miércoles, 12 de diciembre de 2012

- Doctor, mi vida no tiene sentido… -declaró el paciente.

Y aún esperando respuestas el letrado le planteó varias preguntas:
- ¿Utilizas tu VISTA para viajar más allá y compruebas que no siempre es real lo que alcanza tu mirada? ¿Empleas tu OÍDO para oír detrás de las paredes, escuchando lo desconocido y sintiendo tu silencio? ¿Usas tu GUSTO para saborear la vida, endulzando tus penas y relamiendo tus alegrías? ¿Dedicas tu OLFATO a oler el miedo y a husmear el secreto de la libertad? ¿Con tu TACTO sientes el calor de la gente y te pellizcas para ver que estás despierto en el sueño de la vida?


Y de su visita médica se llevó una opinión escrita en una receta, una sugerencia en forma de medicina y un titular para su diario matutino:


“Si quieres dar sentido a tu vida, 
da más vida a tus sentidos”.