sábado, 8 de diciembre de 2012

Imagina que puede ser. Respiraré profundo y miraré en lo más hondo. Regresaré a las fuentes que calman mi sed. No renunciaré a mi identidad. Nutriré el corazón con otro corazón, quizás el tuyo, multiplicando un latir que resonará casi infinito.  

Abriré cada uno de mis poros para que nada importante me pase desapercibido y sepa responder con una sonrisa, con una lágrima quizás; quizás con una canción...

Imagina ser capaz de superar el dolor. De emprender tus sueños sin certezas ni recetas, solo con la intuición serena, la humildad precisa, la dosis justa de locura y dos toneladas de alegría.

¿Te atreves a soñar? Soñar alto, mirar lejos. Volar libre. Comparte. Comparte el sueño. La mirada y el paso. Comparte las manos y el trabajo. Comparte las risas, comparte el llanto. Comparte la Vida. Comparte la alegría de sabernos avanzando, hacia horizontes que nos hablan de otros mundos posibles.

Imagina que ya está sucendiendo. Imagina que está en tu mano hacer de esta Vida lo que tu imaginas o al menos intentarlo… con un poco de imaginación, alta en intensidad vital, de mirada amplia, y llena de mucho, muuuuucho color.

mpb