sábado, 27 de abril de 2013


¿Qué prefieres?



¿Quedarte por el camino 
o hacer tu camino?
Decir que no está pasando.  Negarlo. No reconocerlo. No querer saber.
Desviarte, desdecirte, dar un rodeo, irte, pasar de largo.
A veces no ves, pero añoras y buscas. Discurres. Le das la vuelta.
A veces ves, te mueves, preguntas, intentas, escuchas, pones nombre, te das cuenta...


Deja de huir, entra, reconoce... 
 Te echarás para atrás. Estarás tentado de volver a viejas costumbres. 
Te aturullará tu discurso reincidente. Te envolverás en montones de razones 
y, sin apenas darte cuenta, te irán ganado terreno y te alejarás de unos y de otros. 
Te esconderás bajo una apariencia de normalidad con risas fáciles. 
Te asaltará la duda, la desazón, la tristeza, la incomprensión... 
Duras menos que fuegos artificiales, aunque habías dicho una y mil veces...
No desistas.  Nadie dijo que iba a ser fácil.
 Si te quedas ahí y no das más pasos, te enfrascarás en lo que te impide ser feliz. 
Deja de huir, entra, reconoce, busca ayuda, déjate ayudar...  

recomienza Toooooodas las veces que haga falta... !!
Nada se arregla o se desarma de un día para el otro.
Habrá lugares donde descansar. Herramientas apoyo para el camino.
Oasis donde reponerte. Tendrás que descubrirlos por ti mismo o con ayuda de otros.
Tomará tiempo y tendrás que volver a elegirlo muuuuuuchas veces.
 
Entrar en la verdad o salir huyendo.
Descubrirla con realismo nos hace adultos.
Basta un instante de reconocimiento para encender de nuevo la mecha.
Para iniciar un camino nuevo.

¡Cambia de actitud!
No te desgastes tanto en los errores ¿Quién no se equivoca?
No te pierdas en lamentos. Busca maneras saludables de lidiar con las cosas.
¿Quién no se siente cosa pequeña y frágil? ¿Cómo puedes ayudarte a vivir mejor?
Cambiar el chip depende de ti.  
Las cosas nuevas empiezan en tu corazón.
 
Tu oportunidad de dar un paso más
Tu camino 

miércoles, 24 de abril de 2013

cuando nos mudamos



No sé si habrá alguien que viva con mucho entusiasmo las mudanzas por el gran coste que éstas suponen. Costes de tiempo, de implicación, de organización, decisiones y sentimientos que en ellas se movilizan. Aún pudiendo pedir ayuda a otros que colaboren o agilicen el momento, creo que nadie pone en duda que, las mudanzas suponen un desgaste físico, mental y emotivo. 

A veces es algo que se puede preparar, organizar, pensar con tiempo, para que llegado el momento, la cosa marche lo más dignamente posible y uno lo viva mejor. No siempre la mudanza llega en el mejor momento, a veces un acontecimiento la precipita o toca afrontarla como viene y no queda otra; uno hace lo mejor que puede y sabe, para llevar el asunto a buen puerto en medio del caos que le genera y repercute en el resto de la vida que tiene delante. 

Depende del momento sí, también de la persona, de su psicología, de su momento vital. Según cómo uno sea de práctico, organizado, sentimental o todo lo contrario; según las emociones que este cambio despierte como temor, ansiedad, tristeza, rabia o ilusión, esperanza por algo deseado o como reto motivador.

Por dónde empezar, qué llevar, de qué deshacerse, cómo organizarlo para que no se echen a perder cosas más frágiles o importantes, dónde conservarlas para saber dónde encontrarlas llegado el momento de necesitarlas y hacer uso de ellas. Dilemas que responder cuando se está en el proceso, a medida que aparecen recuerdos que uno no sabía si estaban mejor guardados o, por el contrario, no recordaba ni que estaban ahí, esos que se salvaron de otras limpiezas de esas de porsiacaso y ahora vuelve la misma pregunta que tuvo su respuesta en guardar y nuevamente toca responder si continuar o desprenderse, qué hacer con ello en definitiva.

