de personas nos hundimos cuando la vida se nos hace más cuesta arriba de lo que consideramos normal, en lugar de vivirla en clave de posibilidad, como tiempo de crecimiento. Una vez más, cada ocasión encierra oportunidades que tendremos que descubrir.

Traigo el testimonio de Alice Sommer, una anciana de 109 años de edad, la superviviente más longeva del holocausto. Me sorprende muchísimo la fortaleza de gente como Alice. Han vivido horrores inimaginables y aún así han salido adelante, han afrontado la vida con valentía y han dado un paso detrás de otro y lo más importante, se considera una persona 100% optimista. A pesar de haber sufrido el gueto de Praga durante la ocupación nazi y la perdida de gran parte de su familia en el campo de concentración. Asistió al juicio de Adolf Eichmann, sobrevivió al campo de concentración de Theresienstadt y a los asesinatos de su madre, marido y amigos a manos de los nazis y, mucho después, a la prematura muerte de su hijo—, pero ella ha sabido vivirla sin amargura. Amiga de personajes como Franz Kafka o Sigmund Freud, entre otros, la música ha sido lo que le ha dado fuerza para vivir una vida sin amargura. Y por encima de eso, su capacidad de ver la humanidad de todos aquellos que la rodean, incluidos sus enemigos.
 

Sigue eligiendo ver lo mejor de la vida cada día. Cree que la risa es lo mejor del mundo. Todas las noches, cuando se va a dormir, piensa que ha tenido otro día maravilloso, y que mañana lo volverá a repetir otra vez.

“No importa cuan difíciles sean mis circunstancias, 
siempre tengo la libertad de elegir como respondo a cada una de ellas,
mi actitud ante la vida y de cultivar la alegría. 
El mal no es algo nuevo en el mundo. 
Depende de nosotros decidir como respondemos a lo bueno y a lo malo".

 Fuente: BBC Mundo

Este video grabado hace ya un año es un regalo de optimismo para tiempos difíciles. No nos viene mal que alguien que ha vivido mucho mundo nos recuerde lo importante. Sin duda, la experiencia, siempre tiene algo que aportar. Podemos aprender de personas como Alice Sommer, que su vida guíe e ilumine un poco más la nuestra.

http://www.youtube.com/watch?v=PIG0CLi2DQM&feature=player_embedded

‘El mundo de Alice’ nos cuenta la historia real de Alice Herz-Sommer
Escrito por  Caroline Stoessinger