viernes, 5 de abril de 2013

La vida se vuelve mucho mejor 
cuando decides disfrutar el momento simple
y aprovechar lo bueno que te da.
Viajar siempre ofrece 
una nueva oportunidad de conocer 
algún rincón poco visitado de uno mismo.
El encuentro promete y los reencuentros alegran. 
Ese contacto y esa presencia 
es lo que nos da fuerzas para seguir viviendo.
Viajar te lleva a ti mismo.
Tenemos muchas oportunidades que aprovechar.
¡Qué no se nos escapen!