Lo barato, lo cómodo, muchas veces, funciona y otras no, sale caro, pasa factura. No siempre hay un seguro que cubra daños, pérdidas y desperfectos ocasionados por la mudanza; existe el riesgo de perder incluso lo que se creía imprescindible, importante, necesario. Y aunque así sea, la experiencia pasada muestra esperanza.

Algo similar ocurre en los momentos de cambio, de transición, ante una pérdida inesperada o prevista, en tiempos de crecimiento. Nos mudamos. A veces preparamos y acompañamos esos cambios, con o sin ayuda, con mayor o menor coste para nosotros y los de alrededor. Y otras simplemente hay que ponerse a ello tal y como venga, sin tantos miramientos. Nos mudamos y aunque parezca que el mundo entero se detuvo, la vida continúa. Es natural que uno pueda sentir confusión, duda, temores, ansiedad, miedos reales o imaginados al tener que tomar decisiones que antes no se tomaban o que cambian la dirección porque la situación a vivir es un reto que también pide novedad. 


Nos mudamos. Aunque haya un deseo de olvidar todo, dejar para después, la tentación de no empezar está y tarde o temprano, aparece... Habrá que hacerlo, por ahí se juega el camino por mucho que uno se resista y piense que muere en el intento. A tientas o dándome verdadera cuenta. Sí es morir, sí, es cambiar, mudar la piel: dar a luz a una persona más libre, más consciente, más de verdad... Sí, es la vida.

Es muy sano mudarse: hacer limpia, saber qué tengo, qué no necesito, qué me hace falta, cuáles son mis espacios... Soltar lo que ya no ayuda ni conduce a nada. Dejara de dar vueltas como tigre enjaulado. Mirar. Concederse uno tiempo, con dolor o dificultad, en lucha o pariendo descubrimientos, estrenando una serenidad subversiva que inspira y mueve por dentro. Consentir los límites, quitar las máscaras, no hacer pactos mediocres con el tiempo, hacerse uno con la realidad desnuda, dejarse amar.. La propia vida se desvela como tesoro que se encuentra al fondo de una caja y quiere ser descubierto.

Somos lo que pensamos, lo que nuestra mente crea, magnifica, minimiza, dramatiza o permite que ocurra. Somos lo que vivimos, lo que cargamos, lo que construimos, lo que amamos. Llegan horas de vencer el miedo, el salto y el vértigo no te lo quita nadie, acompaña cualquier empeño, relación, crecimiento. Al transcurrir el tiempo, y no antes, lo vemos: hay camino hecho. Y también la alegría, acompañando nuevos crecimientos.

El recelo se torna apertura cuando uno se lanza y empieza de nuevo, la vida ilumina cada descubrimiento. El corazón se esponja cuando va siendo permeable y nada le es ajeno. Cuando cree posible cada paso o nuevo intento. Ocurren milagros, pequeños, frágiles, perceptibles, cotidianos, parecen eternos. La luz te acaricia la cara, el viento deja de ser molesto, la noche tiene su magia y las estrellas son la esperanza de los que hacen sus intentos. Pasos pequeños, uno tras otro. La escucha, el silencio, la confianza y la sencillez, buenos maestros. 

Somo seres frágiles cargados de una bendición. Veo, toco, escucho, siento, pienso, percibo, me doy cuenta, busco y encuentro... En tiempos de mudanza confío y creo. La vida no se guarda, se desvela, se brinda. Uno del que poco hablamos sabe de ésto, está muy cerca e invita, y yo ¿dónde me sostengo, cómo vivo la vida que  tengo? 

martes, 23 de abril de 2013

 
"La felicidad no es una fórmula
sino algo que cada persona aprende
a lo largo de su vida"
Albert Figueras, médico y escritor.
Autor libro'Pura Felicidad.
Ser feliz es saludable'.
 

sábado, 20 de abril de 2013

viernes, 19 de abril de 2013

pudores portátiles mensajes directos

¿Quiénes pintan en las puertas de los baños públicos? Yo conozco a una pero no voy a revelar su identidad porque claro, no sea que alguien la conozca y esta persona se vea descubierta!! Lo que sí voy a decir es que nadie lo podría imaginar de ella y lo divertido que fue una vez escucharla contar sus anécdotas literarias en tantas puertas de baños públicos como ha estado. 

