viernes, 17 de enero de 2014

de lo importante a lo que importa

hay un camino para los que quieran dar de sí a la vida

Estoy armando un material para un curso, tiene que ver con una búsqueda de cómo acompañar ciertas situaciones y realidades. A fuego lento descubro sueños grabados en mi corazón, matices y formas de volver a lo sencillo y esencial de manera nueva. Descubro con este trabajo, lo que también me pasa en otras situaciones de mi vida y sale en conversación con algunas personas; no soy yo, es un trabajo de dos, en mi caso tiene mucho de diálogo-silencio conmigo misma, con Dios, con la realidad, con las personas, una vez más, acompasarme, no tener prisa ni impaciencia y tampoco buscar perfeccionismo o resultados próximos, sí vivir con alegría y dinamismo, en una tensión para no eternizarme ni quedarme en lo meramente superficial. 

no tengo hora, ni fuego, ni saldo, ni cobertura mas que con tu regazo
me dices: déjame que sea yo tu fortaleza
fue sin querer que te quiero, y ya ves que cada día más...

Hay trabajos y realidades que nos educan en espera y paciencia, en escucha y silencio, éste es uno de ellos. Todo va preparando y hace ese trabajo en nosotros, a veces sin que lo perciba ni me de cuenta, otras siendo plenamente consciente de este gran regalo, sigo pidiendo la sencillez de quien no tiene miedo y se atreve a desenvolver el corazón para dejar que la vida recibida fluya a través de mí.

Lo que estoy trabajando va sobre como vivirnos mejor y de la libertad, la manera de mirar, los acentos y las actitudes que nos pueden acompañar en ese desarrollo, lo que depende de nosotros y lo que recibimos gratuitamente. Cuando nos vivimos con más libertad, cuando crecemos en aspectos de nuestra vida que nos hacían sufrir o que no podíamos vivir de otra forma, por ejemplo. Cuando podemos admitir la falta de coherencia entre lo que pensamos y decimos, entre lo mucho que decimos y lo pobre de nuestra realidad y esto no hace más que afianzar la autenticidad de nuestra vida para vivirnos en verdad sin escondernos. Cuando somos capaces de aceptarnos y reírnos de nosotros mismos, de mirar con ese humor limpio que tiene mucho de amor lúcido y cariñoso.

no te daré una tierra prometida, ni sabré curarte cada herida 
pero no va a faltarte corazón

Aunque nos sintamos frágiles aunque la soledad a veces pesa, podemos crear y recrear lo que somos, podemos descansar, encontrar nuevas fuerzas Cuando un silencio, una imagen o palabra es un canal, un eco, que transmite un mensaje que tiene la capacidad de entusiasmarnos, conmover, motivar, invitar a la acción, transmitir la mejor de las noticias y movilizarnos hasta tal punto que nuestra vida se transforma. Cuando devuelve luz a nuestra mirada, nos da fuelle y va más allá del optimismo conocido y puntual, cuando reverdece, renueva, no se queda en buenas intenciones ni ideas, nos acerca a lo concreto para comunicar esa vida que se mueve, esa manera de mirar nos saca de lo nuestro para ir más allá.

no tengas miedo, yo te sujeto, sólo confía y salta

No requiere cosas extraordinarias sino una actitud de presencia y corazón abierto, que se deja reconciliar, que nos devuelve al sentir, al gustar, apreciar, el bendecir, agradecer y renovarnos a cada instante, a cuidar hasta el más pequeño detalle de lo que se nos confía. Y nos damos cuenta que lo de siempre puede ser visto con una mirada nueva, los actos más simples y aparentemente insignificantes pueden transformarse en inspiradores y podemos vivirlos como si ahí donde no daba para más se encendiera el sol. 

si se trata se seguir...mira el sol! Vuelve a salir...

Lo que no hace ruido ni para mucha gente significa puede para nosotros contar, tener un incalculable valor, porque allí, sí allí, nos descubrimos sostenidos  y queridos.

Sólo el amor cura lo que no cura el ibuprofeno!!
Una sola convicción: sólo el amor todo lo puede, 
sólo el Amor todo lo salva.

Sí, yo lo sé y lo vivo, más o menos torpemente, el corazón no engaña, la experiencia con sus errores y despertares me lo muestra: no hay como el amor para vivirnos mejor y hacer posible que otros también lo conozcan.  

abriendo las ventanas a la vida:
en los rincones dónde más falta está haciendo tu compañía.


   Mi reflexión intercalada con canciones de Álvaro Fraile