sábado, 22 de junio de 2013

con nosotros mismos

Es una persona tremendamente comprometida y nadie duda que hace una labor necesaria. Hace poco me decía que no podría hacer nada de lo que hace con tanta pasión, generosidad y entrega, si no mantuviera una relación sana principalmente consigo mismo. Equilibrio difícil, decía, porque vivimos más entregados de puertas para afuera, dispersos, en mil y una cosas, todas urgentes, todas importantes, y mucha veces quedamos para el último lugar y somos los últimos en escucharnos. Y bien cierto es que si no estamos bien con nosotros mismos, difícilmente estaremos bien en todo lo demás, o bien iremos tirando y arrastras porque la relación que mantengo conmigo mismo afecta a todas las demás, seamos más o menos conscientes de esto. Y cuanto más lo seamos, mejor. Mejor podremos cuidarnos, escucharnos y atendernos.

La relación más importante, la que condiciona nuestro bienestar y nuestra vida empieza con nosotros mismos sino, lo de fuera, por muy loable que sea, acaba siendo una huída o una compensación. El amor bien entendido empieza por casa, dice el refrán, por nuestra propia piel. Si queremos cambiar algo de puertas afuera primero hay que empezar de puertas adentro. 

Que este finde  nos regalemos un tiempo así con nosotros mismos, que no nos falte un ratito de escucha, de auto cuidados o de cuidados paliativos si estamos mucho más necesitados...