lunes, 11 de febrero de 2013


Deja la tierra en que habitas, ven conmigo, mar adentro...

Deja la superficialidad, el facilismo. No es suficiente con hablar. Adéntrate en un mar más profundo y quizás caótico. Vuelve a intentarlo pese al peligro, pese a estar comido por el cansancio, no hacer pie, querer dejarlo...

A quien intenta avanzar siempre le surgen resistencias. Hay que remar. 

Contar con esta fatiga que por momentos nos hace creer que nuestro trabajo no sirve para nada. ¡Tanto trabajo para nada! solemos decir cuando nos vence el desánimo y la impotencia de las cosas que no salen, no se da, no llegan... Remar agota. 

Sabemos que no es fácil y que no todo el mundo se decide a la primera.

Vuelve a intentarlo, no te quedes en la orilla, pero con una actitud nueva: ¡confiando en la fuerza creativa que hay en ti!

 Ir más allá, más a lo profundo. 

No basta desearlo, no basta pensarlo... No es tan fácil como pareciera. Entrar en áreas que no dominamos, que no controlamos, nos enerva y atemoriza. Necesitamos una confianza más grande que las evidencias, más fuerte que nuestros cansancios y frustraciones. Nos vacían las noches que volvemos de vacío porque no pasamos del "yo superficial".

Ver el mundo con ojos diferentes, desde otro punto de vista, desde otras aguas que no son las nuestras... no es vivir en las nubes. Comienza cuando abrimos los ojos a la realidad con esa misma mirada más amplia...

No podemos perder ni la esforzada lucidez de la fe ni el trabajoso ímpetu de la esperanza. La esperanza es esa resistencia que nos sostiene. Protege al amor siempre frágil.

Remar de nuevo. Volver a empezar. No quedar paralizado por el miedo y nuestras humanas frustraciones. Dando un lugar al cansancio, a la noche y la frustración han herido nuestra esperanza. Pedir ayuda, contar con otros, no dar todo por perdido... 

Éste ha de ser el punto de partida, el “hoy” desde el que miramos hacia el futuro...

Confiar en Alguien que puede querernos como un padre o una madre, acompañarnos como un  hermano o buen amigo, darnos la fuerza que insufle la creatividad necesaria a nuestra fragilidad...

Algo se renueva. 

Recomenzar, siempre en búsqueda ...