viernes, 31 de mayo de 2013

4 caminos

el desaprender, la incertidumbre, los errores, las transformaciones
 
DESAPRENDER Desaprendamos y desprendámonos de todo lo que se ha quedado obsoleto, oxidado, de los conceptos caducados (hay ideas que también caducan, como las latas de tomate), de los reglamentos tácitos que nos encorsetan, de los paradigmas cerrados, de las creencias limitadoras, de lo que nos impide avanzar y levantar el vuelo, de las actitudes mediocres, de hábitos repetitivos inútiles, de ideas compradas bajo efectos de seducción y sedación, de amueblamientos mentales restrictivos, de lo artificioso. 

INCERTIDUMBRE  ¿Qué hay de cierto? ¿Qué es lo estático? ¿Qué es la permanencia? ¿De certeza a certeza o la certeza de la duda? ¿Quién tiene la razón? ¿Quién tiene la verdad? ¿Acaso las verdades son rompecabezas a los que les faltan piezas o éstas se pueden combinar de otras maneras?

¿Nuestra visión fragmentada nos permite ver a la vez todo el holograma que es la existencia? ¿Lo que pisamos es sólido, quieto o depende? ¿Quizás otra mirada altera la realidad o... las realidades alteran las miradas? 

ERRORES Acertar, equivocarse... ley de vida. ¿Dónde está la perfección? El error en la vida, en las ciencias, en las artes nos lleva a discernimientos. Es la llave que abre otras visiones. Es la rampa de lanzamiento a otros encuentros.

En la observación sin juzgar, sin punición. El error amplía otras combinaciones, otros perfiles. Ayuda a ver del otro lado.

En las culturas sabias, el artista, el hacedor, comete conscientemente un error. Esto nos hace humanos. La belleza del "mamífero humano" es su vulnerabilidad. Ahí está la fuerza. ¿Acaso el éxito y el fracaso no son la misma impostura?

Se quebró el sol y me cuajé de estrellas. 

TRANSFORMACIONES Todo se mueve y cambia ---> arriba y abajo ---> lo que es ahora no fue ayer ni luego ---> lo sólido es líquido ---> y aire ---> y sólido ---> el color es sonido ---> el sonido huele ---> el olor es color ---> el color es materia ---> la materia son fractales ---> los fractales se hacen volúmenes ---> el volumen es espacio ---> el espacio es tiempo ---> el tiempo es secuencia y todo ---> el todo son matices y nada ---> los matices ---> ternura ---> acto creativo por excelencia.

Me traslado y cambio ---> cambio, porque me traslado ---> mudanzas en direcciones múltiples.
Tenemos derecho a desplegar todo nuestro potencial. El hacer, sentir y pensar singular como personas y como pueblos. Si la creatividad no nos ayuda a todos a ser más felices y más plenos... ¿Para qué? 
  
 
La creatividad
es una necesidad primordial del ser humano
y es su potencial natural.
Marga Íñiguez
Filósofa, investigadora y viajera permanente. Desde 1965 desarrolla la creatividad y la innovación en campos diversos (empresas e instituciones, medios de comunicación, formación del profesorado, arte, planes de desarrollo y crecimiento personal).

miércoles, 29 de mayo de 2013

un viaje de ida y vuelta

Hay momentos en que la tentación es fuerte: pretender vivir como si no estuviera pasando, como si lo que pasa no afectara a la vida, pretender reducirlo, minimizarlo, hacerlo desaparecer como si no existiera. Las situaciones que vivimos llegan y se expresan tal y como son, con toda su verdad y hondura. Los cambios nos descolocan. A veces nos sentimos con más recursos para responder y otras con la perplejidad de quién no sabe ni cómo vivir lo que tiene delante. Nuestras respuestas variadas como un abanico de diversidad, que muchas veces no se acompasa con la realidad. Lo vemos a diario. Nos pasa. Hay quien va de frente, responde, salta al ruedo, afronta, busca a fondo, se cuestiona lo que vive, expresa lo que siente, lo que quiere hacer. Hay quien se escuda y se esconde, quien huye, quien retrasa el responder, quien evade, quien mantiene distancias, silencio. Hay quien tan pronto vive de una manera como cambia, y hace todo lo contrario. Hay quien se bloquea, se desgasta por la tensión y el sufrimiento inevitable que todo retardo conlleva y el dolor que todo proceso de crecimiento porta. Hay quien se toma su tiempo para valorar, para decidir, para responder. Maneras distintas de responder a situaciones que vivimos a diario o en tiempos especiales o puntuales de nuestra vida así como oportunidades de vivir, de experimentar, que están ahí, esperándonos.