Curiosa manera de comunicación, todo sea dicho. Estos pudores portátiles que no se confiesan pero se hacen en momentos de intimidad. Hay personas que cuando van al baño, desarrollan una vida totalmente secreta, escriben las frases más absurdas y delirantes como simpáticas y emotivas. 

Comprendo que mi visión del asunto no es objetiva, porque crecí pensando que lo de subrayar los libros era de lo peor y eso de escribir en las paredes, vamos... Con los años subrayo los libros que trabajo y son míos, y ya me salté más de una vez la norma y dejé escritos en algunas piedras. 

Esta mujer de la que os hablo animaba a todo al que haya escrito en la puerta de un baño alguna vez a que defienda su postura en los comentarios, sin ningún tipo de pudor, porque bien vale un mensaje directo si comunica algo. 

Y hoy doy un paso más. En este tiempo que de alguna manera todos buscamos trepar muros, saltar barreras y seguir atravesando pudores, Maca me animaba con un tuit a seguir comunicando. ¿Por qué no? Otrolugarenelmundo deja su mensaje en el muro de Twitter y sigue comunicando en las redes sociales. Otro espacio y otra manera de dar a conocer persona y trabajo, mis realidades en construcción. Eso sí, dando la cara con un mensaje directo a quienes lo quieran leer y escuchar. ¡Nos vemos también en las redes!

miércoles, 17 de abril de 2013

 Todo el mundo sonríe en el mismo idioma
Alegría,esa energía renovable

domingo, 14 de abril de 2013

ni en el medio ni a medias

La fuga de cerebros se ha convertido en un fenómeno, cada vez son más y más jóvenes que abandonan el país con la esperanza de un futuro mejor y un presente con más oportunidades, esas que este u otro país no les está dando. 
Pero hay otros cerebros, los de los que permanecen, los que todavía tienen el coraje de levantar una barricada contra tantas situaciones injustas, difíciles, preocupantes, que acontecen día a día. Niños y niñas de los que nadie habla y que están en las aulas, en los colegios, entre tantos otros niños, cargan duras realidades y viven situaciones complicadas. Familias enteras con problemas para comer todos los días o para llegar a fin de mes. Jóvenes y adultos que, cada mañana, silenciosamente, libran su batalla contra un país cansado y envejecido, contra el desencanto y tantos "no se puede" que entorpecen, bloquean y truncan sueños y proyectos de tantos... Estas líneas están dedicadas a todos ustedes.A cada uno de nosotros.
¡Ánimo! Comienza otro día, no te quedes en el medio, tómate descansos si te hacen falta pero sigue, continúa, implícate y lucha, por ti, por tu vida, por tu salud, por tu familia, por tu presente, por el del que tienes más cerca, por todos aquellos que la vida te acerca y confía, por los que más necesitan alguien que sea voz, escucha, denuncia, empuje y solidaridad de muchas formas concretas. Por todos los que hoy y todos los días del año suman fuerzas, se movilizan, crean iniciativas y se comprometen para un mundo mejor, más humano, más de hermanos, un futuro de todos. Muchos dicen que no se pueden ¡tantas cosas! muchos otros mientars tanto, lo intentan, empujan los cambios, y algunos ¡hasta lo consiguen!
Ni en el medio ni a medias... que nadie te diga que no, si se quiere, se puede.

jueves, 11 de abril de 2013

a mirar la vida con sus ojos

Ese ejemplo no se me va, al contrario creo que, en ocasiones, vivimos momentos cargados de contenidos,  privilegiados, mágicos, junto a otras personas. Muchos de esos espacios ns conectan con otras etapas más tempranas de nuestras vidas. Esas en que la vida se mira con ojos de niño.

