miércoles, 13 de marzo de 2013

herramientas para afrontar cada día


Se oye bastante últimamente, puede ser una posibilidad más que nos ayude ¿por qué no? Mindfulness es una cualidad de la mente o más bien la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, en un momento en que cuerpo y mente se sincronizan totalmente en un instante de realidad presente. Es una cualidad propia de cualquier ser humano que ha sido motivo de estudio principalmente en el paradigma oriental.

La práctica se basa en la meditación, entrenarnos en estar aquí y ahora, estar presentes y conscientes en cada momento de nuestra vida; acoger cualquier cosa que surja en nuestra experiencia, amorosamente y sin juicio; abrir el corazón para hacernos amigos de nosotros mismos y permitir que surja la compasión por los demás. Nos permite recorrer el camino de nuestra vida y desempeñar nuestra labor en ella con el corazón abierto y la mente despierta.

“Estar frente a la desnuda realidad de la experiencia, observando cada evento como si estuviera ocurriendo por primera vez”  
(D. Goleman)

 "Haz las paces con la mente enloquecida,
en vez de luchar con ella"
(A. Brahm) 
"Hay suficiente belleza en estar aquí y no en otra parte".
(F. Pessoa) 

Estar presente y consciente de lo que está pasando en nuestra vida momento a momento nos permite conectarnos con la riqueza de experiencias que la vida nos ofrece día a día.

Saber cómo transformar las emociones en lucidez y en felicidad es una parte esencial del arte de meditar. Por eso resulta fundamental el saber cómo afrontarlas y el aprender la
habilidad de utilizar su inmensa carga energética a nuestro favor.

Sólo con la mente calmada es posible ver cómo son las cosas en realidad y es esa visión clara la que nos va a permitir transformar el presente y encontrar la solución adecuada al problema que tengamos en cada momento.  

Se trata de aceptar la realidad tal como es pero sin resignación; implica una comprensión serena y clara de lo que está ocurriendo para, a partir de ahí, poder elaborar una estrategia realista que sea coherente para transformar la realidad.

Un amigo en su blog Braván dedica un apartado especial a esta cuestión: Sentido de la vertiginosidad de la vida que llevamos y la necesidad de mayor silencio personal. Él lo hace desde la búsqueda de espacios que permitan sosiego y descanso para vivir mejor nuestra vida. Afirma que la aceleración del quehacer quiebra el espíritu porque el hombre tiene corazón de artista y nada se realiza bien en el vértigo. En el vértigo vital y en el ruido el ser humano se hace a sí mismo sólo ruido atolondrado. Y lo peor es que no disfruta. La vida es disfrutar incluso en el dolor, superándolo. 

Comparto su punto de vista. En todo tiempo es especialmente importante contar con herramientas que nos ayuden a afrontar el día a día con serenidad y lucidez. El Mindfulness es una de ellas. Hay muchas más. ¿Descubriste la tuya? Si no es así, sigue buscando...