miércoles, 21 de agosto de 2013

cada momento es un gran momento

Una vez en un ejercicio de comunicación en un curso nos preguntaron qué es lo único que salvaríamos y no perderíamos en un naufragio. Y comenzó una lluvia de sueños y respuestas de lo más inverosímiles y ocurrentes hasta que alguien dijo "lo que has vivido". Y esa respuesta flotó en el aire y quedó como un mensaje al que seguimos sacando jugo el resto del tiempo.

Sí sobrevivo lo que no podré perder es lo que he vivido. Lo que forma parte de mi vida: mis experiencias, mis aprendizajes y mis descubrimientos así como de mis errores y dificultades, mis creencias y valores, mis afectos, todo lo que me configura y hace ser la persona que soy hoy. 

Muchas veces nos aferramos a cosas, a personas, a recuerdos, a épocas pasadas y se nos pasa lo que en verdad es nuestro: lo que hemos vivido, lo que estamos viviendo. Algo que ni un naufragio nos puede quitar. 

Muchas veces nos parece que algunas situaciones y rupturas nos dejan sin rumbo, que nuestras tormentas nos hacen naufragar y perdemos la esperanza de sobrevivir y llegar a buen puerto. Sin embargo, no hay borrasca que dure para siempre ni laberinto del que no sea posible salir por propio pie y con el apoyo de compañeros de navegación.

Cada momento es único y especial. 
No te lo pierdas.