Así fue aquella vez en medio de la reunión en la que comentábamos propuestas de cambio. En una de esas Paco preguntó a Tico ¿y a ti qué te se te ocurre que podríamos hacer? Y Tico contestó con sencillez y total normalidad lo que otros no sabríamos decir así de fácil. Fue para mí una grata sorpresa compartir reflexiones y sentires con los chicos y chicas allí presentes en medio de jóvenes, adultos, abuelos y abuelas. Descubrir cómo miran la realidad y la comunican, cómo nos conectan con ese niño que aún somos pero que muchas veces no dejamos que salga.

Hace unos años unos amigos habían vuelto de viaje de un lugar en el extranjero en que habían vivido unos años y donde había nacido su hijo mayor. Ellos entusiasmados compartiendo detalles y fotos y en cambio, el niño se mostraba bastante tímido, no compartía gran cosa. Recuerdo que me acerqué, lo saludé y me preguntó qué tal mis vacaciones y me acuerdo que le contesté contando que había disfrutado mucho estando en un sitio concreto y descansando. Y al preguntarle qué tal él, me empezó a contar que había estado en el hospital donde nació y había visto la casa donde vivió con sus papás esos años. Se acordaba de todo y contaba con ilusión los detalles. Estuvimos charlando un rato con naturalidad y a los cinco minutos estaba otra vez tan pancho con sus videojuegos. Los padres no podían creer lo que su hijo había sido capaz de contar!!!

En otra ocasión fue Mikel el que nos preguntó, con vivo interés, sobre qué conversábamos a los que manteníamos una acalorada conversación que nos tenía entretenidos. Y sorprendidos, aceptamos el reto: contarle a un niño de 8 años lo que estaba pasando en esos días previos de elecciones de gobierno. Nos reímos mucho porque nos preguntó un montón de cosas y no sabíamos por dónde salir, fue un diálogo muy sincero que siempre recordaré con ternura.

Recientemente viví una situación con una pareja y su hija sobre cómo despedirse de la abuela que acababa de morir. Desde el principio habían hablado con normalidad de la enfermedad y a muerte de la madre de ella así que no era un conflicto ni tema tabú. Ahí estábamos los cuatro dialogando y se fue creando un espacio de compartir sentimientos y realidad, también Isa, con sus 10 años, contó cómo se sentía, dijo que iba a extrañar a su abuelita e hizo sugerencias para la misa funeral en la que también leyó algo que había escrito ella.

Lo bueno de la curiosidad, la espontaneidad, la naturalidad y la frescura de los que van estrenando la vida es que nos sorprenden siempre con sus preguntas, su lógica, su sinceridad, su manera de  intentar comprender el mundo que les rodea y estar cerca de la realidad. Nos contagian vida, esa que a nosotros en ocasiones se nos escapa entre tantos líos, ocupaciones, miedos, filtros, defensas. Ojalá que también encontremos maneras de compartir como los Bergara cuando deciden los cuatro los planes de fin de semana o como Tere y Alex, que cada vez más conscientes de estar creando algo nuevo, viven cada etapa con cansancio sí pero con agradecimiento y soltando más el corazón. Expresar y compartir como Keko en su blog, dejando en herencia a Juan y Javi toda la vida que Cris y él miran, sostienen y sueñan.

Ayudarles a crecer como personas y pedirles que nos ayuden ellos a lo mismo: a mirar la vida con sus ojos, con verdad e ilusión, con más soltura y creatividad en cada situación en la que podemos seguir aprendiendo y creciendo y ¡qué bien poder hacerlo juntos!


miércoles, 10 de abril de 2013


Vida que seguir estrenando, compartiendo, regalando...
¡¡Gracias a los autores y a quienes me acompañan con amor
desde cualquier rincón del mundo!!

desde este lugar en el mundo...

