sábado, 27 de abril de 2013


¿Qué prefieres?



¿Quedarte por el camino 
o hacer tu camino?
Decir que no está pasando.  Negarlo. No reconocerlo. No querer saber.
Desviarte, desdecirte, dar un rodeo, irte, pasar de largo.
A veces no ves, pero añoras y buscas. Discurres. Le das la vuelta.
A veces ves, te mueves, preguntas, intentas, escuchas, pones nombre, te das cuenta...


Deja de huir, entra, reconoce... 
 Te echarás para atrás. Estarás tentado de volver a viejas costumbres. 
Te aturullará tu discurso reincidente. Te envolverás en montones de razones 
y, sin apenas darte cuenta, te irán ganado terreno y te alejarás de unos y de otros. 
Te esconderás bajo una apariencia de normalidad con risas fáciles. 
Te asaltará la duda, la desazón, la tristeza, la incomprensión... 
Duras menos que fuegos artificiales, aunque habías dicho una y mil veces...
No desistas.  Nadie dijo que iba a ser fácil.
 Si te quedas ahí y no das más pasos, te enfrascarás en lo que te impide ser feliz. 
Deja de huir, entra, reconoce, busca ayuda, déjate ayudar...  

recomienza Toooooodas las veces que haga falta... !!
Nada se arregla o se desarma de un día para el otro.
Habrá lugares donde descansar. Herramientas apoyo para el camino.
Oasis donde reponerte. Tendrás que descubrirlos por ti mismo o con ayuda de otros.
Tomará tiempo y tendrás que volver a elegirlo muuuuuuchas veces.
 
Entrar en la verdad o salir huyendo.
Descubrirla con realismo nos hace adultos.
Basta un instante de reconocimiento para encender de nuevo la mecha.
Para iniciar un camino nuevo.

¡Cambia de actitud!
No te desgastes tanto en los errores ¿Quién no se equivoca?
No te pierdas en lamentos. Busca maneras saludables de lidiar con las cosas.
¿Quién no se siente cosa pequeña y frágil? ¿Cómo puedes ayudarte a vivir mejor?
Cambiar el chip depende de ti.  
Las cosas nuevas empiezan en tu corazón.
 
Tu oportunidad de dar un paso más
Tu camino