Hay signos esperanzadores de que en nuestra calidad de respuestas podemos avanzar. Hoy mismo un amigo me contaba que, por fin, después de una espera que se hacía eterna, le concedían plaza en un curso que llevaba tiempo esperando. Justo en el momento que ya estaba a punto de perder todas las esperanzas ante una realidad sociolaboral que no cambia. Y va y pasa algo que altera esa situación, la cambia y todo cambia. En otro momento hubiéramos compartido una ida y vuelta de opiniones pero esta vez estuvo cargada de mayor calidad, de expresión de sentimientos y deseos como también de celebración de esta nueva oportunidad que se presenta. Lo hablaba con él. Permanecer, ese es el secreto. Persistir, no tirar la toalla... y si la tiramos, volver a buscarla. Como la confianza, si se nos pierde, salir a buscarla. Si cada cosa que me pasa la vivo como insoportable, mis energías las pierdo, las echo en quejas, lamentos y resistencias. Puede que tenga, y con razón, motivos, para ello, pero mi vida es más que ésto y puedo hacer algo más que negarme a vivir lo que me toca para no perder el tren que tengo delante. Y mis energías las necesito conmigo para vivir lo que ahora tengo que vivir y lo que podemos es descubrir ese cómo ayudarnos a ello, en qué se concreta.

 
 
Cuanto más ganas tengas de escapar, reflexiona, frena, plantéate las cosas, permanece. La huida tiene una relación directa con la dificultad sentida. Y sino se aborda no se crece. Para crecer hay que enfrentar, hay que descubrir qué está pasando, qué me está costando... Para aprender modos más sanos de vivir, hay que seguir buscando, aunque no tengamos la más remota idea de dónde ni cómo se puede hacer eso. Muchas personas, cada día, aprenden a conocerse mejor, a vivir en comunicación y en un diálogo más abierto y sincero, a afrontar sus conflictos, con más frescura y libertad. Y ayudarse a uno mismo, querer, cuidar la vida... es permanecer.

Permanecer. Un mensaje que me sigue resonando. Descubriendo cada día cómo. Cómo querernos, cómo acompañarnos, cómo sostenernos, cómo relacionarnos, cómo vivir. No quiere decir no cambiar, no elegir, quedarse en lo conocido, sí caminar, sí desenvolver nuestra capacidad de evolucionar.  Estamos llamados a crecer en hondura y humanidad. La respuesta a la realidad, que no la huida, en fidelidad creativa se genera en este diálogo, en este viaje de ida y vuelta, de escucha y diálogo, de asentir, discernir, elegir, plasmar, configurar, orientar y concretar la vida a todos los niveles en los que nos movemos en nuestra vida a medida que lo vamos descubriendo.

lunes, 27 de mayo de 2013

cuando uno sale de su cueva...

Cuando uno sale de su cueva... descubre que hay luz, color, sonido, sabor, aire, silencio, palabras, ruido, personas... el mundo. El mundo tal y como es. El mundo que existe y es real. El mundo que muchas veces uno se pierde si se queda encerrado en sí mismo. 

Cuando uno sale de su cueva... ve que hay un más allá. Ve, mira, toca, huele, gusta, saborea, siente, oye... Hay vida, más vida. Más allá de tu cabeza y pensamientos ronroneantes y envolventes. Más allá de los límites de tu ombligo, hay otras experiencias. Si abrimos puertas, ventanas, si quitamos filtros, murallas bloqueantes. Más allá de tus miedos, más allá... dice una canción.