... Para quienes son parte de mi vida de maneras tan variopintas y desde tantos rincones en el mundo.
¡Qué mejor momento para...! así empezó un brindis muy recordado en familia hace un par de años atrás. Qué lindo guardar en la memoria del corazón momentos en los que, con unos y con otros, nos juntamos a chocar esos vasos o copas y brindar. Ese cruce de miradas que dicen más de lo que hablan al comunicar una buena noticia o intercambiar buenos deseos, al compartir el motivo que reúne a celebrar. 
Hoy quiero beber la vida a sorbitos!!! Y brindar agradecida por un año más de vida, por tantas oportunidades en las que seguir creciendo. Tal y como soy, como siento. Con mis más y mis menos, mis enredos y mis dudas. Con fuerza y verdad. Con ternura y sonrisas. Me compromete la esperanza. Sueños y proyectos, alegría, optimismo, confianza y creatividad que no falten!!
Un brindis por aquello que es humano y grande, por lo sencillo y lo pequeño, por esa alegría evidente que nada puede borrar. La misma ilusión contagiosa que salpica cada rincón. Ese tesoro de emociones que se desbordan haciéndonos más permeables y esponjosos, comunicadores humanos más hermanos. Vámonoooos!!
A beber la vida y a brindar!!!!

martes, 9 de abril de 2013



A la luz, la mirada, las sensaciones y los recuerdos,
son capaces de transformar y transformarme.


 A veces lo inesperado, acontece.

lunes, 8 de abril de 2013

mi manera de (ad)mirar

Sí, una vez más quienes se esfuerzan en recrear la vida nos lo recuerdan. Así con fuerza y vitalidad, con sencillez y rotundidad:

La esperanza dibuja cada día, mi manera de (ad)mirar el mundo.
 Muxote Potolo Bat

Los pesimistas siempre pondrán alguna pega o verán problema. Los resistentes se resisten a creerlo posible. Hay quienes se lavan la cara para tener una mirada más limpia descubridora y quienes se mudan de una piel que ya no funciona para entrar en otra más posibilitadora.  

Algunos apostamos a caballo ganador que así es. Lo decimos con nuestra actitud, con nuestra vida, alto, claro y buscando otros lenguajes que lo comuniquen: Podemos vivir de maneras distintas, incluyentes, a medida que nos construimos, cada día de nuestra vida, junto a otros, tomando decisiones y buscando maneras nuevas. Con lo que somos ahora y con todo lo que nos queda por aprender, claro que sí ¡¡¡que la creatividad sea esa fuerza que nos acompañe!!!



sábado, 6 de abril de 2013


“café pendiente” te sumas?

“Entramos en un pequeño café, pedimos y nos sentamos en una mesa. Luego entran dos personas
:
- Cinco cafés. Dos son para nosotros y tres “pendientes”.

Pagan los cinco cafés, beben sus dos cafés y se van. Pregunto:

- ¿Cuáles son esos “cafés pendientes”?

Me dicen:

- Espera y verás.

Luego vienen otras personas. Dos chicas piden dos cafés – pagan normalmente. Después de un tiempo, vienen tres abogados y piden siete cafés:

- Tres son para nosotros, y cuatro “pendientes”.

Pagan por siete, se toman los tres y se marchan. Después un joven pide dos cafés, bebe sólo uno, pero paga los dos. Estamos sentados, hablamos y miramos a través de la puerta abierta la plaza iluminada por el sol delante de la cafetería. De repente, en la puerta aparece un hombre vestido muy pobre y pregunta en voz baja:

- ¿Tienen algún “café pendiente”?

