jueves, 3 de enero de 2013

elegir en qué

Solemos tenerlo claro a principio de un año o cuando cambiamos de rumbo o al cerrar una etapa o un ciclo: la enseñanza que nos deja, el mensaje que descubrimos. Juanjo ayer compartía que había decidido ser feliz este año y preguntaba quién más,  le respondí que yo también y que ya iríamos compartiendo cómo nos va yendo la cosa.  

Algunos ya están diciendo ahhhh, los propósitos de Año Nuevo: tan ingenuos ellos. Y es verdad muchas veces los son, ingenuos, poco realistas, ilusos... como cada uno de nosotros tantas veces... 




Jajaja ¿Te suena? ¿Por qué no soltar los melodramas y el pensar eso de "qué desastre soy"?  y aunque así sea ¡qué más da! Vamos a echarle humor a la vida, a ver el lado divertido!!!! ¿Por qué no ser un poco más positivos con nosotros mismos? Si lo sabemos, no hay duda, nos cueste más o nos cueste menos, podremos con lo que nos comprometamos a hacer posible, con lo que nos permita nuestra manera de vivir y afrontar las cosas y con lo que no podamos, no sepamos, se nos escape, bueno, ya se verá... a cada tiempo sus propias cosas, no vamos a empezar a contaminar y desparramar las energías negativas desde primeros de año!!!!

Lo que nos gustaría, lo que queremos, lo que deseamos... A principio de un año la solemos tener clara. Aunque nos vayamos desinflando y perdiendo las esperanzas al cabo del tiempo,  aunque la confianza cuestione lo que la fe creyó, aunque se produzcan cambios y la realidad supere nuestra ficción haciendo calibrar mejor la densidad de nuestros proyectos y relaciones,  que este año nos siga aportando experiencias a través de las cuales vivir, retos y oportunidades a través de las cuales conocernos más y crecer una vez más, un año más, un poco más. Cada uno deberá elegir en qué. 

Una frase muy oída y de sobra dicha dice que la vida hay que exprimirla al máximo y aprovechar los segundos a tope. Eso intentamos. A por ello!!!