Cuando uno sale de su cueva... descubre que hay otras y otros. Que hay personas que en el fondo no son tan distintas de uno... tantas coincidencias, tantas divergencias. Tantos puntos de vista como ojos que miran la vida, como corazones que laten un mismo o distintos compases. 

Cuando uno sale de su cueva... se descuadra. El paisaje cambia, es distinto al acostumbrado. A lo que uno ve cuando sólo ve lo suyo. A veces este paisaje asombra, otras asusta. A veces gusta y otras veces nos disgusta. Se nos presenta como reto: explorar, descubrir, conocer, escuchar... una manera de relacionarnos con la Vida, en diálogo, para descubrir y descubrirnos en camino, inciertos, vulnerables, capaces, imperfectos, luchadores y posibles,  inacabados.

Cuando uno sale de su cueva... existe el 'peligro' de conectar. De conectar con otros. De conectar con uno mismo. No podemos sentirnos cerca unos de otros si no nos decimos lo que sentimos, si no compartimos, si nuestros encuentros no nos conectan. La buena noticia es que tenemos esa capacidad de llenar, de habitar nuestros lugares comunes y hacer únicas nuestras historias. Somos reacios a compartir, por muchos motivos, esa sensación de vulnerabilidad, de desnudar emociones, dan cierto vértigo. Compartir los sentimientos es un acto de valor con el que podemos descubrir otros corazones que sonríen junto al nuestro, que pueden acompañarnos, melodías con las que nos podemos acompasar. Valor de hablar, valor de compartir, de no dejar conflictos sin resolver, de expresar lo que pensamos... Juntos escribimos la historia, esa historia que va más allá de nuestro refugio protector.

Cuando uno sale de su cueva... pasan muchas cosas... queramos o no que pasen, pasan y nos afectan, nos cuestionan, y puede, que si les dejamos, ¡hasta nos enseñen algo! ¡Qué cosa! Hay cosas que entendemos y otras que no, algunas se nos escapan... Cuando la vida viene con sus cosas, algunas cosas vienen pinchantes, es la misma vida que se presenta afilada, dura, difícil, aplastante, agobiante... hay momentos en que dan ganas de quedarse enrollado en la cueva de uno, bien resguardado, hasta que la cosa que uno tiene se pase, se vaya, deje de dar guerra... pero no, la cosa sigue ahí, está. ¿Quizás esté sugiriendo otra respuesta por parte nuestra? ¿otras preguntas? ¿una oportunidad de vivir cosas nuevas? Es algo que nadie lo puede hacer por uno... Habrá que descubrirlo.

Cuando uno sale de su cueva... se recrea. Es verdad, es un riesgo, salir así como así... puede hacer frío, puede llover, puede pasar algo. Pero también uno puede ir, puede volver, puede encontrarse, puede verse envuelto en aire fresco, ventilar emociones, dejarse empapar por novedades ... ¿Por qué no? 

El mito de la caverna, la alegoría de la cueva de Platón, se refiere a cosas similares a éstas tan propias hoy de la inteligencia socio emocional. Platón habla de la cueva como un escenario cerrado que representa la ignorancia, el conformismo y es una metáfora de esa cárcel mental en donde estamos todos, dando muchas cosas por conocidas como reales, a pesar de no haberlas comprobado, observado ni estudiado; y por lo tanto, sin haberlas entendido realmente. Platón presenta al sol, como la sabiduría, el conocimiento de la realidad. Plantea el problema que tiene quien es capaz de escapar de su prisión, los enfrentamientos que le suponen por dentro y por fuera, así como la posibilidad que tendrá de descubrir el mundo que le rodea desde otro punto de vista diferente, el la realidad, el de la sabiduría.

