jueves, 6 de junio de 2013

por esas personas, por momentos, situaciones...

Porque hay personas y situaciones que nutren nuestra Vida y nos hacen crecer. Abonan nuestro corazón y nos hacen personas más bellas. Porque cada día volvemos a florecer... Aunque tardemos en ver los frutos y nos falte abonar la paciencia...  Porque hay personas con las que compartimos raíces, el sustrato y la esencia de lo que hoy somos, también desencuentros, enfados, crisis, como avances, descubrimientos, alegrías, buenas noticias... Por todo lo que abona nuestro corazón y lo hace latir con el de otros de cerca o de lejos.   Porque hay personas y momentos que nos iluminan la mirada, nos dan calor, nos llenan de luz y colores y hacen que podamos pintar la vida con fe y esperanza. Por todo lo que es capaz de sacar una linda sonrisa de nuestra cara y nos hace capaces de conectar con nosotros mismos para enamorarnos cada vez un poco más de la Vida, de los proyectos que estamos llevando a cabo o queremos emprender, de las personas...  Porque hay personas y situaciones que sacan lo mejor de nosotros mismos y nos descubren quiénes somos en verdad. Personas y situaciones que nos hacen capaz de mirar con otra perspectiva, desde distintos puntos de vista, con más profundidad o soltura. Personas y situaciones que nos ayudan a vivir cada día con ese poquitín que nutre, que cuida, que nos ayuda a ser.   Porque hay personas y situaciones que nos descuadran y hacen que nos hagamos preguntas. Preguntas esenciales para crecer. Que nos dan fuerza y ánimo en tiempos de bajones y crisis, de roturas y enredos, de bloqueos. Porque nos descubren las capacidades que tenemos, muchas veces ocultas o desconocidas, hasta que las desempolvamos y estrenamos o reciclamos para volver a poner en circulación.  Porque hay personas y realidades comprometidas en crear felicidad, en crear solidaridad y humanidad, en ayudar a vivir mejor, con más dignidad. Por todos los que ponen en juego sus cualidades y dones al servicio de los demás desde trabajos y voluntariados, desde charlas, talleres, escuchas y diálogos, comprometidos, a veces muy cotidianos. Por todo lo que nos hace ser más conscientes de nuestra realidad y posibilidades, por todos los que nos pinchan, nos critican, nos hacen removernos, cuestionarnos, movilizarnos... para que saltemos, que nos preguntemos, nos movamos... para despertar, estar atentos... para vivir!!!  Por lo que nos hace sentir queridos y valiosos, por lo que nos vuelve más agradecidos que quejosos, más compañeros y acompañantes que pasivos solitarios distantes, más comprometidamente solidarios y hermanos unos para con otros, dispuestos a crecer en esas actitudes todos los días.   Por los que siguen ahí, por los que estuvieron en otro tiempo, por los que van apareciendo, por los que nos acompañan por un tiempo, por los que vendrán...     A TODOS MUCHAS GRACIAS!! Personas, momentos, situaciones... a la Vida, a Dios...  Desde Otrolugarenelmundo, con humildad y sencillez, con alegría, lucidez y creatividad renuevo este compromiso de seguir buscando, cada día, empezando por mí, cómo recrear nuestro mundo, haciendo posible desde lo concreto, otro mundo, más humano y sostenible.