lunes, 1 de abril de 2013


 
Otro mundo es posible.
El mal no descansa. El miedo tiene su poder, sí. 
Pero no siempre ganan. No tengamos miedo de las sorpresas.
Todo puede cambiar, empezando por tu corazón.
Las circunstancias puede que sí o puede que no, 
pero siempre podremos cambiar nosotros.
Todo cambio empieza en nuestro corazón.
Mirando al miedo a la cara según la fuerza, el valor y la confianza con la que uno se anima a vivir cada experiencia.
Se puede seguir aprendiendo a vivir cada día. 
Déjate conducir y transformar a cada paso.
Ábrete a la esperanza que estrenas, a lo posible. Confía.
Sí, todos los días, en días radiantes y en noches oscuras. Hoy.