miércoles, 6 de marzo de 2013


¿Qué tal si tu experiencia presente, tal y como se está presentando en este momento 
no es ningún obstáculo para tu libertad, sino la expresión misma de ella?

¿Qué tal si tus actuales pensamientos y sentimientos 
de aburrimiento, dolor, alegría, tristeza, frustración, incluso miedo, 
no son enemigos de tu paz o amenazas para tu profundo descanso 
sino pequeñas invitaciones para recordar 
este momento en el que estás viviendo?

¿Qué tal si cada pensamiento, cada sensación, cada sentimiento es realmente sagrado, 
una perfecta expresión de aquello que no puede expresarse con palabras, 
conteniendo la profunda inteligencia de la vida misma?

Jeff Foster