viernes, 25 de enero de 2013


Cuando vengáis, no os olvidéis la vida...

No seáis espectadores. 

Traedla tal cual es, vida vivida: doblegada de viento y de zarpazos arañada; 
tiesa también con lazos de paz, de amor, de júbilo prendida. 
Portad la duda, el desencanto, el grito de protesta.

Pero llegue vuestra alma bien desnuda, con hambre de banquete, 
ansia de fiesta, de par en par abierta a vida nueva.

Jorge Blajot