Este tipo de caridad, por primera vez apareció en Nápoles. La gente paga anticipadamente el café a alguien que no puede permitirse el lujo de una taza de café caliente. Allí dejaban en los establecimientos de esta manera no sólo el café, sino también comida. Esa costumbre ya ha salido de las fronteras de Italia y se ha extendido a muchas ciudades de todo el mundo.

http://cafespendientes.es/ - #cafespendientes              ¿Te sumas?

viernes, 5 de abril de 2013

porsiacaso, aquí y ahora

Cerré la puerta del armario y pensé, ilusa de mí, que tiempo más tarde (¿un año?) lo que dejé lo volvería a encontrar, allí estaría de nuevo... No podía imaginar todo lo que vino después y que no había retorno, por lo menos no así, tal y como conocía mi vida hasta ese instante. Este recuerdo pasó hace 22 años, sí, tal día como ayer. Es una imagen de esas que cuando me viene al recuerdo ya la acompaña la moraleja: porsiacaso, aquí y ahora, si quiero hacer algo, no lo postergo, mejor hacerlo, los después no siempre llegan. 
 
Me imagino así de aprovechadas hasta la última gota, la solidaridad de tantas personas en días de inundaciones en tantos lugares del mundo, así como las horas restantes de paseo de  Mau y Max por las calles de Estambul. Terminé de corregir por cuarta vez el proyecto para entregar esta tarde y a decir que ya está listo. Con la cabeza enfocada en el examen de las 4. Repaso agenda para ver qué flecos quedan de la semana y apunto cosas con vistas a las siguientes. Mensajes de estos instantáneos tan propios de los teléfonos de hoy me interrumpen y de vez en cuando contesto, lo que me recuerda que tengo que silenciar el aparato a la mañana, aunque hoy me permito tenerlo encendido, no necesito estar muy concentrada.
 
Acaba de salir el sol pero escasea, no dura, se nubla enseguida, se resiste, como todo cambio necesario que no acaba de llegar, como esos que se pelean a fondo hasta que se consiguen, este sol nuestro tan preciado no acaba de regalarnos esa luz que esperamos; a ver si pronto, se anima, se va a encontrando con más fuerzas y habita la primavera, es lo propio, es el tiempo, parece que hasta al sol, hay que recordárselo, hay veces, que también a él se le olvida. Algo así les pasa a los que no acaban de ver resultados en esas luchas que piden paciencia y constancia, suma y sigue, a cualquiera que se sienta corredor de fondo en su vida.
 
El pan casero se va terminando de hornear y el olorcito a romero va recorriendo toda la casa. Me apunto: mandar a Celina la receta, no me olvido, más tarde será su momento. El wok me espera con unas verduritas ricas de temporada para comer en un rato y la carne para terminarla de hacer. Qué bien ya falta menos para empezar el fin de semana.
 
Dicen los que saben que tener lucidez y fuerzas sumando en una misma dirección nos ayuda a vivir plenamente presentes, habitando cada situación vital. Estar presentes donde tenemos que estar, a cada momento, nos centra y ayuda a vivir en presente. El resto del día, ya tendrá su lugar. El recuerdo del porsiacaso, aquí y ahora, también vale.
 
La vida se vuelve mucho mejor 
cuando decides disfrutar el momento simple
y aprovechar lo bueno que te da.
Viajar siempre ofrece 
una nueva oportunidad de conocer 
algún rincón poco visitado de uno mismo.
El encuentro promete y los reencuentros alegran. 
Ese contacto y esa presencia 
es lo que nos da fuerzas para seguir viviendo.
Viajar te lleva a ti mismo.
Tenemos muchas oportunidades que aprovechar.
¡Qué no se nos escapen!

lunes, 1 de abril de 2013


 
Otro mundo es posible.
El mal no descansa. El miedo tiene su poder, sí. 
Pero no siempre ganan. No tengamos miedo de las sorpresas.
Todo puede cambiar, empezando por tu corazón.
Las circunstancias puede que sí o puede que no, 
pero siempre podremos cambiar nosotros.
Todo cambio empieza en nuestro corazón.
Mirando al miedo a la cara según la fuerza, el valor y la confianza con la que uno se anima a vivir cada experiencia.
Se puede seguir aprendiendo a vivir cada día. 
Déjate conducir y transformar a cada paso.
Ábrete a la esperanza que estrenas, a lo posible. Confía.
Sí, todos los días, en días radiantes y en noches oscuras. Hoy.