martes, 5 de noviembre de 2013

¡miremos!

“Si no miramos, el resto del mundo es invisible” Elsa Punset

Ayer Jesús compartía un video suyo caminando con su paragüas bajo la lluvia y contando en pocos minutos lo que veía y tenía la ocasión de contemplar mientras paseaba. Sólo fue necesario salir de donde estaba y llevar consigo su capacidad de mirar y dejarse sorprender por el pasaje. Lo compartió animando a no pasar por la vida sin mirar, o mirando sólo a nuestros zapatos o nuestros problemas o cargados con el día malo o pesado que uno pueda tener, ya que nos perderíamos todos esos momentos que forman la Vida que nos rodea y que están pasando.

El arco iris es un toque de atención para que miremos al cielo, para que levantemos la mirada más allá de lo que vemos siempre, para mirar cielo lleno de color, alegría y esperanza que se nos regala gratuitamente. Si miramos un río y sólo vemos agua, no disfrutaremos de toda la vida que crece en sus orillas, del fluir del agua entre las piedras salpicando de vida el paisaje otoñal. Si caminamos por la calle con la cabeza baja y a lo nuestro no nos encontraremos con la gente, no veremos qué está pasando alrededor. Está en nosotros decidir si vivir cerrados o abiertos a lo que está sucediendo, si mirar o hacer como que no vemos.

Todo puede sorprendernos. Sólo hace falta despertar los sentidos, estar presente donde acontece la Vida. Cada día, cada relación y circunstancia traen sus mensajes, descubrimientos que se evidencian, sensaciones que renuevan. Nuevos aires soplan para quien es capaz de percibir, para quien descubre belleza y se permite instantes que saben a eternidad para volver a las cosas de la vida con una mirada nueva.