martes, 27 de agosto de 2013

escoges tú

¿Cómo mides la vida? ¿A qué das peso e importancia?  Muchos te dirán otras cosas, yo te digo que la vida te la juegas en el amor.

La vida se mide según la experiencia del amor en tu día a día. Y si nos sabes amar, no importa, sé humilde y no cierres el corazón a nuevos aprendizajes, a la vida, a tu Dios.
Porque sólo abierto a la Vida tendrás vida no encerrándote ni resguardándote una y otra vez como mecanismo de protección.

La vida se mide según la felicidad o la tristeza que proporcionas a otros. Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas. Se trata de lo que se dice y lo que se hace, lo que se elige decir o hacer, sea dañino o benéfico. Se trata de la amistad, la cual puede vivirse como una experiencia humanizante. Como humanizante es el amor que toca cada corazón, que transforma distancias y acompaña con presencia nuestras soledades y dolores.

Se trata del respeto, del cariño, de la capacidad de cuidar, de la pasión, de la ternura... de lo que hay dentro de ti. De la creatividad con que vivas, de cómo miras, de cómo escuchas, de tu cercanía, de lo cultivas y de cómo lo riegas. Actitudes y comportamientos que seguir desarrollando, reconociendo, valorando.

De cómo amas. De sí usas la vida para alimentar el corazón de otros, para hacerlos felices o si estás equivocando tus pasos en caminos que no te llevan a ninguna parte y te hacen sufrir a ti y a los demás.

Da pasos que te abran más allá de tus miserias, que te pongan en camino desde la sencillez y hagan salir de ti como quien se atreve a caminar con confianza.
Date la oportunidad de crecer, hacer crecer tu persona, en cada experiencia, en cada relación, en cada dificultad, en cada etapa de la vida. No tengas prisa ni quieras ir más rápido.
Date la oportunidad de dejarte querer, cuidar, acompañar y sostener... ¡una cara del amor muy necesaria y sanadora! 
Date la posibilidad de amarte cada día un poco más y poner amor en todo lo que haces. 

Tú y sólo tú escoges la manera en que vas a vivir. Esas decisiones son de lo que se trata la vida. La vida que está en movimiento, que seguimos haciendo nueva y estrenando a cada momento.