Quedarse en lo conocido es cómodo y hasta válido pero hay más opciones, diversos modos a los conocidos, que no por buenos son los mejores. En cuanto nos hacemos una idea sobre las cosas no queremos ir más allá. Y cuando aparece alguien que es capaz de darle una vuelta más, lo tomamos por loco. Para qué complicarse tanto la vida pudiendo hacerla sencilla, decimos. Y muchas veces lo que llamamos sencillo es nuestra defensa, para no movernos de donde estamos.

Hay que salir... a buscar, perder el miedo o cargar con él para conocer, para conocernos mejor. La invitación es salir de la cueva, ir más allá. Asumiendo que el camino queda grande pero se hace a cada paso, la incomodidad que supone aunque duele dejar lo conocido porque morimos un poco en esa búsqueda e intentos, que pagamos el precio del cambio, de las equivocaciones, de la intemperie, pero vivimos en camino, en proceso. Una dinámica de diálogo con la vida es un camino de ida y vuelta, para conectar, nacer de nuevo, para que nazcan cosas nuevas, y el que lo prueba lo sabe... 


Haz la prueba, ¡sal de tu cueva!

domingo, 26 de mayo de 2013


La creatividad para responder a la vida
para responder a la realidad
nace de un corazón que escucha, que se escucha.
Un corazón alerta es quien mejor puede darte respuestas,
sugerir caminos, presentarte retos…
¿Quieres vivir en clave de escucha?

miércoles, 22 de mayo de 2013

martes, 21 de mayo de 2013

Importante: no dejar de hacernos preguntas que nos abran a la vida

 Que el humor y la espontaneidad nos acompañen en esta búsqueda 

lunes, 20 de mayo de 2013

Aunque hay veces dan ganas de desenchufarse y ponerse en modo off
ARRIBA CON ESTA NUEVA SEMANA!!!

viernes, 17 de mayo de 2013




Se busca gente capaz de sonreír



Se necesitan donantes de risas
Ante la crisis, más risis.  
Descubre tus motivos para sonreír.
Para que el ánimo no decaiga, 
lindo es sentirse acompañado con humor.
Y para celebrarlo y potenciarlo...
¡Regala sonrisas! 

viernes, 10 de mayo de 2013

algún día... quizás...

¿Para qué vamos a gastar dinero público en arreglar estas piedras? me dijo un hombre con aspecto cansado señalando un edificio que están restaurando en la parte vieja de la ciudad.  Es verdad que en tiempos de crisis arreglar "esas piedras" que ambos estábamos mirando, parece un lujo innecesario, prescindible, con la de cosas urgentes que hay por hacer. Y es cierto pero sólo en parte. También estas piedras son parte de la ciudad, su patrimonio artístico e histórico y otros que vengan después que nosotros las disfrutarán porque hoy unos han decidido conservarlas.

¿Cómo nos verán las generaciones siguientes? ¿Qué dirán de nosotros los que vivan años o siglos por delante? ¿Qué huella de nuestro paso por la vida quedará?

Algunas veces miro rincones de la ciudad y como la historia de siglos sale de cada piedra y rincón, no es difícil hacerse preguntas. Preguntarse cómo habrían vivido otros allí, cómo se enfrentaban a situaciones que hoy nos parece que sólo nosotros las vivimos cuando tantos y tantas han tenido experiencias como las nuestras en otros tiempos. La abuela Crescen esa señora que hasta los 100 años hizo flores de papel con sus manos para regalar y alegrar a otros me hablaba de estas cosas. En pocos días muchos acontecimientos y una misma sensación: estoy de paso. Hace pocos días despedimos a Marisa. Y ayer pensaba que ella ya no caminará por estas calles de su Pamplona que tanto quiso y que su marido Iñaki y su hijo Mikel pensarán que la ciudad ya no es la misma sin ella pero que gracias a que ella la vivió hay muchos rincones que  la recordarán y son parte de su historia.

Un día no caminaré por estas calles por las que hoy me gusta pasear, serán otros los que la pateen y habiten cosas similares o muy distintas a las mías. Pero habré estado, habré sido, soy parte de la vida de esta ciudad, y esta ciudad y sus gente, son parte mía. Y eso, aunque me vaya, viene conmigo. Y se queda en otros, que son vida conmigo, que soy vida con ellos. 

