domingo, 17 de febrero de 2013

temporada, paso y transformación

Dedicado a todos los que se sienten en construcción y viven tiempos de cambio

Ahora y aquí. Las cosas que importan en la vida llevan su tiempo, tienen su coste, no se dan a precios bajos, al menos no las cosas que importan y que queremos cuidar. Conseguir lo que quieres no siempre es fácil. Por eso dura tanto la vida. No se improvisa el poder permanecer sin que nos domine el miedo, sin cargar con nuestra ambigüedad, el temor y la alegría, la angustia y la confianza; unas horas de felicidad y otras de pena

Es un camino de maduración que se construye desde una actitud confiada y humilde de transformación. 

La vida es movimiento y cambio continuo. La única cosa fija del planeta es ¡la idea fija! En la naturaleza no hay nada definitivo; todo es temporada, paso y transformación. Incluso las montañas están en camino. En nuestro momento presente y a lo largo de toda nuestra vida, necesitamos vivirnos en proceso; implica tiempo, paciencia y transformación.

Dicen que nuestro movimiento interno, y el de la naturaleza, es así: Me abro para crecer, me cierro para protegerme. Lo conocemos. Todas nuestras células, todos nuestros sistemas funcionan igual: Todo lo que se abre, va hacia la vida; todo lo que se cierra, va hacia la supervivencia. Por los caminos trazados sólo se llega a lugares en los que ya hemos estado antes.

Es sorprendente cómo se canalizan nuestras energías cuando las sacamos del aislamiento, cuando salimos del marco del desánimo, de la crítica continuada, de las quejas repetitivas… y las volcamos en lo que nos abre: agradecer, pedir, buscar, comunicar, aceptar. imaginar, soñar, buscar incipientes signos de vida; todo lo que significa crear


Como decía el Principito “lo que hace la belleza del desierto es que en alguna parte esconde una fuente”. Saldremos de esas etapas más fuertes, más centrados en lo esencial, con la receptividad, la calidez y la creatividad que hombres y mujeres guardamos dentro.

«Acércate a esta nueva puerta
con gran confianza en tu corazón,
porque tienes mucho que ofrecer.
Abre cada nueva puerta con ánimo,
teniendo tus sueños muy presentes...
Sabiendo que el mundo está esperando
la bondad y el amor que llevas contigo» 
J. RUPP, Abre la puerta. 

escritos de Mariola López rscj