jueves, 21 de febrero de 2013


Y a ti, ¿qué te hace feliz? ¿Qué puede hacerte dibujar una pequeña sonrisa, girar la mirada o disfrutar de cada momento? Como si fuéramos buscadores de tesoros, piratas en un mundo lleno de fortunas de las que hacerse dueño, cada uno de nosotros guarda en su interior pequeños instantes, pequeños momentos que nos hacen la vida más sencilla, que no tienen explicación, pero que sin dudarlo, sin tener una milésima de segundo para encontrarles una razón, nos dan la felicidad más pura, la más sincera, y por ello la más importante. Puede que no prestemos la atención necesaria, pero nos siguen en nuestro camino, acompañándonos, dándonos la mano en cada momento que sentimos, que presentimos que estamos ante esos "momentos de inadvertida felicidad".

A veces son solamente frases, otras son miradas que se clavan durante un segundo, más allá aparecen gestos que nos hacen únicos, y al final, un poco más lejos, los recuerdos de aquello que hicimos...
 
 Pequeños placeres que nos hacen abrazar lo que más importa: a nosotros mismos.  


¿Qué sucedería si, por un simple minuto, nos diéramos cuenta que la felicidad es aquello que convive con nosotros en un pequeño rincón? Porque, si nos paramos a pensar, ¿no encontraremos todos nosotros un momento para ser felices, pero no de palabra, sino felices de verdad? ¿Qué tal si, por una vez, abrimos uno de esos momentos?

Momentos de inadvertida felicidad, de Francesco Piccolo