... Porque también de aquí hay que irse, suelo decirles a los de casa cuando sale esa vena de orden y dar puerta a cosas que vamos guardando y no acabamos de desprendernos. Siempre me acuerdo cuando tuvimos de vaciar la habitación de mi abuelo, aquello era un no acabar y me hizo pensar a mi corta edad que yo no quería eso, que intentaría vivir sin tantos trastos. Por eso con humor y sentido común, cada cierto tiempo, es reconfortante hacer limpieza. Nos preparamos para muchas cosas en la vida, pocas nos enseñan cómo vivir conscientemente para poder irnos sencillamente. ¿Se tratará de descubrirlas a medida que vivimos?

La sensación de que la vida es tan valiosa como frágil es cada vez más real para mí. En tiempos de contrastes y sentimientos ambivalentes ante despedidas de familiares, amigos, compañeros, quehaceres; noticias que celebrar y otras que digerir y aceptar; etapas de comienzo y de cierre, búsquedas y cambios... cada experiencia deja su mensaje, trae preguntas, reflexiones, retos y esperanzas. 

Sigo descubriendo cómo vivir mejor a cada paso, en lo pequeño y en lo grande, cada día. Sí, con ilusión por cada día que estreno. Intento vivir despierta, atenta, fiel a lo que descubro valioso e importante que tiene que ver más con el fondo que me habita, lo que no pasa aunque pasen muchas cosas. Quiero seguir confiando, dando lugar y espacio a otros mundos con creatividad, responsabilidad, lucidez y de las maneras más saludables posibles.

Esperaba con ganas este momento, este espacio en que posan las cosas que van pasando, las que me hacen ser, vivir, descubrir, dar sentido, dar lugar, soltar... una vez más.

jueves, 9 de mayo de 2013

con el tiempo aprendes

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma;
Y uno aprende que el amor no significa acostarse,
y que una compañía no significa seguridad,
y uno empieza a aprender…
Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas,
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta
y los ojos abiertos,
y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…
y los futuros tienen su forma de caerse por la mitad.

Y uno aprende que si es demasiado
hasta el calor del sol puede quemar.

Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno es realmente fuerte,
que uno realmente vale,
y uno aprende y aprende… y así cada día.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien
porque te ofrece un buen futuro,
significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quién es capaz
de amarte con tus defectos y sin pretender cambiarte
puede brindarte toda la felicidad

Con el tiempo aprendes que si estás con una persona
sólo por acompañar tu soledad,
irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo aprendes que los verdaderos amigos son contados
y quién no lucha por ellos, tarde o temprano,
se verá rodeado sólo de falsas amistades.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en momentos de ira
siguen hiriendo durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace,
pero perdonar es atributo sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente
es muy probable que la amistad nunca sea igual.

Con el tiempo te das cuenta que aún siendo feliz con tus amigos,
lloras por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida,
con cada persona, es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta que el que humilla
o desprecia a un ser humano, tarde o temprano
sufrirá multiplicadas las mismas humillaciones o desprecios.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy,
porque el sendero del mañana no existe.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas y forzarlas a que pasen
ocasiona que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro,
sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado,
añorarás a los que se marcharon.

Con el tiempo aprenderás a perdonar o pedir perdón,
decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas,
decir que quieres ser amigo, pues ante
una tumba, ya no tiene sentido.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo…


Jorge Luis Borges - Aprendiendo

jueves, 2 de mayo de 2013

el paso a paso, lo rutinario, el día a día...

... nos gustaría hacerlo a lo grande, solucionar todos los problemas. Y ¡ojalá pudiéramos hacerlo! pero casi nunca es posible que los cambios se den como soñamos, que un cambio ocurra como nosotros hemos imaginado...

... en lo pequeño, en lo cotidiano, en lo que no agrada y en lo que la vida va trayendo... ahí está la respuesta. Descubrir la vida, las posibilidades que tenemos, los retos que se nos presentan, algo que reconocer, que aprender, que elegir, cambiar la manera de mirar dejar de  ver obstáculos y empezar a distinguir caminos.

