martes, 22 de octubre de 2013

es un sueño, pero creemos en Él

Google una vez más sorprende con su doodle interactivo y trae a la portada del buscador a un personajillo simpático en memoria de André Jacques Garnerin, que un día como hoy, hace 216 años, hizo el primer salto en paracaídas sobre París. Fue el primer hombre que saltó en paracaídas por primera vez en la historia. También los medios de comunicación se hacen eco de la noticia recordando que el saltador francés utilizó un globo de hidrógeno para subir hasta los 350 metros de altitud desde donde se lanzaría posteriormente en dirección al parque Monceau de París. Cuando el globo en el que viajaba alcanzó los 350 metros de altura cortó la cuerda que unía la cesta y abrió el paracaídas que le llevó hasta tierra. Miles de testigos contemplaron atónitos aquella hazaña.

No se quedó en este salto únicamente, realizó muchos más, entre ellos uno a 2.430 metros sobre Londres y empleando para ello un paracaídas con campana de seda que llegó a medir 7 metros de diámetro. No fue el único que se atrevió a desafiar a la gravedad con el paracaídas en mano, su mujer, Genevieve Labrosee se convirtió en la primera mujer en saltar en paracaídas, un año después que su marido. Y su sobrina Elisa saltó 40 veces entre 1815 y 1836. En 1804 un compatriota suyo, continuaba con este mismo impulso. Garnerin murió en un accidente cuando estaba efectuando los preparativos para realizar un vuelo en globo dirigible, otro más que muere con la tarea entre manos, haciendo lo que más le hacía vivir.

Un mensaje alto y claro para nosotros hoy, un mensaje que sigue dando de que hablar, como todo lo significativo e importante que nos dice algo por dentro. Él se entregó a  fondo hasta dar la vida por su sueño, hizo que unos cuántos mirasen para arriba y se hicieran preguntas, despertó curiosidad, sorpresa, ilusión por ver algo realizado y posible, contagió a otros que como él también quisieron vivirlo, aportó su granito de arena para acercarnos un poco más al cielo y a lo que nadie se atrevía a soñar. Gran mensaje lanzado al vuelo con herramientas sencillas a su alcance. Ilusión, mucha imaginación y creatividad, esfuerzo, alegría, entrega, compromiso y pasión no faltaron. Tampoco hoy a tantas personas que buscan y trabajan por una vida vivida con más fondo, libertad y altura, movidos por lo que les hace vivir y quieren compartir con los demás.

Hago un hueco en este lugar en el mundo a los que trabajan y se comprometen por llevar adelante un sueño, en especial a la gente de la Parroquia del Perpetuo Socorro de Mérida a cargo de los Misioneros Redentoristas, que siguen soñando y se preparan juntos para dar el salto a una acción misionera en el barrio en marzo de 2014 y llevar un mensaje, ir más allá de lo conocido y de los que están para contagiar entusiasmo a todos y seguir invitando a otros a unirse. También en las redes sociales como Twitter quieren llegar a los 1.000 seguidores. Ayúdales siguiéndoles #misiónparroquial  

Es un sueño, pero creemos en Él, dicen. También para mí y para mucha más gente que seguimos dando saltos y contagiando con nuestra vida lo que nos hace vivir, no sé si lo conseguimos, sé que lo intentamos. A disfrutarlo, chicos, porque vale la pena y se pasa volando!!! "Ven conmigo a volar y a enseñar a los demás que hay algo más dentro de ti, que Cristo te hace vivir..."