domingo, 19 de enero de 2014


Uno siempre responde con su vida entera a las preguntas más importantes. 
No importa lo que diga, no importa con qué palabras y con qué argumentos trate de defenderse. 
Al final, al final de todo, uno responde a todas las preguntas con los hechos de su vida: a las preguntas que el mundo le ha hecho una y otra vez. 
Las preguntas son estas: 
¿Quién eres?
¿Qué has querido de verdad?
¿Qué has sabido de verdad?
¿A qué has sido fiel o infiel?
¿Con qué y con quién te has comportado con valentía o con cobardía?
Estas son las preguntas. 
Uno responde como puede, diciendo la verdad o mintiendo: eso no importa. 
Lo que sí importa es que uno al final responde con su vida entera.

SÁNDOR MÁRAI 
El último encuentro