... dar valor a la sonrisa, a la mirada, a la caricia, a todo eso tan pequeño que muchas veces pasa desapercibido y parece insignificante... eso tan importante que si nos faltara...

... redescubrir la mirada de niño sorprendido al ver el mundo, la sonrisa agradecida de quien se siente querido, la caricia esperada...

... recuperar la esperanza en lo pequeño y valioso de las personas... lo que nos ayuda a acercarnos a los demás... amigo, hermano, compañero, gesto cotidiano de fe, de escucha, de cariño, de ofrenda, de confianza, de apertura, de perdón, de abrazo.

 la grandeza de una persona se forma en lo cotidiano

... la importancia de los pequeños movimientos que van ocurriendo en nosotros mismos y en nuestro alrededor... Eso tan inapreciable que si faltara nos faltaría el mundo. Eso que va haciendo que realmente cambie nuestra vida. Eso que importa reconocer, cuidar, prodigar...
 
 RAMayo2013

no sé vivir sin confianza

¿Cuáles son tus palabras preferidas, aquellas que no quisieras que se llenaran de telarañas y más repites en tus canciones?.¿sobre qué no te cansas de cantar?

Repito una y otra vez las palabras SOL y ESPERANZA… lo sé y lo hago absolutamente consciente… las dos tienen que ver con la FE… la confianza. No se puede (y yo no puedo) vivir sin confianza… cuando me falta… todo lo demás se tambalea. 

El Sol simboliza para mí, como para mucha gente, todo lo bueno que tengo a mi alrededor… la luz, el calor, lo más alto a lo que uno puede aspirar, mi Fe más profunda.

Fe en uno mismo, en los demás, en Dios, en los ideales… (cada cual a su ritmo y altura, pero FE)

Quien vive sin confianza no tiene esperanza, ni ilusión, ni…

Un día invitaste a la tristeza a casa, le diste un cigarrillo y un café y al final le dijiste que se fuera. ¿alguna vez se negó a marchar?. ¿Qué te ha enseñado la tristeza?

Yo nunca la invito… es maleducada y se presenta muchas veces sin avisar y es entonces cuando creo que lo mejor es tomarse un café con ella, fumar un cigarrito y echarla antes de que sea la hora de cenar…

Muchas veces me ha costado echarla… por eso, lo único que quiero decir, y me consuela, es saber que al final… estoy seguro… se marchará… si se lo pides se acaba largando. Ya sabes: “cariño, vámonos a la cama que esta señora tendrá que irse”.

La tristeza me ha enseñado fundamentalmente, lo importante que es vivir con alegría.

Tienes razón al decir que la vida es ensayo y error. ¿Qué te ha enseñado hasta ahora y qué te falta por aprender?

Pues que el verdadero fracaso es aquel que hace a uno rendirse. Aunque en muchas ocasiones hay que asumir que el muro contra el que te estás dando golpes no es el camino. Aceptar eso, es una consecuencia también buena del ensayo….

Los errores, me han enseñado a asumir que en la vida voy a caerme muchas veces, pero que tengo que aprender de la caída… o sea… me han enseñado que hay que buscar herramientas, motivos, apoyos,… que me ayuden a levantarme.

¿Que qué me falta por aprender??? Pues todo. Me falta TOOODO por aprender


¡Qué hermoso es darle a los demás lo que tenemos, lo grande y lo pequeño, lo hermoso y lo ruin, hasta las propias legañas, como bien dices!. ¿Qué te cuesta más aceptar de ti?

Las legañas son las miserias cotidianas que nos hacen humanos. Y yo tengo muchas!!! 

Claro!!! Legañas de pereza, de desesperanzas, de faltas de optimismo, de confianza… Lo verdaderamente bonito, como dices, es poder compartirlas… y tengo la suerte de hacerlo en mi casa y además expresarlo en forma de canciones. 

 Unas cuantas palabras con Álvaro Fraile, cantautor